La vi­da se­cre­ta de Isaac New­ton

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Ciencia - POR JOSÉ SE­GO­VIA

Es el cien­tí­fi­co por an­to­no­ma­sia y, sin em­bar­go, era un de­vo­to eso­té­ri­co gran afi­cio­na­do a la al­qui­mia y se­gui­dor del arria­nis­mo. Esas afi­cio­nes ocul­tas ex­pli­ca­rían su ex­tra­ña tar­dan­za en pu­bli­car sus ge­nia­les des­cu­bri­mien­tos.

El pa­dre de Isaac New­ton fa­lle­ció an­tes de que él na­cie­ra, el día de Na­vi­dad de 1642. Su ma­dre se vol­vió a ca­sar y lo en­vió a vi­vir con sus abue­los. Gra­cias a eso, New­ton cam­bió su des­tino de gran­je­ro aco­mo­da­do e ile­tra­do (co­mo su pa­dre) por el de ge­nio. EL PE­QUE­ÑO ISAAC TE­NÍA TR E S AÑ O S cuan­do su ma­dre lo en­vió a vi­vir con sus po­co ca­ri­ño­sos abue­los ma­ter­nos, un cam­bio bru­tal que lo con­ver­ti­ría en el fu­tu­ro en un in­di­vi­duo so­li­ta­rio. Pe­ro aquel su­ce­so de su in­fan­cia tu­vo un la­do po­si­ti­vo. Al con­tra­rio que su pro­ge­ni­tor, sus abue­los ma­ter­nos le pro­por­cio­na­ron una bue­na edu­ca­ción, lo mis­mo que ha­bían he­cho con su hi­jo Wi­lliam, al que ani­ma­ron a es­tu­diar en Cam­brid­ge. Co­mo él, New­ton en­tró en esa uni­ver­si­dad con 18 años y lo pri­me­ro que hi­zo fue ig­no­rar los pro­gra­mas de es­tu­dios. El in­tro­ver­ti­do es­tu­dian­te se ins­tru­yó a sí mis­mo le­yen­do lo que le ape­te­cía, co­mo las obras de Des­car­tes, Ke­pler o Ga­li­leo. Por pri­me­ra vez en su vi­da, New­ton es­ta­ba en su sal­sa. Ga­li­leo se ali­neó con la con­cep­ción co­per­ni­ca­na del uni­ver­so, que otor­ga­ba al as­tro rey el pa­pel pro­ta­go­nis­ta en el sis­te­ma so­lar y po­nía en en­tre­di­cho el geo­cen­tris­mo, que de­fen­día la Igle­sia. En fe­bre­ro de 1633, Ga­li­leo fue acu­sa­do de desobe­dien­cia y he­re­jía, ra­zón por la que ab­ju­ró de su teo­ría pa­ra sal­var su vi­da. New­ton co­no­cía al de­di­llo los en­tre­si­jos de es­ta his­to­ria y tam­bién sa­bía que al­gu­nos de sus pro­pios se­cre­tos, los más ocul­tos, po­dían si­tuar­lo en el fu­tu­ro en una si­tua­ción igual­men­te com­pro­me­ti­da. PA­DRE DE LA FÍ­SI­CA Fue du­ran­te sus años de uni­ver­si­dad cuan­do el jo­ven cien­tí­fi­co lle­vó a ca­bo la ma­yo­ría de los tra­ba­jos por los que hoy es fa­mo­so; co­mo por ejem­plo, el 'cálcu­lo in­fi­ni­te­si­mal', sin el que las mo­der­nas cien­cias fí­si­cas no exis­ti­rían. Una vez que New­ton ob­tu­vo la li­cen­cia­tu­ra, la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge ce­rró sus puer­tas por un bro­te de pes­te, y el jo­ven cien­tí­fi­co re­gre­só a Lin­colns­hi­re, don­de per­ma­ne­ció has­ta 1666. En ese tiem­po ocu­rrió la anéc­do­ta de la man­za­na. El pro­pio New­ton con­tó que la vio caer de un ár­bol y se pre­gun­tó si la gra­ve­dad que le in­fluía era la mis­ma que man­te­nía a la Lu­na en ór­bi­ta al­re­de­dor de la Tie­rra. Eso su­po­nía que ya te­nía en la ca­be­za la ley de la gra­vi­ta­ción uni­ver­sal. Pe­ro ¿por qué es­pe­ró ca­si vein­te años pa­ra pu­bli­car ese ha­llaz­go? El fa­mo­so eco­no­mis­ta John May­nard Key­nes, que es­cri­bió una apa­sio­nan­te bio­gra­fía del cien­tí­fi­co, da una po­si­ble respuesta. Ase­gu­ra­ba que New­ton era pro­fun­da­men­te neu­ró­ti­co. «Sus ins­tin­tos más pro­fun­dos eran ocul­tos, eso­té­ri­cos, se­mán­ti­cos;

En­tró en Cam­brid­ge con 18 años. Lo pri­me­ro que hi­zo fue ig­no­rar los pro­gra­mas de es­tu­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.