Rea­lis­mo mo­derno y tra­di­cio­nal

Tras las van­guar­dias y las gue­rras, un gru­po de ar­tis­tas ita­lia­nos re­gre­só a los cá­no­nes clá­si­cos. Una ex­po­si­ción en Ma­drid los re­cuer­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer | Cómo Mirar Un Cuadro... -

1. La com­po­si­ción: co­mo un tea­tro

Una cor­ti­na ro­sa con plie­gos que re­cuer­dan a una ho­ja de pa­pel des­ple­ga­da di­vi­de la com­po­si­ción en dos par­tes a mo­do de te­lón tea­tral: el ni­ño que­da en un pri­mer plano, mien­tras que el fon­do lo ocu­pan dos mu­je­res in­mer­sas en una con­ver­sa­ción. Las mu­je­res vis­ten de for­ma hu­mil­de y es­tán si­tua­das en la par­te os­cu­ra, co­mo si fue­ran sir­vien­tas o ple­be­yas. Es­te con­tras­te acen­túa la idea de que el ni­ño es de san­gre azul.

2. El pro­ta­go­nis­ta: un ni­ño real

El re­tra­to mues­tra a un ni­ño real en su do­ble sen­ti­do. Era fre­cuen­te que Ca­so­ra­ti re­tra­ta­ra a per­so­na­jes inexis­ten­tes, do­tán­do­los de nom­bre y ape­lli­dos. En es­te ca­so se tra­ta de un ni­ño real, Re­na­to Gua­lino, hi­jo de un emi­nen­te in­dus­trial y me­ce­nas. La pos­tu­ra y el mo­do de pre­sen­ta­ción ha­cen re­fe­ren­cia a las an­ti­guas po­ses, co­mo si se tra­ta­ra de un jo­ven rey del Quat­tro­cen­tro.

3. La es­ce­ni­fi­ca­ción: co­mo un rey

Fe­li­ce Ca­so­ra­ti se sir­ve de ob­je­tos co­ti­dia­nos que sim­bo­li­zan ele­men­tos tí­pi­cos de los re­tra­tos reales. Unos de­dos in­fan­ti­les en­vuel­ven un bas­tón que aquí se con­vier­te en ce­tro. Mien­tras la mano iz­quier­da es de eje­cu­ción per­fec­ta, la mano de­re­cha pa­re­ce pin­ta­da de un mo­do mu­cho más tos­co: el de­do ín­di­ce des­en­to­na y el di­bu­jo de su do­blez es tor­pe. So­bre los hom­bros, un pa­ño gris imi­ta a una no­ble ca­pa que cae con hol­gu­ra y lle­ga has­ta ca­si el bor­de del cua­dro.

4. El co­lor: su fór­mu­la se­cre­ta

Ca­so­ra­ti reali­zó un es­tu­dio pre­vio con lu­ces y to­nos más sua­ves. Lue­go, en una car­ta, des­ve­ló la téc­ni­ca que uti­li­zó pa­ra con­se­guir to­nos fuer­tes: «Pin­to con co­lo­res que di­lu­yo con gli­ce­rol y lue­go ti­ño y tra­to con ce­ra trans­pa­ren­te. La su­per­fi­cie de la pin­tu­ra to­ma un as­pec­to nue­vo y la to­na­li­dad se pue­de in­ten­si­fi­car has­ta con­se­guir to­nos ro­bus­tos sin per­der la cla­ri­dad y el fres­cor».

5. El ros­tro: cen­tra­do

El cuer­po ocu­pa la mi­tad in­fe­rior de la com­po­si­ción. Es­tá cor­ta­do a la al­tu­ra de las ro­di­llas pa­ra en­fa­ti­zar la pos­tu­ra sen­ta­da, pe­ro evi­ta mos­trar las pier­nas en­te­ras y los pies. De es­ta for­ma, la ca­be­za se con­vier­te en el ob­je­to cen­tral del cua­dro y los ojos cap­tan di­rec­ta­men­te la mi­ra­da del es­pec­ta­dor. El ros­tro in­fan­til, de piel jo­ven y sua­ve, y el ca­be­llo (pei­na­do al es­ti­lo pa­je) es­tán rea­li­za­dos con pin­ce­la­das uni­for­mes.

Las for­mas: sim­ples

La obra es de un rea­lis­mo muy mo­derno. Ese efec­to lo lo­gra Fe­li­ce Ca­so­ra­ti con for­mas muy sim­ples y con­cep­tua­les. El ar­tis­ta de­mues­tra una gran ca­pa­ci­dad pa­ra cap­tar ob­je­tos y ex­pre­sio­nes y plas­mar­las de una ma­ne­ra muy na­tu­ral. A es­ta ha­bi­li­dad con­tri­bu­ye su do­mi­nio del di­bu­jo: su téc­ni­ca es mag­ní­fi­ca y se ha­ce pa­ten­te en to­do el cua­dro, pe­ro es­pe­cial­men­te en los plie­gos de la ca­pa y en el de­li­ca­do ros­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.