Ani­ma­les de com­pa­ñía

Ren­ta bá­si­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

ha­ce no de­ma­sia­do tiem­po, di­ver­sos lí­de­res de for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas ‘al­ter­na­ti­vas’ em­pe­za­ron a en­ga­tu­sar a sus vo­tan­tes con la pro­me­sa de una ‘ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal’ de la que po­dría dis­fru­tar to­da per­so­na ca­ren­te de in­gre­sos, por me­ro de­re­cho de ‘ciu­da­da­nía’ (y ya se sa­be que, cuan­do al­guien in­vo­ca es­ta pa­la­bra, hay que echar­se a tem­blar). De in­me­dia­to, des­de los par­ti­dos he­ge­mó­ni­cos se ca­li­fi­có a es­tos lí­de­res al­ter­na­ti­vos de de­ma­go­gos y po­pu­lis­tas. Han pa­sa­do des­de en­ton­ces muy po­cos años; y ca­da vez son más los lí­de­res po­lí­ti­cos he­ge­mó­ni­cos que, mis­te­rio­sa­men­te, han he­cho su­ya sin re­bo­zo es­ta pro­me­sa. ¿He­mos de pen­sar que se han su­ma­do a la mis­ma es­tra­te­gia de­ma­gó­gi­ca? A sim­ple vis­ta así lo pa­re­ce; pe­ro se tra­ta de una vis­ta, en efec­to, sim­pli­cí­si­ma. Unos y otros com­par­ten, en efec­to, es­tra­te­gias; o, me­jor di­cho, unos y otros son ser­vi­les la­ca­yos de la mis­ma es­tra­te­gia, di­se­ña­da por el Di­ne­ro, que ha to­ma­do la irre­vo­ca­ble de­ci­sión de des­truir, en los pró­xi­mos quin­ce o vein­te años, de­ce­nas de mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo. La ren­ta bá­si­ca no es, co­mo al­gu­nos in­ge­nuos pien­san, una me­di­da con­ce­bi­da por com­pro­me­ti­dos be­ne­fac­to­res de la Hu­ma­ni­dad. Por el con­tra­rio, se tra­ta de una ‘fal­sa ban­de­ra’ que tie­ne a su ser­vi­cio a po­li­ti­qui­llos de di­ver­sa ads­crip­ción ideo­ló­gi­ca, en­car­ga­dos de pre­sen­tar es­te nue­vo des­mán co­mo una ilu­sio­nan­te ‘con­quis­ta so­cial’. Co­mo a na­die se le es­ca­pa, la au­to­ma­ti­za­ción fa­vo­re­ci­da por el desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y los avan­ces de la ro­bó­ti­ca han he­cho su­per­fluos mu­chos pues­tos de tra­ba­jo. Y en las pró­xi­mas dé­ca­das es­te fe­nó­meno al­can­za­rá una mag­ni­tud pa­vo­ro­sa que aho­ra no po­de­mos ni si­quie­ra ima­gi­nar. Se cal­cu­la (se­gún las pre­vi­sio­nes más op­ti­mis­tas) que un cin­cuen­ta por cien­to de los pues­tos de tra­ba­jo hoy exis­ten­tes se­rán desem­pe­ña­dos por má­qui­nas. Emer­ge­rá en­ton­ces un ejér­ci­to de des­em­plea­dos que re­ba­sa­rá las ca­pa­ci­da­des de con­trol de los Es­ta­dos; un ejér­ci­to ca­paz de des­en­ca­de­nar re­vo­lu­cio­nes y dis­tur­bios… sal­vo que sea aman­sa­do. Pa­ra lo­grar­lo, ya no bas­ta­rá –co­mo bas­ta hoy– con for­ma­tear los ce­re­bros en la acep­ta­ción pa­si­va de los pa­ra­dig­mas cul­tu­ra­les triun­fan­tes, me­dian­te la ma­ni­pu­la­ción edu­ca­ti­va y la ‘for­ma­ción’ de la opi­nión pú­bli­ca. Ya no bas­ta­rá con su­mi­nis­trar a las ma­sas un flu­jo in­ce­san­te de en­tre­te­ni­mien­tos ba­ra­tos y em­bru­te­ce­do­res que anes­te­sien sus an­he­los es­pi­ri­tua­les. Ya no bas­ta­rá con di­vi­dir­los y en­go­lo­si­nar­los con pi­ca­zo­nes de en­tre­pier­na de gé­ne­ro di­fu­so y cam­bian­te. Ha­brá que ga­ran­ti­zar­les unos in­gre­sos mí­ni­mos, man­te­ner­los en un es­ta­do de ‘po­bre­za sos­te­ni­ble’ que les per­mi­ta so­bre­lle­var una vi­da sin ho­ri­zon­te la­bo­ral, a la vez que dis­fru­tar de al­gún ca­pri­chi­to mo­des­to y prêt-à-por­ter (tan­to más ac­ce­si­ble cuan­to me­nos pro­creen). El Di­ne­ro ya ha he­cho sus cálcu­los: sa­be cuán­tos tra­ba­ja­do­res y con­su­mi­do­res ne­ce­si­ta y cuán­tos le so­bran; y sa­be, so­bre to­do, có­mo con­ven­cer­nos de los efec­tos be­né­fi­cos de la ro­bo­ti­za­ción del tra­ba­jo, pre­sen­tán­do­nos un fu­tu­ro ha­la­güe­ño de va­gan­cia y ocio­si­dad, mien­tras las má­qui­nas nos ha­cen el ‘tra­ba­jo du­ro’, de cu­yos fru­tos nos po­dre­mos be­ne­fi­ciar opí­pa­ra­men­te. Na­tu­ral­men­te, se tra­ta de un gro­se­ro em­be­le­co. La ro­bo­ti­za­ción ge­ne­ra­rá, en efec­to, in­gen­tes be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, que só­lo en una ín­fi­ma por­ción –a mo­do de filantrópica li­mos­na– se des­ti­na­rán a cu­brir las ‘ren­tas bá­si­cas’ de una in­gen­te po­bla­ción des­em­plea­da. El res­to se su­fra­ga­rá or­de­ñan­do to­da­vía más a la men­guan­te po­bla­ción ac­ti­va. Y es­ta ro­bo­ti­za­ción que de­ja­rá a mi­llo­nes sin tra­ba­jo no afec­ta­rá so­la­men­te, co­mo pro­po­ne cier­to en­grei­mien­to cla­sis­ta, a los ‘ofi­cios ma­nua­les’. Ver­ti­gi­no­sas ba­ses con bi­llo­nes de da­tos ya es­tán ge­ne­ran­do re­cur­sos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que pron­to ha­rán ob­so­le­tas mul­ti­tud de ‘pro­fe­sio­nes li­be­ra­les’, con­vir­tien­do a in­ge­nie­ros, pro­gra­ma­do­res, pe­rio­dis­tas o tra­duc­to­res en an­ti­gua­llas de otra épo­ca. Mu­chos ve­rán, lle­ga­do el día, es­ta ‘ren­ta bá­si­ca’ co­mo un mal me­nor; y has­ta ha­brá ilu­sos que la con­si­de­ren una go­zo­sa li­be­ra­ción de la con­de­na bí­bli­ca. Pe­ro será una li­mos­na in­dig­na, no tan­to en su cuan­tía (la in­dis­pen­sa­ble pa­ra ga­ran­ti­zar una ‘po­bre­za sos­te­ni­ble’)

Emer­ge­rá un ejér­ci­to de des­em­plea­dos ca­paz de des­en­ca­de­nar re­vo­lu­cio­nes y dis­tur­bios… sal­vo que sea aman­sa­do

Qco­mo en su con­cep­to: pues el hom­bre ne­ce­si­ta amar y sen­tir­se vin­cu­la­do a lo que ha­ce; ne­ce­si­ta com­pro­me­ter­se con el pro­duc­to de su es­fuer­zo y crear te­ji­dos aso­cia­ti­vos a tra­vés del tra­ba­jo. Y, su­pri­mi­do ese víncu­lo, só­lo nos res­ta­rá una vi­da de ocio­sas ali­ma­ñas. Que es, a la pos­tre, lo que pos­tu­lan los de­fen­so­res de la ‘ren­ta bá­si­ca’. No son de­ma­go­gos ni po­pu­lis­tas, sino ser­vi­les la­ca­yos del Di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.