LA DRO­GA QUE HA PUES­TO EN JA­QUE A ES­TA­DOS UNI­DOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | A Fondo - POR IXONE DÍAZ LAN­DA­LU­CE / FO­TO­GRA­FÍA: SHOLTEN SINGER

LAS MUER­TES POR SO­BRE­DO­SIS SE HAN MUL­TI­PLI­CA­DO POR CIN­CO EN EE.UU. Y NO SO­LO CAEN LOS YON­QUIS. TAM­BIÉN MI­LES DE PERSONAS QUE COM­PRAN ANAL­GÉ­SI­COS EN EL MER­CA­DO NE­GRO. MU­CHOS MUE­REN SIN SA­BER QUE, EN REALI­DAD, TO­MA­RON FEN­TA­NI­LO, UNO DE LOS OPIÁ­CEOS MÁS PO­TEN­TES Y PE­LI­GRO­SOS. Y LOS NAR­COS, FORRÁNDOSE...

SE TO­MÓ LA PAS­TI­LLA Y SE FUE A DOR­MIR. Mi­nu­tos des­pués su­frió un pa­ro car­dia­co se­gui­do de un fa­llo mul­ti­or­gá­ni­co. Po­cos días más tar­de fa­lle­cía en un hos­pi­tal de Sa­cra­men­to, Es­ta­dos Uni­dos. Je­ro­me Butler, ca­mio­ne­ro de 28 años, so­lía to­mar Nor­co, un anal­gé­si­co com­pues­to por pa­ra­ce­ta­mol y el opioi­de hi­dro­co­do­na. Ha­bía em­pe­za­do a con­su­mir­lo con la re­ce­ta de un fa­cul­ta­ti­vo, pe­ro ter­mi­nó bus­cán­do­lo en el mer­ca­do ne­gro. Así lle­gó has­ta aque­lla pas­ti­lla fa­tí­di­ca. Él no lo sa­bía, pe­ro aquel fár­ma­co ad­qui­ri­do de for­ma clan­des­ti­na no era Nor­co y, ade­más, con­te­nía al­tas do­sis de fen­ta­ni­lo, uno de los opioi­des co­no­ci­dos más po­ten­tes y ma­ca­bros, pro­ta­go­nis­ta de una epi­de­mia de so­bre­do­sis que se es­tá ex­ten­dien­do por to­do Es­ta­dos Uni­dos. Esa mis­ma re­me­sa de la dro­ga que ma­tó a Butler cau­só 52 so­bre­do­sis y 12 muer­tes en Sa­cra­men­to ha­ce un año en unas po­cas se­ma­nas; des­de un ado­les­cen­te de un ba­rrio ri­co a un ju­bi­la­do. En 2015, la DEA (Agen­cia An­ti­dro­ga de Es­ta­dos Uni­dos) ad­vir­tió so­bre los pe­li­gros del fen­ta­ni­lo, mien­tras Ca­na­dá de­cla­ra­ba una cri­sis de sa­lud pú­bli­ca an­te las ele­va­das so­bre­do­sis cau­sa­das por es­ta sus­tan­cia. Las ci­fras no son pa­ra me­nos: en­tre 2013 y 2014 hu­bo 700 muer­tes re­la­cio­na­das con la dro­ga so­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Sin­te­ti­za­do por pri­me­ra vez en 1960 por el far­ma­có­lo­go bel­ga Paul Jans­sen, el fen­ta­ni­lo es un po­ten­te anal­gé­si­co y anes­té­si­co de la fa­mi­lia de los opiá­ceos, con un efec­to 50 ve­ces más po­de­ro­so que la he­roí­na y 100 más que la mor­fi­na. Se con­su­me in­yec­ta­da, pe­ro tam­bién por vía oral, en pas­ti­llas o pi­ru­le­tas o por ab­sor­ción cu­tá­nea a través de par­ches. Co­rrec­ta­men­te ad­mi­nis­tra­do con la pres­crip­ción de un fa­cul­ta­ti­vo, el fen­ta­ni­lo no es pe­li­gro­so. Sue­le uti­li­zar­se pa­ra el tra­ta­mien­to de do­lo­res agu­dos, a me­nu­do aso­cia­dos al cán­cer, pe­ro tam­bién co­mo apo­yo e in­duc­ción de la anes­te­sia ge­ne­ral du­ran­te ci­ru­gías. De he­cho, los sol­da­dos del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se he­ri­dos en com­ba­te son tra­ta­dos con pi­ru­le­tas de fen­ta­ni­lo. MER­CA­DO NE­GRO El fen­ta­ni­lo que se pro­du­ce en la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos y se ven­de en el mer­ca­do ne­gro es, sin em­bar­go, le­tal. A me­nu­do se mez­cla con he­roí­na, lo que au­men­ta su efec­to, y en mu­chos ca­sos se con­su­me de ma­ne­ra in­cons­cien­te, sin que el usua­rio co­noz­ca la ver­da­de­ra com­po­si­ción de la dro­ga que es­tá to­man­do. Ade­más, la do­sis que sir­ve de anal­gé­si­co pa­ra una per­so­na pue­de ma­tar a otra. El fen­ta­ni­lo pue­de ser le­tal a do­sis tan ba­jas co­mo 0,25 mi­li­gra­mos. Y en ca­so de

Mu­chas pas­ti­llas com­pra­das en el mer­ca­do ne­gro con­tie­nen fen­ta­ni­lo sin que el con­su­mi­dor lo se­pa

En ca­so de so­bre­do­sis, los efec­tos son in­me­dia­tos. La muer­te pue­de pro­du­cir­se en ape­nas tres mi­nu­tos

so­bre­do­sis, los efec­tos son tan in­me­dia­tos que a me­nu­do los ser­vi­cios de emer­gen­cia no lle­gan a tiem­po. De ahí la olea­da de muer­tes que es­tá cau­san­do y el he­cho de que mu­chas de las víc­ti­mas sean en­con­tra­das con la je­rin­gui­lla en el bra­zo. A ve­ces, el de­ce­so se pro­du­ce en ape­nas tres mi­nu­tos.

LA MUER­TE QUE LLE­GÓ DE CHI­NA Em­pe­zó a sin­te­ti­zar­se en Chi­na (por eso se la co­no­ce co­mo 'Chi­na whi­te'), don­de su pro­duc­ción es le­gal, y los cár­te­les me­xi­ca­nos co­men­za­ron a im­por­tar­la des­de el país asiá­ti­co pa­ra in­tro­du­cir­la en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro en reali­dad no es una dro­ga nue­va. En­tre 2005 y 2007, el fen­ta­ni­lo fue res­pon­sa­ble de al me­nos 1000 muer­tes en va­rias ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas co­mo Chica­go, De­troit o Fi­la­del­fia. Cuan­do las au­to­ri­da­des des­man­te­la­ron el la­bo­ra­to­rio me­xi­cano que la pro­du­cía, la dro­ga des­apa­re­ció de la no­che a la ma­ña­na. Ha­ce cua­tro años, sin em­bar­go, el fen­ta­ni­lo vol­vió po­co a po­co a las ca­lles es­ta­dou­ni­den­ses. Se pro­du­ce en la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos con­tro­la­dos por va­rios cár­te­les de la dro­ga, in­clui­do el de Si­na­loa, se in­tro­du­ce por la fron­te­ra de Mé­xi­co con Ca­li­for­nia y Ari­zo­na y se dis­tri­bu­ye por to­do el país, es­pe­cial­men­te en las ur­bes de la cos­ta es­te. Pa­ra los 'se­ño­res de la dro­ga' es un ne­go­cio re­don­do: su fa­bri­ca­ción es más sen­ci­lla y eco­nó­mi­ca que la de la he­roí­na, pues es una dro­ga pu­ra­men­te sin­té­ti­ca, y su po­ten­cia per­mi­te adul­te­rar­lo de di­fe­ren­tes ma­ne­ras y dis­pa­rar su ren­ta­bi­li­dad. Se­gún la DEA, un tra­fi­can­te pue­de com­prar un ki­lo de pol­vo de fen­ta­ni­lo por 3300 dó­la­res y ven­der­lo por un mi­llón en la ca­lle. Pa­ra el con­su­mi­dor es más ba­ra­ta que la he­roí­na (unos 30 dó­la­res la pas­ti­lla) y su subidón es más rá­pi­do y po­de­ro­so. Tam­bién hay quien lo com­pra on-li­ne des­de Chi­na y lo re­ci­be di­rec­ta­men­te en su bu­zón. A pri­me­ra vis­ta, ni si­quie­ra los ex­per­tos dis­tin­guen si una pas­ti­lla com­pra­da en el mer­ca­do ne­gro (y ca­mu­fla­da ba­jo la apa­rien­cia de otra me­di­ca­ción) con­tie­ne fen­ta­ni­lo. Es ne­ce­sa­rio ana­li­zar­las. Ade­más, se­gún la DEA, la for­mu­la­ción clan­des­ti­na del fen­ta­ni­lo pue­de lle­gar a te­ner un efec­to le­tal in­clu­so

por in­ha­la­ción de par­tí­cu­las sus­pen­di­das en el ai­re o al en­trar en con­tac­to con la piel. De he­cho, al­gu­nos de sus agen­tes han te­ni­do que re­ci­bir tra­ta­mien­to mé­di­co tras par­ti­ci­par en ope­ra­cio­nes pa­ra in­cau­tar la sus­tan­cia.

SU­PERAN­DO A LA HE­ROÍ­NA Los nú­me­ros, des­de lue­go, son alar­man­tes: en 2014 Ohio re­gis­tró 514 muer­tes re­la­cio­na­das con la dro­ga, en Mary­land fue­ron 185, 397 en Flo­ri­da… En Nue­vo Ham­ps­hi­re, uno de los Es­ta­dos más afec­ta­dos, hay cin­co ve­ces más muer­tes por fen­ta­ni­lo que por he­roí­na, re­gis­trán­do­se 151 fa­lle­ci­mien­tos en 2015. Pe­ro el fen­ta­ni­lo es so­lo la úl­ti­ma pie­za de un pro­ble­ma más gra­ve y com­ple­jo: la epi­dé­mi­ca adic­ción a los opioi­des que su­fre Es­ta­dos Uni­dos des­de ha­ce dos dé­ca­das. Se­gún el Cen­tro de Con­trol de En­fer­me­da­des, ca­da día 44 personas mue­ren por una so­bre­do­sis de anal­gé­si­cos pres­cri­tos en un país cu­yos mé­di­cos ex­tien­den más de 200 mi­llo­nes re­ce­tas de es­tos fár­ma­cos al año. Es más, su­ma­das es­tas muer­tes a las cau­sa­das por he­roí­na y otros opiá­ceos, la cifra se acer­ca a las 30.000 personas anua­les. El ori­gen del pro­ble­ma se re­mon­ta a los años no­ven­ta. Con el apo­yo de las aso­cia­cio­nes mé­di­cas em­pe­za­ron a re­ce­tar­se opioi­des contra do­lo­res cró­ni­cos pa­ra jú­bi­lo de far­ma­céu­ti­cas co­mo Pur­due Phar­ma, que pu­so en el mer­ca­do uno de los anal­gé­si­cos más po­ten­tes has­ta la fe­cha: la oxi­co­do­na. Se pres­cri­bía co­mo un fár­ma­co se­gu­ro pa­ra el do­lor no agu­do. Pe­ro no lo era. Fa­mi­lias en­te­ras ter­mi­na­ron en­gan­cha­das: des­de los peo­nes de obra, pa­ra mi­ti­gar un do­lor de es­pal­da, has­ta los ado­les­cen­tes con le­sio­nes de­por­ti­vas. Los opioi­des fun­cio­nan en las áreas del ce­re­bro que con­tro­lan el do­lor y las emo­cio­nes, ele­van­do los ni­ve­les de do­pa­mi­na –co­no­ci­da co­mo la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad– y pro­du­cien­do una in­ten­sa sen­sa­ción de eu­fo­ria. Pe­ro, a me­di­da que el ce­re­bro se acos­tum­bra a esa sen­sa­ción, a la dro­ga le cues­ta más pro­du­cir esos ni­ve­les de anal­ge­sia y bie­nes­tar, lo cual con­du­ce a la de­pen­den­cia y la adic­ción. Cuan­do las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias se die­ron cuen­ta del pro­ble­ma y es­ta­ble­cie­ron pro­to­co­los más es­tric­tos pa­ra la pres­crip­ción de fár­ma­cos co­mo la oxi­co­do­na o la hi­dro­co­do­na, los pre­cios subie­ron, el ac­ce­so de los usua­rios se com­pli­có y los adic­tos em­pe­za­ron a bus­car al­ter­na­ti­vas en la ca­lle. Pri­me­ro fue la he­roí­na, que ya no es la dro­ga bohe­mia ni mar­gi­nal de an­ta­ño y que gol­pea tam­bién a las cla­ses me­dias y blan­cas de los su­bur­bios y las zo­nas ru­ra­les. Aho­ra el fen­ta­ni­lo ame­na­za con des­ban­car­la de su ma­ca­bro rei­na­do. No en vano, las muer­tes anua­les por so­bre­do­sis de he­roí­na y opiá­ceos sin­té­ti­cos co­mo el fen­ta­ni­lo se han mul­ti­pli­ca­do por cin­co, pa­san­do de 5300 a ca­si 20.000, en ape­nas sie­te años, se­gún da­tos del go­bierno nor­te­ame­ri­cano. En Es­pa­ña, el fen­ta­ni­lo se ven­de con re­ce­ta y se ad­mi­nis­tra en for­ma de par­ches. Aun­que en 2015 se ven­die­ron más de tres mi­llo­nes de en­va­ses del fár­ma­co y su con­su­mo se ha mul­ti­pli­ca­do en los úl­ti­mos años, los mé­di­cos so­lo lo pres­cri­ben pa­ra en­fer­mos con do­lor cró­ni­co que no en­cuen­tran ali­vio en otras dro­gas más sua­ves. Se­gún el Plan Na­cio­nal Contra las Dro­gas, no exis­te ries­go pa­ra los pa­cien­tes que si­guen las pau­tas de los fa­cul­ta­ti­vos y, de mo­men­to, su ven­ta clan­des­ti­na no ha lle­ga­do a nues­tro país, aun­que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias vi­gi­lan de cer­ca el ca­so ame­ri­cano.

ES­CÁN­DA­LO EN LA IN­DUS­TRIA FAR­MA­CÉU­TI­CA Aun­que en Es­ta­dos Uni­dos el go­teo de in­cau­ta­cio­nes de la dro­ga es cons­tan­te (si en 2014 hu­bo 5217 con­fis­ca­cio­nes, un año des­pués la cifra se dis­pa­ró has­ta 8511) y se han des­man­te­la­do va­rios la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos al otro la­do de la fron­te­ra, la epi­de­mia de muer­tes por fen­ta­ni­lo no pa­re­ce te­ner una so­lu­ción sen­ci­lla. Pa­ra em­pe­zar, por­que los cen­tros de des­in­to­xi­ca­ción es­tán sa­tu­ra­dos y mu­chos se­gu­ros mé­di­cos no cu­bren el tra­ta­mien­to pa­ra des­en­gan­char­se de los opioi­des. Ade­más, la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca tam­bién se ha vis­to sal­pi­ca­da por el es­cán­da­lo. En di­ciem­bre, va­rios eje­cu­ti­vos de Insys The­ra­peu­tics, una com­pa­ñía que co­ti­za en el ín­di­ce Nasdaq, fue­ron de­te­ni­dos en Bos­ton y acu­sa­dos de una conspiración a es­ca­la na­cio­nal por ha­ber so­bor­na­do a de­ce­nas de mé­di­cos pa­ra re­ce­tar Subsys, un es­pray su­blin­gual de fen­ta­ni­lo. Por si to­do es­to fue­ra po­co, la dro­ga ya tie­ne un nue­vo com­pe­ti­dor: el car­fen­ta­nil, una va­rian­te 100 ve­ces más po­ten­te, uti­li­za­da pa­ra tran­qui­li­zar ele­fan­tes, so­bre cu­yo pe­li­gro ya ha aler­ta­do la DEA. Los tra­fi­can­tes la con­si­guen en Chi­na, don­de no es una sus­tan­cia con­tro­la­da, y la cor­tan con he­roí­na. Ya ha cau­sa­do la muer­te a cien­tos de personas.

En Es­pa­ña, el fen­ta­ni­lo se ven­de con re­ce­ta y se ad­mi­nis­tra en for­ma de par­ches a en­fer­mos con do­lor cró­ni­co La dro­ga ya tie­ne un nue­vo com­pe­ti­dor: el car­fen­ta­nil, cien ve­ces más po­ten­te y uti­li­za­da pa­ra tran­qui­li­zar ele­fan­tes

EN PIE DE GUE­RRA La po­li­cía ha re­for­za­do la lucha contra el fen­ta­ni­lo. En un año las in­cau­ta­cio­nes han pa­sa­do de 5217 a 8511. En sep­tiem­bre, la po­lí­cía de Nue­va York con­fis­có el ma­yor ali­jo de su his­to­ria, co­mo sub­ra­yó el fis­cal ge­ne­ral (en la foto) de ese Es­ta­do.

Prin­ce con su bas­tón, que lle­va­ba no por es­ti­lis­mo, sino por sus do­lo­res cró­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.