RENACIDO EN EL CAN­TÁ­BRI­CO

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer | Naturaleza - POR FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ SIT­GES / FO­TO­GRA­FÍAS: WAN­DA VI­SIÓN (BITIS)

El oso par­do es­pa­ñol es­tá de vuel­ta: na­cen más crías que nun­ca. No ha si­do fá­cil. Lo de­mues­tra un do­cu­men­tal que se aden­tra en la cor­di­lle­ra Can­tá­bri­ca y en­se­ña la in­ti­mi­dad de es­te gi­gan­te que ha es­ta­do a pun­to de des­apa­re­cer.

OL­VI­DÓ EL FRÍO que le tor­tu­ra­ba des­de ha­cía ho­ras en el in­te­rior de su es­con­di­te. Era el mo­men­to que ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do y pre­pa­ran­do des­de ha­cía me­ses. A través del vi­sor de su cá­ma­ra, ar­ma­da con un po­ten­te te­le­ob­je­ti­vo, Joa­quín Gu­tié­rrez Acha en­fo­có al prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta de su pe­lí­cu­la. Una osa par­da se mo­vía por la la­de­ra del mon­te que te­nía en­fren­te de su es­con­di­te se­gui­da por dos osez­nos. El ci­neas­ta sa­bía el pri­vi­le­gio de po­der vi­vir aquel mo­men­to. Por­que aque­llos osos no eran los grizzly que tan­tas ve­ces ve­mos en los do­cu­men­ta­les. Joa­quín no ro­da­ba en Alas­ka, Ru­sia ni nin­guno de los gran­des des­ti­nos pa­ra ver osos par­dos. Aque­lla osa era mu­cho más pe­que­ña, di­fí­cil y es­qui­va; era una osa de la cor­di­lle­ra Can­tá­bri­ca.

TRA­TA­DO DE PAZ En­tre 230 y 260 osos par­dos vi­ven hoy en la cor­di­lle­ra más oc­ci­den­tal de Eu­ro­pa. La cifra, aun­que pe­que­ña, es el re­sul­ta­do de años de con­ser­va­ción, es­tu­dio y con­cien­cia­ción pa­ra que el oso par­do pue­da te­ner un fu­tu­ro en nues­tro país. Du­ran­te si­glos, los ga­na­de­ros lo han con­si­de­ra­do su enemi­go y los ca­za­do­res, el ma­yor tro­feo de ca­za ma­yor de nues­tro país.

Co­mo re­sul­ta­do, el oso –que has­ta la Edad Me­dia po­bló la prác­ti­ca to­ta­li­dad de nues­tra Pe­nín­su­la– lle­gó a la mi­tad del si­glo XX re­clui­do en dos pe­que­ñas po­bla­cio­nes: una en la cor­di­lle­ra Can­tá­bri­ca y otra en el Pi­ri­neo. Con la pro­tec­ción in­te­gral de la es­pe­cie en 1973, nues­tros osos em­pe­za­ron el di­fí­cil ca­mino de su re­cu­pe­ra­ción. Ya no eran ca­za­dos le­gal­men­te, pe­ro se se­guían ma­tan­do ejem­pla­res, y su mun­do, los bos­ques, mon­ta­ñas y ríos, con­ti­nua­ban des­apa­re­cien­do por con­ta­mi­nar­se. La úl­ti­ma osa au­tóc­to­na del Pi­ri­neo ca­yó aba­ti­da por un ca­za­dor fran­cés en 2004 y des­de en­ton­ces los osos que que­dan en el Pi­ri­neo –po­co más de 40 ejem­pla­res– des­cien­den de osos im­por­ta­dos de Es­lo­ve­nia. Los can­tá­bri­cos, sin em­bar­go, han man­te­ni­do su ge­né­ti­ca au­tóc­to­na y pro­gre­san len­ta­men­te. Aun­que eso no quie­re de­cir que su po­bla­ción no co­rra to­da­vía gran­des ries­gos. ME­NOS MIE­DO A LOS HU­MA­NOS Los osos de la cor­di­lle­ra Can­tá­bri­ca han ido acos­tum­brán­do­se po­co a po­co a la pre­sen­cia hu­ma­na. Sin ca­za­do­res, con guar­das que los pro­te­gen y la lle­ga­da de un tu­ris­mo que pa­ga por ver­los y dis­fru­tar de ellos en li­ber­tad, los plan­tí­gra­dos em­pie­zan a ver a las personas sin tan­to te­mor. Y es­to en­cie­rra cier­to ries­go. Los osos son om­ní­vo­ros. Se ali­men­tan de hier­bas, fru­tos, miel, in­sec­tos, ani­ma­les muer­tos, pe­ces… y, de tan­to en tan­to, de al­gu­na pre­sa que ca­zan gra­cias a su ve­lo­ci­dad –has­ta 60 ki­ló­me­tros por ho­ra– y fuer­za. Al te­ner me­nos mie­do a los hu­ma­nos, los osos se acer­can más a los pue­blos y en­ton­ces pue­den co­mer­se las co­se­chas, des­tro­zar fru­ta­les y col­me­nas e in­clu­so ma­tar al­gu­na va­ca o cor­de­ro. To­dos los des­tro­zos son in­dem­ni­za­dos, pe­ro el ren­cor cre­ce y de vez en cuan­do un

Los 40 osos del Pi­ri­neo des­cien­den de ejem­pla­res im­por­ta­dos de Es­lo­ve­nia

oso apa­re­ce muer­to por un dis­pa­ro, por ve­neno o por cul­pa de la­zos fur­ti­vos pues­tos pa­ra ca­zar ja­ba­líes. Y por ca­da oso que cae, es­pe­cial­men­te si es una hem­bra, to­da la po­bla­ción su­fre un gra­ví­si­mo re­vés.

RÉ­CORD DE MA­DRES La re­pro­duc­ción de nues­tros osos es un pro­ce­so len­to y de­li­ca­do. Las ma­dres de­be­rán cui­dar ellas solas de sus ca­ma­das, que en nues­tro país os­ci­lan de una a tres crías. Los osez­nos de­pen­den de las ma­dres en­tre 16 y 18 me­ses. Eso de­ter­mi­na que, co­mo mu­cho, las hem­bras pa­ri­rán ca­da dos años. Y du­ran­te es­te pe­rio­do la hem­bra gas­ta­rá mu­cha ener­gía ama­man­tan­do y pro­te­gien­do a sus hi­jos in­clu­so de los ma­chos de su es­pe­cie, que con cier­ta fre­cuen­cia ma­tan a los ca­cho­rros que no sean su­yos. Pa­ra evi­tar­lo y pro­te­ger­se de es­tos osos 'in­fan­ti­ci­das', las hem­bras han desa­rro­lla­do sus pro­pias tác­ti­cas de su­per­vi­ven­cia. Se apa­rean con di­fe­ren­tes ma­chos de for­ma que sus ca­ma­das son ha­bi­tual­men­te de hi­jos de dis­tin­tos ma­chos. Gra­cias a es­ta es­tra­te­gia y a la me­jo­ra en las con­di­cio­nes de su há­bi­tat na­tu­ral en 2015, año del úl­ti­mo cen­so co­no­ci­do, se ha ba­ti­do el ré­cord de ma­dres re­pro­duc­to­ras. Y no son las úni­cas bue­nas no­ti­cias. Las po­bla­cio­nes orien­tal y oc­ci­den­tal de la cor­di­lle­ra Can­tá­bri­ca, que lle­va­ban en­tre 50 y 100 años des­co­nec­ta­das, se han em­pe­za­do a re­la­cio­nar. En la orien­tal, con po­co más de 40 osos, la al­tí­si­ma en­do­ga­mia del gru­po ha­ce pe­li­grar su via­bi­li­dad. La no­ti­cia del in­ter­cam­bio ge­né­ti­co con osos del área oc­ci­den­tal de­vuel­ve la es­pe­ran­za a una es­pe­cie que se ha ga­na­do a pul­so su su­per­vi­ven­cia.

Pa­ra pro­te­ger a sus ca­ma­das, las hem­bras se apa­rean con di­fe­ren­tes ma­chos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.