Ani­ma­les de com­pa­ñía

De­su­bli­ma­ción re­pre­si­va

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Juan Manuel de Prada

con es­te tér­mino un po­co abs­tru­so, Her­bert Mar­cu­se de­sig­na­ba un pro­ce­so es­pe­cí­fi­co a través del cual las nue­vas for­mas de ti­ra­nía, dis­fra­za­das de de­mo­cra­cia, con­so­li­dan su do­mi­na­ción so­bre las ma­sas, de ma­ne­ra mu­cho más efi­cien­te que cual­quier for­ma pre­té­ri­ta de ab­so­lu­tis­mo, y sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al te­rror, con­tan­do in­clu­so con el be­ne­plá­ci­to gus­to­so de los so­me­ti­dos. Me­dian­te es­ta «de­su­bli­ma­ción re­pre­si­va» se lo­gra, en de­fi­ni­ti­va, aquel nue­vo to­ta­li­ta­ris­mo an­ti­ci­pa­do por Al­dous Hux­ley, en el que los «amos del mun­do» ya pue­den col­mar ple­na­men­te sus an­he­los de po­der sin ca­chi­po­rras ni cár­ce­les, lo­gran­do que «la gen­te ame su ser­vi­dum­bre». Mar­cu­se se re­fie­re a es­ta «de­su­bli­ma­ción re­pre­si­va» en va­rias de sus obras. Su ob­je­ti­vo es crear una so­cie­dad de hom­bres que aban­do­nan los idea­les y as­pi­ra­cio­nes que los ha­cen fuer­tes pa­ra con­for­mar­se con la sa­tis­fac­ción de unas ne­ce­si­da­des con­di­cio­na­das o in­du­ci­das por los in­tere­ses de la éli­te do­mi­nan­te. Así, el hom­bre que­da des­po­ja­do de to­da per­so­na­li­dad, has­ta con­ver­tir­se en un ser «uni­di­men­sio­nal», que abre­va los en­tre­te­ni­mien­tos y re­com­pen­sas que esa éli­te le brin­da, en­tre los que el con­su­mo bu­lí­mi­co y una de­pen­den­cia tec­no­ló­gi­ca ca­da vez más ab­sor­ben­te ocu­pan un lu­gar pri­vi­le­gia­do. Mar­cu­se con­si­de­ra­ba que la so­cie­dad tec­no­ló­gi­ca re­for­za­ba la do­mi­na­ción de las ma­sas; y que lo­gra­ba de­bi­li­tar la «ener­gía eró­ti­ca» del hom­bre (que pa­ra Mar­cu­se es la fuen­te de la ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca y cul­tu­ral), a la vez que vol­vía su se­xua­li­dad más in­ten­sa y ti­rá­ni­ca. A es­ta «li­be­ra­ción de la se­xua­li­dad en mo­dos y for­mas que re­du­cen la ener­gía eró­ti­ca» es a lo que Mar­cu­se lla­ma­ba «de­su­bli­ma­ción re­pre­si­va»: cuan­to ma­yor es la li­be­ra­ción de la se­xua­li­dad que lo­gran los hom­bres, más pá­li­da y des­fa­lle­cien­te se tor­na su ca­pa­ci­dad de pro­tes­ta, más ab­yec­ta su su­mi­sión al po­der. Por su­pues­to, el plan­tea­mien­to de Mar­cu­se be­be de tur­bias aguas freu­dia­nas, y sus con­clu­sio­nes son en par­te dis­cu­ti­bles; pe­ro su con­cep­to de «de­su­bli­ma­ción re­pre­si­va» es de una vi­gen­cia que asus­ta. Pues aque­lla «li­be­ra­ción de la se­xua­li­dad» que de­nun­cia­ba Mar­cu­se no ha­bía al­can­za­do to­da­vía cuan­do es­cri­bió sus li­bros el gra­do de so­fis­ti­ca­ción anes­te­sian­te de nues­tra épo­ca. Nun­ca, en efec­to, co­mo en nues­tra épo­ca se ha­bía lo­gra­do im­po­ner de for­ma más efi­caz esa «de­su­bli­ma­ción re­pre­si­va». A ello han con­tri­bui­do la in­fes­ta­ción por­no­grá­fi­ca fa­vo­re­ci­da por las nue­vas tec­no­lo­gías, la pro­li­fe­ra­ción de los de­re­chos de bra­gue­ta y el flo­re­ci­mien­to de un ba­ti­bu­rri­llo de ideo­lo­gías ‘iden­ti­ta­rias’ (fe­mi­nis­mos, ho­mo­se­xua­lis­mos, ideo­lo­gías de gé­ne­ro, et­cé­te­ra) que han des­ac­ti­va­do por com­ple­to la vie­ja ‘lucha de cla­ses’, ato­mi­zán­do­la en un en­jam­bre de egoís­tas lu­chas sec­to­ria­les, a la vez que han des­trui­do por com­ple­to los ‘cuer­pos in­ter­me­dios’ (em­pe­zan­do, por su­pues­to, por la fa­mi­lia), de­jan­do a las personas más solas y des­vin­cu­la­das que nun­ca, ab­sor­tas en la exal­ta­ción de su se­xua­li­dad po­li­mor­fa. Así, en es­ta nue­va fa­se de la «de­su­bli­ma­ción re­pre­si­va», ya no que­da ener­gía pa­ra cam­biar las es­truc­tu­ras opre­so­ras (que, ade­más, ni si­quie­ra son per­ci­bi­das co­mo ta­les), ya no que­dan fuer­zas ni cohe­sión so­cial pa­ra re­cla­mar me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les, for­mas de vi­da más enal­te­ce­do­ras o ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas me­nos co­rrup­tas. Por­que to­da esa ener­gía ha si­do en­cau­za­da muy in­te­li­gen­te­men­te ha­cia una li­be­ra­ción de la se­xua­li­dad que nos tie­ne gra­ta­men­te sa­tis­fe­chos, mien­tras nos mas­tur­ba­mos an­te la pan­ta­lla del or­de­na­dor, mien­tras cam­bia­mos de pa­re­ja o de se­xo, mien­tras com­bi­na­mos se­xos y pa­re­jas, mien­tras abor­ta­mos co­mo quien se qui­ta una ve­rru­ga, mien­tras in­da­ga­mos nues­tras co­pio­sas y cam­bian­tes iden­ti­da­des de gé­ne­ro. Y co­mo, ade­más, to­das es­tas nue­vas for­mas de «de­su­bli­ma­ción re­pre­si­va» evi­tan o di­fi­cul­tan la pro­crea­ción, la tor­nan enojo­sa o in­de­sea­ble (o, por el con­tra­rio, co­di­cio­sa y ex­clu­si­va, co­mo una mo­da­li­dad más de con­su­mo), ni si­quie­ra te­ne­mos que preo­cu­par­nos por de­jar a nues­tros hi­jos un mun­do me­jor, ni si­quie­ra te­ne­mos que preo­cu­par­nos por re­cla­mar me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les, for­mas de vi­da más enal­te­ce­do­ras o ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas me­nos co­rrup­tas. Nun­ca la

Ni si­quie­ra te­ne­mos que preo­cu­par­nos por de­jar a nues­tros hi­jos un mun­do me­jor ni por re­cla­mar me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les

Qgen­te ha­bía ama­do tan­to su ser­vi­dum­bre. Así po­de­mos de­di­car to­das nues­tras (ex­haus­tas) ener­gías a re­cla­mar más de­re­chos de bra­gue­ta, pe­nes y vul­vas de re­pues­to, pe­ne­vul­vas y vul­va­pe­nes re­ver­si­bles, has­ta que­dar­nos sin lu­chas, sin cla­ses, sin pa­dres, sin hi­jos, sin raí­ces, sin his­to­ria, pri­sio­ne­ros de nues­tra bra­gue­ta, al­fe­ñi­ques ino­cuos en ma­nos de ma­rio­ne­tis­tas que nos mi­ran be­né­vo­los, y se car­ca­jean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.