Bi­po­lar, al­cohó­li­ca... La ac­triz Ca­rrie Fisher se aso­mó, en vi­da, mu­chas ve­ces al pre­ci­pi­cio. Cua­tro me­ses des­pués de su muer­te lle­gan a Es­pa­ña sus úl­ti­mas me­mo­rias.

Bi­po­lar, al­cohó­li­ca... La ac­triz Ca­rrie Fisher se aso­mó al pre­ci­pi­cio mu­chas ve­ces a lo lar­go de su vi­da. Cua­tro me­ses des­pués de su muer­te lle­gan a Es­pa­ña sus úl­ti­mas me­mo­rias.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FER­NAN­DO GOI­TIA FO­TO­GRA­FÍA: PHI­LIP­PE LEDRU

hay­mo­men­tos que de­fi­nen una vi­da. En el ca­so de Ca­rrie Fisher su­ce­dió cuan­do te­nía 19 años. Fue una lla­ma­da muy bre­ve de su agen­te, Wilt Mel­nick, el mis­mo que re­pre­sen­tó a su ma­dre du­ran­te dé­ca­das. So­nó el te­lé­fono y to­do cam­bió pa­ra siem­pre. –¿Ca­rrie? –¿Sí? –Han lla­ma­do. Te quie­ren a ti. Hu­bo un si­len­cio. –¿Me quie­ren a mí? Es de­cir... ¿a mí? FISHER ACA­BA­BA DE CON­SE­GUIR el pa­pel de la prin­ce­sa Leia. Un personaje que la per­se­gui­ría to­da su vi­da. No en vano, el úni­co hé­roe fe­me­nino de La gue­rra de las ga­la­xias la con­vir­tió en un mi­to del cine de la no­che a la ma­ña­na. Un es­ta­tus pa­ra el cual, pe­se a ser hi­ja de dos me­ga­es­tre­llas del es­pec­tácu­lo, na­da ni na­die la ha­bía pre­pa­ra­do. Des­pués ven­drían se­rios pro­ble­mas con las dro­gas y el al­cohol, un ma­tri­mo­nio re­lám­pa­go con el can­tan­te Paul Si­mon, una so­bre­do­sis ca­si fa­tal, la reha­bi­li­ta­ción, un tras­torno bi­po­lar, un ma­ri­do que la de­jó por un hom­bre, una hi­ja, te­ra­pias elec­tro­con­vul­si­vas e ins­ti­tu­cio­nes men­ta­les. To­do ello mien­tras desa­rro­lla­ba una bri­llan­te carrera co­mo guio­nis­ta y apren­día a li­diar con to­das las im­pli­ca­cio­nes de ser Ca­rrie Fisher y la prin­ce­sa Leia a un tiem­po. Cues­tión es­ta en la que desem­pe­ñó un pa­pel te­ra­péu­ti­co ca­pi­tal su pro­duc­ción li­te­ra­ria, en la que, siem­pre con hu­mor y sar­cas­mo, ai­reó sus tra­pos su­cios. Es lo que hi­zo, por úl­ti­ma vez, en El dia­rio de la prin­ce­sa, don­de re­ve­ló su ro­man­ce con Ha­rri­son Ford –14 años ma­yor que ella, ca­sa­do y con dos hi­jos– en el ro­da­je de la pri­me­ra en­tre­ga de la sa­ga ga­lác­ti­ca. El li­bro, que Editorial No­va lan­za aho­ra en Es­pa­ña [el 5 de abril], se pu­bli­có en EE.UU. en no­viem­bre. Un mes des­pués, a los 60 años, Fisher fa­lle­cía por un fa­llo car­dio­rres­pi­ra­to­rio, un día an­tes que su ma­dre, y El dia­rio… se con­ver­tía en un me­teó­ri­co su­per­ven­tas post mor­tem. «Na­die ima­gi­na­ba que aque­lla pe­lí­cu­la cau­sa­ría el efec­to que cau­só –co­men­ta Fisher–. Nin­guno en­ten­día­mos lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Era co­mo ser uno de los Beatles. En ade­lan­te vi­vi­ría ro­dea­da de cá­ma­ras. Y so­lo te­nía vein­te años». UN CUEN­TO SIN HA­DAS Fisher, en reali­dad, ya ha­bía na­ci­do ro­dea­da de cá­ma­ras. Era la hi­ja de Deb­bie Reynolds, estrella de Can­tan­do ba­jo la llu­via, y Ed­die Fisher, can­tan­te con más Nº1 con­se­cu­ti­vos que los Beatles, una pa­re­ja –co­no­ci­da co­mo los «novios de Amé­ri­ca»– an­te la cual Brad Pitt y An­ge­li­na Jo­lie pa­re­ce­rían Paco Mar­tí­nez So­ria y Flo­rin­da Chi­co. Por si eso fue­ra po­co, te­nien­do Ca­rrie ape­nas 18 me­ses, Ed­die se lar­gó con la re­cién en­viu­da­da Liz Tay­lor y to­do lo que ro­dea­ba a sus pa­dres se con­vir­tió, en pa­la­bras de Fisher, «en el ali­men­to en­lo­que­ci­do de la pren­sa del co­ra­zón de me­dia­dos del si­glo XX». Ca­rrie, más tar­de, se cul­pa­ría en par­te por ese aban­dono pa­terno. «El úni­co mo­ti­vo que pu­do te­ner pa­ra lar­gar­se era que yo ha­bía su­pues­to una in­men­sa de­silu­sión», re­ve­la en El dia­rio…, un li­bro que re­co­ge es­ta des­pia­da­da des­crip­ción de su pro­ge­ni­tor: «Ed­die Fisher ac­tuó en clu­bes noc­tur­nos has­ta que de­ja­ron de pe­dír­se­lo. Cuan­do no se lo pe­dían, se de­bía, en par­te, a que ya no era re­le­van­te y, en par­te, a que se mos­tra­ba más in­tere­sa­do por el se­xo y las dro­gas. Era muy ca­paz de no pre­sen­tar­se y su voz es­ta­ba muy afec­ta­da por su es­ti­lo de vi­da li­ber­tino. In­yec­tar­te an­fe­ta­mi­nas du­ran­te 13 años es­tro­pea cual­quier carrera». En ma­te­ria de adic­cio­nes, su ma­dre, que des­de los nue­ve años le dio pas­ti­llas pa­ra dor­mir, tam­po­co ejer­ció co­mo mo­de­lo ejem­plar. En su bio­grá­fi­ca no­ve­la Pos­ta­les des­de el fi­lo, Fisher la re­tra­ta co­mo una al­cohó­li­ca de­pre­si­va y con un frá­gil equi­li­brio. Deb­bie, ade­más, sa­có a sus dos hi­jos del ins­ti­tu­to pa­ra que la acom­pa­ña­ran –Ca­rrie co­mo co­ris­ta, Todd a la gui­ta­rra– en su show por clu­bes

Cuan­do Fischer era so­lo una ni­ña de nue­ve años, su ma­dre ya le da­ba pas­ti­llas pa­ra dor­mir

noc­tur­nos de Las Ve­gas, Broad­way y bue­na par­te de EE.UU. Ca­rrie, con 15 años, so­lía dar­se el lo­te en los ves­tua­rios con uno de los bai­la­ri­nes. «Mi ma­dre lo sa­bía y un día me di­jo: ‘Si quie­res acos­tar­te con él, te ob­ser­va­ré. Así po­dré dar­te ins­truc­cio­nes’. En aquel tiem­po mi ma­dre es­ta­ba real­men­te per­tur­ba­da; su vi­da se es­ta­ba des­mo­ro­nan­do». Años más tar­de, por cier­to, cuan­do Deb­bie ya no po­día te­ner hi­jos, le in­sis­ti­ría pa­ra que en­gen­dra­ra un hi­jo con su ma­ri­do. RE­CUER­DOS DE HA­RRI­SON FORD No es de ex­tra­ñar que con 17 años se apun­ta­ra a una es­cue­la de ar­te dra­má­ti­co en Lon­dres. «Fue la opor­tu­ni­dad pa­ra de­jar de vi­vir en la mis­ma ca­sa o el mis­mo país que mi ma­dre. De he­cho, los dos años que pa­sé allí fue­ron el úni­co mo­men­to de mi vi­da en que no es­tu­ve so­me­ti­da a es­cru­ti­nio pú­bli­co». An­tes de eso, a los 13, ha­bía em­pe­za­do a ton­tear con la ma­rihua­na, há­bi­to que in­ten­si­fi­có en el tri­mes­tre de ro­da­je de La gue­rra de las ga­la­xias, em­pu­ja­da por su com­pa­ñe­ro de re­par­to y aman­te de fi­nes de se­ma­na Ha­rri­son Ford. Fu­mar aquel «for­tí­si­mo» ma­te­rial, ase­gu­ra, afec­tó a sus re­cuer­dos de la épo­ca. «El po­rro eli­mi­na­ba to­das mis cer­te­zas cuan­do es­ta­ba con Ha­rri­son y las con­ver­tía en una pa­ra­noia tan in­ten­sa que me de­ja­ba sin alien­to –re­ve­la en El dia­rio…–. Lo que re­cuer­do de los es­com­bros de mis neu­ro­nas es la in­co­mo­di­dad que sen­tía al des­per­tar y al dor­mir­me, tra­tan­do de de­cir al­go que no fue­ra: ‘¿me amas?’ o ‘¿por qué es­tás con­mi­go?’». Pre­gun­tas que re­fle­jan la desa­zón con la que Fisher vi­vió aque­lla re­la­ción, a la que de­no­mi­nó 'Ca­rri­son', con un Ford que ape­nas ha­bla­ba en la in­ti­mi­dad de sus fi­nes de se­ma­na ni le mos­tró sus sen­ti­mien­tos. Se­gún cuen­ta en El dia­rio..., lo úni­co que di­jo que re­ve­la­ra cier­ta com­pli­ci­dad en­tre am­bos fue es­ta

"El po­rro eli­mi­na­ba to­das mis cer­te­zas cuan­do es­ta­ba con Ha­rri­son Ford y las con­ver­tía en una in­ten­sa pa­ra­noia"

Su pa­dre de­jó a su ma­dre por Liz Tay­lor cuan­do Ca­rrie te­nía año y me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.