Are­nas mo­ve­di­zas

España, el pa­raí­so del oku­pa

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

ala vis­ta de có­mo trans­cu­rren las cos­tum­bres, los he­chos con­su­ma­dos, la reali­dad vi­gen­te, la su­ce­sión de re­la­tos par­ti­cu­la­res y la nor­ma­ti­va en ge­ne­ral, no sé qué ha­ce us­ted pa­gan­do una hi­po­te­ca o al­qui­lan­do un pi­so. Pien­se en ese mes en el que cree que no va a lle­gar, en esos días en los que no le lle­ga la ca­mi­sa al cue­llo por ese di­ne­ro que le de­ben y que no le pa­gan, en esos días en los que se pri­va has­ta de una du­cha con tal de cua­drar los gas­tos y cum­plir con lo de­bi­do... ¿sa­be que po­dría aho­rrar­se to­das esas an­gus­tias ha­cién­do­se oku­pa? Sí, ya sé, eso es ser de­lin­cuen­te, ro­bar lo de otro y tal y tal, pe­ro... La es­tu­pi­dez nor­ma­ti­va y la au­sen­cia de res­pe­to por la pro­pie­dad pri­va­da a la que se ha lle­ga­do en España ha­cen de es­te des­gra­cia­do país el pa­raí­so per­fec­to del usur­pa­dor que ocu­pa vi­vien­das aje­nas. En­trar en una ca­sa va­cía es re­la­ti­va­men­te fá­cil: pa­ta­da a la puer­ta y cam­bio de ce­rra­du­ras. De he­cho, la téc­ni­ca es la mis­ma aun­que la ca­sa es­té ha­bi­ta­da. Us­ted es­tá de va­ca­cio­nes o tie­ne una vi­vien­da pen­dien­te de al­qui­lar y un par de la­dro­nes en­tran por la ca­ra, se ins­ta­lan en su in­te­rior, cam­bian la ce­rra­du­ra y ahí se que­dan, fa­vo­re­ci­dos por la ley y los jue­ces, el tiem­po que quie­ran. Si us­ted, ade­más, pre­ten­de ha­cer­se con su pro­pie­dad y cam­bia a su vez la ce­rra­du­ra apro­ve­chan­do la au­sen­cia de los ocu­pa­do­res, pue­de ser de­nun­cia­do por ellos. In­clu­so pue­de ser con­de­na­do por alla­na­mien­to de mo­ra­da. Aun­que la mo­ra­da sea su­ya. Cuan­do al­guien en­tra en una pro­pie­dad, aun­que ten­ga pro­pie­ta­rios le­ga­les, echar­los de ahí es to­da una odi­sea. Ban­das per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­das han en­con­tra­do en es­te ne­go­cio una for­ma de ob­te­ner gran­des be­ne­fi­cios. Bus­can pi­sos va­cíos en In­ter­net y anun­cios de ven­ta de in­mue­bles. Si son de ban­cos, me­jor, ya que una en­ti­dad ban­ca­ria reac­cio­na con al­gu­na len­ti­tud ma­yor y sue­le in­cli­nar­se por ne­go­ciar al­gu­na com­pen­sa­ción con los ocu­pa­do­res pa­ra que aban­do­nen el in­mue­ble. El oku­pa pa­ga una pe­que­ña can­ti­dad a esa or­ga­ni­za­ción que le ha ‘en­con­tra­do’ vi­vien­da y sa­be que tie­ne un tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ins­ta­lar­se a sus an­chas an­tes de que la jus­ti­cia lo eche, si es que lo echa. Cuan­do eso ocu­rre, bus­ca otro pi­so y san­sea­ca­bó. El di­ne­ro que han pa­ga­do por ‘su’ vi­vien­da in­clu­ye la to­ma ile­gal de co­rrien­te, por su­pues­to. Si el pro­pie­ta­rio quie­re cor­tar el agua me­dian­te im­pa­go, es re­que­ri­do por la au­to­ri­dad ju­di­cial: de­be de ha­cer­se res­pon­sa­ble del su­mi­nis­tro de quien vi­ve en esa ca­sa has­ta que el juez no com­prue­be de­bi­da­men­te quién es el due­ño. Pue­de tar­dar to­do el tiem­po que us­te­des ima­gi­nan. Por de­más, es gen­te de es­ca­sa ca­pa­ci­dad de re­la­ción ra­cio­nal y edu­ca­da: allá don­de ocu­pan crean con­flic­to, ya que las nor­mas de con­vi­ven­cia no sue­len ser su es­pe­cia­li­dad. Nor­mal, ha­bi­da cuen­ta de que son de­lin­cuen­tes. Ma­drid y Barcelona cuentan con al­cal­de­sas que re­sul­tan ami­gas del Mo­vi­mien­to Oku­pa. Tan­to del con­tra­cul­tu­ral co­mo del de­lin­cuen­cial pu­ro (el pri­me­ro tam­bién es­tá ins­pi­ra­do en una for­ma de de­lin­cuen­cia, pe­ro es­tá dis­fra­za­do de pro­tes­ta so­cial). Des­de que am­bas ri­gen sus res­pec­ti­vas ciu­da­des, las ocu­pa­cio­nes se han dis­pa­ra­do. Y en ellas ha sur­gi­do un in­tere­san­te ne­go­cio que con­sis­te en ‘de­socu­par’ las vi­vien­das. Una de esas em­pre­sas, for­ma­da por ti­pos de as­pec­to con­tun­den­te, lo­gra la ex­pul­sión de los in­di­vi­duos que le chu­lean el pi­so en no de­ma­sia­das ho­ras: vi­gi­lan el in­mue­ble, cam­bian ce­rra­du­ras cuan­do han sa­li­do los la­dro­nes y es­pe­ran en la puer­ta la vuel­ta de es­tos pa­ra afear­les su con­duc­ta y ha­cer­les ver que en esa ca­sa vuel­ve a es­tar el le­gí­ti­mo due­ño. Su efi­ca­cia es ab­so­lu­ta. Bien, pues pa­ra im­pe­dir la ac­ción de es­ta gen­te y pro­te­ger a los de­lin­cuen­tes, la al­cal­de­sa Co­lau ha or­de­na­do a la Guar­dia Ur­ba­na bar­ce­lo­ne­sa que im­pi­da la ex­pul­sión de los ocu­pan­tes ile­ga­les de una vi­vien­da, sea cual sea. El mun­do al re­vés: la Po­li­cía cus­to­dian­do a de­lin­cuen­tes por or­den de la al­cal­de­sa. Cual­quie­ra pue­de dar­le una pa­ta­da a la puer­ta de su vi­vien­da e ins­ta­lar­se den­tro. Y de­nun­ciar­le si us­ted quie­re volver a en­trar. Sa­ben que tie­nen las de ga­nar por­que, ade­más, los jue­ces

El mun­do al re­vés: la Po­li­cía cus­to­dian­do a de­lin­cuen­tes por or­den de la al­cal­de­sa

Qes­pa­ño­les les ha­cen ca­so y ad­mi­ten las de­nun­cias de us­ted en su con­tra. La inope­ran­cia e inuti­li­dad de los ma­gis­tra­dos es­pa­ño­les pa­re­ce tan cóm­pli­ce co­mo la con­duc­ta de las al­cal­de­sas con al­ma de ocu­pa­do­ras. Por eso le di­go que o bien ac­túe muy rá­pi­do, o bien lla­me a De­so­ku­pa, o bien, ya pues­tos, há­ga­se us­ted tam­bién oku­pa. Ten­drá la ley de su la­do y sal­drá ga­nan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.