Or­gu­llo­sa­men­te am­bi­cio­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das

cuen­ta Tory Burch, exi­to­sa di­se­ña­do­ra y fi­lán­tro­pa nor­te­ame­ri­ca­na, que un día un ami­go, que­rién­do­le ha­cer un cum­pli­do, le se­ña­ló que «pa­re­cía de­ma­sia­do fe­me­ni­na pa­ra ser fe­mi­nis­ta». Al oír es­to, y a pe­sar de sa­ber que el mun­do de la mo­da no es, a prio­ri, el ám­bi­to más ade­cua­do pa­ra lan­zar men­sa­jes fe­mi­nis­tas (o tal vez pre­ci­sa­men­te por eso), Burch de­ci­dió re­fle­xio­nar so­bre cier­tos es­te­reo­ti­pos se­xis­tas que to­dos ma­ne­ja­mos a dia­rio. Co­mo el re­la­cio­na­do con la am­bi­ción pro­fe­sio­nal. Con­se­cuen­cia de sus re­fle­xio­nes es una cam­pa­ña que se ha he­cho cé­le­bre en los Es­ta­dos Uni­dos lla­ma­da Em­bra­ce am­bi­tion ('Abra­za la am­bi­ción') y a la que se han su­ma­do des­de An­na Win­tour, la mí­ti­ca edi­to­ra de Vo­gue, a Ju­lian­ne Moo­re o Gwy­neth Pal­trow. La idea es no so­lo dar el ma­yor apo­yo po­si­ble a mu­je­res con am­bi­cio­nes pro­fe­sio­na­les, sino tam­bién cam­biar de signo esa pa­la­bra que tan bien sue­na cuan­do an­te­ce­de a un nom­bre mas­cu­lino y tan sos­pe­cho­sa cuan­do acom­pa­ña a uno femenino. En efec­to, el len­gua­je no en­ga­ña, y no es lo mis­mo un hom­bre am­bi­cio­so que una mu­jer am­bi­cio­sa, co­mo tam­po­co lo es un aven­tu­re­ro que una aven­tu­re­ra, un hom­bre pú­bli­co que una mu­jer pú­bli­ca, un zo­rro que una zo­rra. Exis­ten, ade­más, cier­tos ma­ti­ces cul­tu­ra­les que in­di­can que la am­bi­ción –tan­to fe­me­ni­na co­mo mas­cu­li­na– es vis­ta de un mo­do distinto se­gún los paí­ses. Pa­ra el Ox­ford Dic­tio­nary o el La­rous­se fran­cés, por ejem­plo, la am­bi­ción es so­lo el «fuer­te de­seo de con­se­guir o al­can­zar al­go» mien­tras que pa­ra nues­tro dic­cio­na­rio es «el de­seo ar­dien­te de con­se­guir al­go, es­pe­cial­men­te po­der, ri­que­zas, dig­ni­da­des o fa­ma». De ello se des­pren­de que si entre no­so­tros un hom­bre am­bi­cio­so ya es­tá más cer­ca de la co­di­cia que del sano de­seo de pro­gre­sar, no ha­ce fal­ta que les re­cal­que qué pue­de lle­gar a pen­sar­se de una mu­jer am­bi­cio­sa. Sea co­mo fue­re, y ma­ti­ces cul­tu­ra­les apar­te, lo que pro­pug­na Burch es que mu­je­res pro­fe­sio­na­les y des­ta­ca­das en di­ver­sos ám­bi­tos ha­gan su­ya es­ta pa­la­bra. Que usen el tér­mino con or­gu­llo, que lo to­men por ban­de­ra pa­ra que aca­be cam­bian­do de signo. ¿Aca­so es re­pro­ba­ble ser am­bi­cio­sa, que­rer pro­gre­sar, su­bir, triun­far? Mien­tras tan­to, aquí en España y ha­ce unas se­ma­nas, la onu­ben­se Sa­ra Flo­res, de die­ci­ocho años, pu­so en mar­cha una cam­pa­ña en Chan­ge.org al des­cu­brir en el dic­cio­na­rio las si­guien­tes de­fi­ni­cio­nes. «Se­xo dé­bil: con­jun­to de las mu­je­res». «Se­xo fuer­te: con­jun­to de los hom­bres». En po­co tiem­po lo­gró jun­tar más de ochen­ta mil firmas pa­ra «ha­cer rec­ti­fi­car a la RAE y su­pri­mir del dic­cio­na­rio ex­pre­sio­nes tan ma­chis­tas». La Aca­de­mia le ha res­pon­di­do di­cien­do lo que to­dos sa­be­mos o de­be­ría­mos sa­ber. Que no es su co­me­ti­do su­pri­mir ex­pre­sio­nes por muy des­afor­tu­na­das que sean. Que no se pue­de eli­mi­nar del dic­cio­na­rio un tér­mino que es­tá do­cu­men­ta­do en pu­bli­ca­cio­nes y li­bros, pe­ro que sí tie­ne pre­vis­to (des­de an­tes de que sur­gie­ra la po­lé­mi­ca) aña­dir una mar­ca de uso que in­di­que que di­cha ex­pre­sión se uti­li­za «con in­ten­ción des­pec­ti­va o dis­cri­mi­na­to­ria». La respuesta de la Aca­de­mia, por lo vis­to, no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra Sa­ra Flo­res. «Exi­jo que se eli­mi­ne por com­ple­to –ha di­cho–; si se que­da ahí, in­ci­ta­rá al odio». Es ló­gi­co que Sa­ra Flo­res, a sus die­ci­ocho años, ig­no­re que no son las pa­la­bras las que in­ci­tan al odio o a la dis­cri­mi­na­ción, sino el uso que de ellas se ha­ga, pe­ro hay mu­chas per­so­nas ma­yo­res que lo pien­san tam­bién. Tie­nen un sen­ti­do tau­ma­túr­gi­co de lo que es el len­gua­je: lo que se omi­te o ta­cha no exis­te, de­sa­pa­re­ce, se eva­po­ra, abra­ca­da­bra. Fren­te a es­ta ac­ti­tud cen­su­ra­do­ra, tan fre­cuen­te hoy en las reivin­di­ca­cio­nes fe­mi­nis­tas, yo apo­yo el sis­te­ma Tory Burch. An­te ex­pre­sio­nes que no nos gus­tan, sen­ti­do del hu­mor (¿aca­so no es tron­chan­te, por no de­cir pa­té­ti­co, al­guien que aún lla­me

¿Aca­so es re­pro­ba­ble ser am­bi­cio­sa, que­rer pro­gre­sar, su­bir, triun­far?

'se­xo dé­bil' a las mu­je­res?). Sen­ti­do del hu­mor y tam­bién apro­pia­ción de esos tér­mi­nos que sue­nan po­si­ti­vos en mas­cu­lino y muy ne­ga­ti­vos en femenino. ¿Qué tie­ne de ma­lo ser am­bi­cio­sa? ¿No es per­fec­ta­men­te lí­ci­to que una mu­jer ten­ga las mis­mas as­pi­ra­cio­nes que un hom­bre? Pues di­gá­mos­lo al­to y cla­ro, ya ve­rán qué pron­to cam­bian de signo esa y otras mu­chas pa­la­bras dis­cri­mi­na­to­rias sin te­ner que re­co­ger firmas en Chan­ge.org ni pe­dir­le pe­ras… al dic­cio­na­rio. Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.