San­tia­go, Ceuta, Es­tre­cho, Los Ma­ri­nos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por

al­gu­nos fi­nes de se­ma­na me gus­tar pin­char por ahí. No pin­char nal­gas con una agu­ja car­ga­da de an­ti­bió­ti­co. Pin­char vi­ni­los. Que en reali­dad ya no son vi­ni­los: tra­ba­jo con ipad, dis­co du­ro, Spo­tify y un pro­gra­ma de mez­clas que no es­tá mal y se lla­ma DJ2. Mez­clo to­do lo mez­cla­ble y en fun­ción del au­di­to­rio bai­la­ble voy más por dis­co o por pop es­pa­ñol de los ochen­ta o por ma­ca­rra­das va­rias. Me lo pa­so bien vien­do a la gen­te ve­nir­se arri­ba con Ca­mi­lo o con Alas­ka, con EW&F o con Se­cre­tos. In­clu­so con Dar­ta­cán, que los po­ne a pe­gar sal­tos in­sos­pe­cha­dos. Unas ve­ces tra­ba­jo so­lo, otras con Jo­sé Luis Sa­las, a pa­chas y me­sa de mez­clas in­ter­me­dia. Ni que de­cir tie­ne que nues­tro es­ce­na­rio fe­ti­che es La Po­la­ca, en Mar­be­lla, el mí­ti­co lo­cal de Fran­cis Guz­mán, ese ge­nio de ade­ma­nes en­tre el me­dio des­ma­yo y la gra­cia más ro­tun­da. La Po­la­ca es una suer­te de tem­plo, siem­pre has­ta arri­ba, en el que igual ce­nas que bai­las, be­bes o de­li­ras con la asom­bro­sa de­co­ra­ción kitch. La co­ci­na no es ma­la, por cier­to. Fran­cis me en­se­ñó uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra el pez pe­que­ño y el fri­to per­fec­to: el bar Ceuta, en el cas­co an­ti­guo de Mar­be­lla, que me da que la gen­te lo co­no­ce po­co y no sa­be lo que se pier­de. El Ceuta es una vi­tri­na con el me­jor pro­duc­to y una sar­tén con las me­jo­res ma­nos. Unas me­sas, una ba­rra y una no­ta­ble pru­den­cia a la ho­ra de pa­sar fac­tu­ra. Po­co más o me­nos po­dría de­cir de El Es­tre­cho, don­de Al­fon­so y Re­yes atien­den con el mi­mo de quien ha­ce muy bien las co­sas, fren­te a La Ta­ber­na del Pis­to, don­de, co­mo a na­die po­drá ex­tra­ñar, te plan­tan un pis­to con un hue­vo fri­to en lo al­to que ha­ce las de­li­cias del más exi­gen­te. Só­lo en tem­po­ra­da se pue­de co­mer en el Bar El Cor­do­bés, en el lí­mi­te ex­terno del ba­rrio, un de­li­cio­so es­pe­to de sar­di­nas me­dia­ni­tas que bra­sean co­mo na­die. Y así. Sue­lo de­jar­me caer por La Na­vi­lla: Ma­nuel y Mi­guel, dos her­ma­nos de Mon­ti­lla, ela­bo­ran la ele­gan­cia su­bli­me y ese agra­do que se ve in­clu­so re­fle­ja­do en el pla­to que te es­tás co­mien­do, co­mo si te son­rie­ra tam­bién la mer­lu­za (bue­ní­si­ma, por cier­to). Pe­ro es­te úl­ti­mo fin de se­ma­na de agua por un tu­bo y no­che de bai­le en La Po­la­ca, que Sa­las y yo pa­re­cía­mos Bruno Mars y Da­vid Guet­ta, qui­se vol­ver a en­con­trar­me con un maes­tro, una re­fe­ren­cia en la Cos­ta del Sol, un pio­ne­ro se­ño­rial y tra­ba­ja­dor que si­gue al pie del ca­ñón dan­do ca­li­dad y afec­to a to­do el que se acer­que a su ca­sa: San­tia­go. El gran San­tia­go Do­mín­guez, cin­co dé­ca­das de ex­pe­rien­cia, en el pa­seo ma­rí­ti­mo de Mar­be­lla: apues­ta se­gu­ra, tra­ba­jo in­fa­ti­ga­ble y ga­ran­tía de ca­li­dad. Ha adap­ta­do el lo­cal a los usos de ho­ga­ño, pe­ro de su co­ci­na si­gue sa­lien­do lo que el pú­bli­co ha que­ri­do siem­pre de él. San­tia­go, em­pren­de­dor his­tó­ri­co, lle­gó a abrir el res­tau­ran­te más per­fec­to y se­lec­to en el que he co­mi­do en mu­chos años, Ru­per­to de No­la, co­ci­na de al­tu­ra y lu­jo si­de­ral, con la des­gra­cia de que el chef era un de­lin­cuen­te y hu­bo de echar el cie­rre. Re­ple­gó ese fren­te y si­guió con su lo­cal em­ble­má­ti­co y otras apues­tas. Y ahí si­gue. Im­ba­ti­ble. Y si go­zan de un par de días pa­ra pa­sear y echar el ra­to en Mar­be­lla y al­re­de­do­res, no de­jen de vi­si­tar una de mis ci­tas in­elu­di­bles, a la que acu­do por mu­chos que sean los ki­ló­me­tros que me se­pa­ren de Fuen­gi­ro­la: Los Ma­ri­nos Jo­sé, en un ex­tre­mo del pa­seo ma­rí­ti­mo de esa lo­ca­li­dad. No se can­sa­rán de vol­ver. Es­ta úl­ti­ma vez sir­vió pa­ra pro­bar el lo­mo fi­le­tea­do de sal­mo­ne­te so­me­ti­do al fue­go de un so­ple­te y re­ga­do por el acei­te de ha­ber fri­to sus tri­pas y ca­be­za. Con un to­que de sal ne­gra, por cier­to.

Es­te úl­ti­mo fin de se­ma­na de agua por un tu­bo y no­che de bai­le en La Po­la­ca, Sa­las y yo pa­re­cía­mos Bruno Mars y Da­vid Guet­ta

QY un tar­tar de quis­qui­lla en el que se de­tec­ta un le­jano aro­ma a mos­ta­za que con­su­me mis an­sias. Y un apa­ra­dor en la en­tra­da que asus­ta. Tam­po­co les asus­te lo otro: no te des­tro­zan la car­te­ra. Un par de días por esa ri­be­ra me­di­te­rrá­nea no les ha­rá nin­gún mal. Y en La Po­la­ca pue­de que nos pi­llen pin­chan­do a Sa­las y un ser­vi­dor. Que no lo ha­ce­mos mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.