Are­nas mo­ve­di­zas

La em­pa­na­da de La Ha­ba­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por

no hay na­da más ri­dícu­lo que afir­mar, con mohín de des­agra­do: «Pe­dí una pae­lla en Nai­ro­bi y es­ta­ba re­gu­lar». A los pla­tos em­ble­má­ti­cos de la co­ci­na es­pa­ño­la, cuan­do son in­ge­ri­dos en el ex­te­rior, hay que apli­car­les el fac­tor co­rrec­tor de la dis­tan­cia. A Nai­ro­bi pro­ba­ble­men­te no lle­ga el mis­mo pro­duc­to, y las ma­nos de quien los con­fec­cio­na no es­tán su­fi­cien­te­men­te ex­pe­ri­men­ta­das co­mo las de cual­quier va­len­ciano o ali­can­tino. Si uno se arries­ga a co­mer un arroz es­pa­ñol en Ke­nia, de­be en­ten­der que ja­más es­ta­rá co­mo el de Pi­no­so, por ejem­plo. Pa­sa mu­cho cuan­do al­gu­nos his­pa­nos via­jan a Cu­ba, sin ir más le­jos. Los su­mi­nis­tros en La Ha­ba­na es­tán muy li­mi­ta­dos por cir­cuns­tan­cias que no se nos es­ca­pan y, sin en­trar en otro ti­po de con­si­de­ra­cio­nes, bas­tan­te ha­cen al­gu­nos tra­ba­jan­do con sol­tu­ra al­gu­nos pla­tos. El nue­vo Cen­tro As­tu­riano es una mues­tra ex­ce­len­te de ello o el fa­mo­so paladar La Gua­ri­da es otra mues­tra de que, si se tie­nen ga­nas y me­dios, se pue­de co­ci­nar con agra­do. Des­cu­brí mer­ced a los bue­nos ofi­cios de Eduar­do Pellicer, de­le­ga­do del BBVA en la ca­pi­tal cu­ba­na, un lu­gar in­com­pa­ra­ble en Ba­ra­coa, a po­cos ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal: La Ca­sa de Ju­lio. Una hu­mil­de ca­sa so­bre el mar, cua­tro me­sas, una de­li­cio­sa fa­mi­lia, buen pro­duc­to y ma­nos há­bi­les pa­ra con­fec­cio­nar ce­vi­ches, tar­ta­res, pes­ca­dos gui­sa­dos y unos es­pa­gue­tis con lan­gos­ta ab­so­lu­ta­men­te mag­ní­fi­cos. Y unos pre­cios ra­zo­na­bles pa­ra lo que se ha con­ver­ti­do en una ciu­dad muy ca­ra. Ade­más de la com­pa­ñía del gran Reinaldo Ta­la­drid, pe­rio­dis­ta cu­bano de re­fe­ren­cia. La Ha­ba­na co­bra a pre­cio de oro lo que da en ca­te­go­ría de bron­ce: una ha­bi­ta­ción de ho­tel, apro­xi­ma­da­men­te, 400 eu­ros por no­che; una bo­te­lla de vino, 70 eu­ros; un mo­ji­to con pri­sas y aglo­me­ra­ción, 6 eu­ros. El tu­ris­mo es una de las patas en las que se apo­ya la dé­bil economía cu­ba­na (las otras dos son la ex­ter­na­li­za­ción de ser­vi­cios, es de­cir, los mé­di­cos y maes­tros que se en­vían a Ve­ne­zue­la o Bra­sil a pre­cio de oro, y las re­me­sas de cu­ba­nos en el ex­te­rior), y pue­de mo­rir de éxi­to si no cui­dan al­go más el ser­vi­cio que se ofre­ce a cam­bio de esos pre­cios ex­ce­si­vos. Pa­re­ce co­mo si qui­sie­ran com­pen­sar la caí­da del PIB del año pa­sa­do con el ju­go de ex­pri­mir a los tu­ris­tas. Con to­do, ha­brá que ha­blar en pró­xi­mas se­ma­nas de al­gu­nos pa­sos da­dos por el ré­gi­men cu­bano que han cam­bia­do mí­ni­ma­men­te el pa­no­ra­ma de al­gu­nos ciu­da­da­nos, por ejem­plo los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, re­cien­te­men­te au­to­ri­za­dos a exis­tir. Es po­co, pe­ro es al­go. Pe­ro me es­ta­ba yen­do y que­ría vol­ver al prin­ci­pio. No es tan fá­cil co­mer una bue­na em­pa­na­da ga­lle­ga. Lo peor que su­ce­de con ellas es que es­tán ela­bo­ra­das con la ur­gen­cia de la co­mi­da de re­lleno, cuan­do es un bo­ca­do que, de­bi­da­men­te tra­ta­do, re­sul­ta ex­qui­si­to. En no po­cas oca­sio­nes, las em­pa­na­das con gen­ti­li­cio ga­lle­go son en­gru­dos o ma­za­co­tes en el que di­fí­cil­men­te se apre­cia el con­te­ni­do mer­ced a lo con­tun­den­te del con­ti­nen­te. Pues, co­mo la pae­lla de Nai­ro­bi, creí que cuan­do mi buen ami­go Víc­tor Mo­ro me in­vi­tó a su ca­sa a co­mer em­pa­na­da ga­lle­ga en Mi­ra­mar me iba a sol­tar un ma­za­co­te de maíz con co­sas an­te las que ten­dría que po­ner bue­na ca­ra y me­jor man­dí­bu­la. Me equi­vo­qué. En La Ha­ba­na, Cu­ba, pue­do de­cir que he co­mi­do la me­jor em­pa­na­da ga­lle­ga de mi vi­da (de ba­ca­lao, de viei­ras, de ca­la­ma­res en su tin­ta, de atún), de ho­jal­dre fino, del­ga­dí­si­mo, sa­bro­so y co­ci­na­do con un mi­mo inusi­ta­do. ¿Qué ga­lle­go traí­do de ul­tra­mar ha he­cho es­to?, pre­gun­té: nin­guno, lo ha he­cho una cu­ba­na sep­tua­ge­na­ria lla­ma­da Jua­ni­ta que tra­ba­ja des­de ha­ce años en ca­sa de Víc­tor, pre­si­den­te de los em­pre­sa­rios es­pa­ño­les en aquel país, im­por­ta­dor de ali­men­tos pa­ra la hos­te­le­ría cu­ba­na, fa­bri­can­te del két­chup que co­me me­dia Amé­ri­ca… No pue­de ser, Víc­tor, me es­tás en­ga­ñan­do. De eso na­da, que­ri­do ami­go. Con pa­cien­cia y bue­nas lec­cio­nes le die­ron las cla­ves a la co­ci­ne­ra y

¿Qué ga­lle­go traí­do de ul­tra­mar ha he­cho es­to?, pre­gun­té: nin­guno, lo ha he­cho una cu­ba­na sep­tua­ge­na­ria lla­ma­da Jua­ni­ta

Qes­ta ela­bo­ró una ex­ce­len­cia inusi­ta­da, muy por en­ci­ma de lo que he co­mi­do en cual­quier rin­cón ga­lle­go y que, des­gra­cia­da­men­te, tie­ne us­ted que ser ami­go de Víc­tor pa­ra pro­bar­lo. Del mis­mo mo­do que la fa­mo­sa tor­ti­lla de Fla­ni­gan, en Por­tals, Ma­llor­ca, la ha­ce un ciu­da­dano de Gha­na, la em­pa­na­da de La Ha­ba­na, la me­jor del mun­do, la ha­ce una mu­la­ta cu­ba­na an­te la que me in­clino res­pe­tuo­sa­men­te. Co­sas de la vi­da…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.