Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXXIII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

vis­to en ge­ne­ral, y en eso sue­len coin­ci­dir los his­to­ria­do­res, el fran­quis­mo tu­vo tres eta­pas: du­ra, me­dia y blan­da. Al­go así co­mo el que­so cu­ra­do, se­mi­cu­ra­do y de Bur­gos, más o me­nos. Con­vie­ne aquí re­pe­tir, pa­ra en­ten­der­nos me­jor, que aquel lar­go sta­tu quo post­quam –o co­mo se di­ga– de cua­tro dé­ca­das no fue, pe­se a las apa­rien­cias, un go­bierno mi­li­tar ni una dic­ta­du­ra de ideo­lo­gía fas­cis­ta; en­tre otras co­sas por­que Fran­co no tu­vo otra ideo­lo­gía que per­pe­tuar­se en un go­bierno per­so­nal y au­to­ri­ta­rio, an­ti­co­mu­nis­ta y ca­tó­li­co a ma­cha­mar­ti­llo; y al ser­vi­cio de to­do eso, o sea, de él mis­mo, pu­so a Es­pa­ña mar­can­do el pa­so. Na­tu­ral­men­te, el há­bil gallego nun­ca ha­bría po­di­do sos­te­ner­se de no go­zar de am­plias y fuer­tes com­pli­ci­da­des. De una par­te es­ta­ban las cla­ses do­mi­nan­tes de to­da la vi­da: gran­des te­rra­te­nien­tes, al­ta bur­gue­sía in­dus­trial y fi­nan­cie­ra (in­clui­das las fa­mi­lias que siem­pre cor­ta­ron el ba­ca­lao en el País Vas­co y Ca­ta­lu­ña), que veían en el nue­vo ré­gi­men una ga­ran­tía pa­ra con­ser­var lo que años de tur­bu­len­cia po­lí­ti­ca y sin­di­cal, de re­pú­bli­ca y de gue­rra, les ha­bían arre­ba­ta­do o pues­to en pe­li­gro. A eso ha­bía que aña­dir una cas­ta mi­li­tar y fun­cio­na­rial sur­gi­da de la vic­to­ria, a la que es­tar en el ban­do ven­ce­dor hi­zo due­ña de los re­sor­tes so­cia­les in­ter­me­dios y ase­gu­ró la vi­da. Pa­ra­le­la a es­ta úl­ti­ma sur­gió otra cla­se más tur­bia, o más bien emer­gió de nue­vo, siem­pre la mis­ma (esa po­dre­dum­bre eter­na, tan vin­cu­la­da a la puer­ca con­di­ción hu­ma­na, que nun­ca des­apa­re­ce pues se li­mi­ta a trans­for­mar­se, adap­tán­do­se há­bil­men­te a ca­da mo­men­to). Me re­fie­ro a los sin­ver­güen­zas ca­pa­ces de me­drar en cual­quier cir­cuns­tan­cia, con ro­jos, blan­cos o azu­les, apro­ve­chán­do­se del do­lor, la des­gra­cia o la mi­se­ria de sus se­me­jan­tes: una nu­tri­da pla­ga de es­tra­per­lis­tas, es­pe­cu­la­do­res, ex­plo­ta­do­res y gen­tu­za sin es­crú­pu­los a la que na­die fu­si­la nun­ca, por­que sue­le ser ella quien es­tá de­trás, inex­tin­gui­ble, com­pran­do fa­vo­res y se­ña­lan­do en­tre la gen­te hon­ra­da a quien fu­si­lar, real o me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do. Y al fi­nal de to­do, en la par­te ba­ja de la pi­rá­mi­de, sos­te­nien­do so­bre sus hom­bros a gran­des em­pre­sa­rios y fi­nan­cie­ros, fun­cio­na­rios con po­der, es­tra­per­lis­tas y mi­li­ta­res, es­ta­ba la gran ma­sa de los es­pa­ño­les, ven­ce­do­res o ven­ci­dos, des­tro­za­dos por tres años de bar­ba­rie y ma­tan­za, ansiosos to­dos ellos por vi­vir y ol­vi­dar –po­cas ideas de li­ber­tad so­bre­vi­ven a la ne­ce­si­dad de co­mer ca­lien­te–, pa­gan­do con la su­mi­sión y el mie­do el pre­cio de la de­rro­ta, los ven­ci­dos, y con el ol­vi­do y el si­len­cio los que se ha­bían ba­ti­do el co­bre en el ban­do de los ven­ce­do­res. De­vuel­tos és­tos úl­ti­mos, sin be­ne­fi­cio nin­guno, a sus suel­dos de mi­se­ria, a sus ta­lle­res y fá­bri­cas, a la aza­da de cam­pe­sino o el ca­ya­do de pas­tor; mien­tras quie­nes no ha­bían vis­to una trin­che­ra y un máu­ser ni de le­jos se pa­sea­ban aho­ra en­tre Pa­sa­po­ga y Chi­co­te, fu­mán­do­se un pu­ro, lle­van­do del bra­zo a la se­ño­ra –o a la aman­te– con abri­go de vi­són. To­do ese tinglado, cla­ro, se apo­ya­ba en un sis­te­ma que el Cau­di­llo, pa­ra en­ton­ces ya tam­bién Ge­ne­ra­lí­si­mo, si­tuó des­de el prin­ci­pio y con muy há­bil cálcu­lo so­bre tres pi­la­res fun­da­men­ta­les: un Ejér­ci­to fiel y pri­vi­le­gia­do tras la gue­rra, una es­truc­tu­ra de Es­ta­do con­fia­da a la Fa­lan­ge co­mo par­ti­do úni­co, y un con­trol so­cial en­co­men­da­do a la Igle­sia ca­tó­li­ca. El Ejér­ci­to, en­car­ga­do de bo­rrar me­dian­te con­se­jos de gue­rra to­do li­be­ra­lis­mo, re­pu­bli­ca­nis­mo, so­cia­lis­mo, anar­quis­mo o co­mu­nis­mo, «ape­nas hu­bie­ra po­di­do re­sis­tir una agre­sión ex­te­rior en to­da re­gla, pe­ro cum­plió has­ta el fi­nal con el co­me­ti­do de man­te­ner el or­den in­terno», co­mo apun­ta el his­to­ria­dor Fer­nan­do Her­nán­dez Sán­chez. En cuan­to a la Fa­lan­ge, pur­ga­da con mano im­pla­ca­ble de ele­men­tos dís­co­los –que fue­ron per­se­gui­dos, re­pre­sa­lia­dos y en­car­ce­la­dos–, era a esas al­tu­ras una or­ga­ni­za­ción dó­cil y fiel a los prin­ci­pios del Mo­vi­mien­to, léa­se a la per­so­na del Ge­ne­ra­lí­si­mo, que en las mo­ne­das se acu­ña­ba «Cau­di­llo de Es­pa­ña por la gra­cia de Dios». Así que a sus di­ri­gen­tes y ca­pi­tos­tes, a cam­bio de pre­ben­das que iban des­de car­gos ofi­cia­les has­ta cho­llos me­no­res pe­ro se­gu­ros –un es­tan­co o un pues­to de lo­te­ría–, se en­co­men­dó el con­trol y fun­cio­na­mien­to de la

Des­tro­za­dos por tres años de ma­tan­za, ansiosos por vi­vir y ol­vi­dar, pa­gan­do los ven­ci­dos con la su­mi­sión y el mie­do el pre­cio de la de­rro­ta

Ad­mi­nis­tra­ción. Con lo que to­do es­pa­ñol tu­vo que sa­car­se, le gus­ta­ra o no, un car­net de Fa­lan­ge si que­ría tra­ba­jar, co­mer y vi­vir. Y tam­bién, na­tu­ral­men­te, ade­más de sa­ber­se el Ca­ra al sol de ca­rre­ri­lla, de­bía de­mos­trar en pú­bli­co que era sin­ce­ro prac­ti­can­te de la re­li­gión ca­tó­li­ca, úni­ca ver­da­de­ra, ter­cer pi­lar don­de Fran­co apo­ya­ba su ne­go­cio. Pe­ro de la Igle­sia ha­bla­re­mos con más desaho­go en el si­guien­te epi­so­dio de es­ta siem­pre –ca­si siem­pre– la­men­ta­ble his­to­ria de Es­pa­ña, la de los tris­tes des­ti­nos. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.