Des­car­tes y Spi­no­za, en bus

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Allí es­ta­ban los dos, de pie jun­to a la puer­ta tra­se­ra del au­to­bús, apo­ya­dos en la ba­rra me­tá­li­ca y ab­sor­tos. Mien­tras la ma­yor par­te de los jóvenes que ocu­pa­ban los asien­tos ven­día su in­ti­mi­dad a bor­bo­to­nes te­clean­do en sus mó­vi­les, ellos, tam­bién jóvenes, lan­za­ban pa­la­bras en un de­ba­te que, aun­que en tono de con­ver­sa­ción, no de­bía ha­ber de­ja­do in­di­fe­ren­tes a los de­más viajeros que ha­bla­ban del tiem­po o mi­ra­ban en­si­mis­ma­dos por las ven­ta­ni­llas. Aje­nos al res­to del mun­do, ellos de­ba­tían ani­ma­da­men­te so­bre las teo­rías

de Kant, Spi­no­za, Des­car­tes o He­gel mien­tras el au­to­bús ha­cía su re­co­rri­do en­tre la Uni­ver­si­dad y el cen­tro de la ciu­dad. Yo los mi­ra­ba de reojo y son­reía. Pan­ta­lo­nes va­que­ros, za­pa­ti­llas, ca­za­do­ras, unos vein­te años y una li­bre­ta en­tre las ma­nos, con ano­ta­cio­nes a las que re­cu­rrían de vez en cuan­do. «La ver­dad es que es­ta idea mo­la», apos­ti­lla­ba uno tras com­pa­rar un fi­ló­so­fo con otro. «Sí, es una teo­ría gua­pa, ten­go que pro­fun­di­zar, tío», asen­tía el otro. Mi pa­ra­da lle­gó y ba­jé pen­san­do en que hay es­pe­ran­za si los fi­ló­so­fos se ha­cen aún un hue­co en los au­to­bu­ses.

CAR­MEN OR­TE­GA MARRODÁN. LO­GRO­ÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.