Are­nas mo­ve­di­zas

Milagros del oa­sis

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por

ha­ce no de­ma­sia­dos días, el Con­se­jo de Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­dad de Ca­ta­lu­ña ad­mi­tió en su seno de­li­be­ra­ti­vo a la per­so­na de Ar­tur Mas (y a sus dos se­cua­ces, Or­te­ga y Ri­gau) con el ob­je­to de es­tu­diar la for­ma más efec­ti­va de in­ter­na­cio­na­li­zar de una pu­ñe­te­ra vez el ‘pru­sés’ de in­de­pen­den­cia en el que lle­van em­pe­ña­dos los lí­de­res na­cio­na­lis­tas que con­for­man el Go­bierno ca­ta­lán. Sor­pren­de, de en­tra­da, que tres in­ha­bi­li­ta­dos por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pue­dan ani­dar en un gru­po en el que se de­ba­te ba­jo la pre­mi­sa del se­cre­to, co­mo si lo allí de­ci­di­do fue­se con­se­cuen­cia pa­re­ja a la de una sim­ple reunión de ca­sino lo­cal. Pe­ro pon­ga­mos que, por el he­cho de ser in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, ten­gan cier­tas pre­rro­ga­ti­vas que no te­ne­mos los de­más y, por lo tan­to, go­cen de ese de­re­cho que sue­na, en cual­quier ca­so, a desafío más que a otra co­sa, ya que si quie­ren re­unir­se pue­den ha­cer­lo por la tar­de en una cho­co­la­te­ría de la ca­lle Pe­trit­xol y de­ba­tir to­das las ton­te­rías que se les ocu­rran. Pe­ro pre­fie­ren sig­ni­fi­car­se en Con­se­jo de Go­bierno. To­tal pa­ra de­ci­dir có­mo con­ven­cer a al­gún ujier de se­de ad­mi­nis­tra­ti­va eu­ro­pea que les de­je pa­sar al­go más allá del ar­co de se­gu­ri­dad no es ren­ta­ble irri­tar­se. Cuán nu­tri­ti­vo ha­bría si­do co­no­cer las de­li­be­ra­cio­nes de esa reunión de go­bierno, no obs­tan­te. ¡A ver có­mo le con­ta­mos el cuen­to a fran­ce­ses, ita­lia­nos y ale­ma­nes! Los tres paí­ses men­ta­dos go­zan del pri­vi­le­gio de con­tar con te­rri­to­rios en los que una pro­por­ción me­nor de ciu­da­da­nos quie­re for­mar un es­ta­do pro­pio, ra­zón su­fi­cien­te pa­ra ser po­co par­ti­da­rios de dar es­pa­cio in­ter­pre­ta­ti­vo a los le­van­tis­cos ca­ta­la­nes que as­pi­ran a for­mar un nue­vo país eu­ro­peo de­sa­fian­do to­das las le­yes, in­clu­yen­do la de la gra­ve­dad. Una de las de­ci­sio­nes de pe­so fue ma­ni­fes­tar una in­ne­ga­ble sen­sa­ción de vic­to­ria por el he­cho de que el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, na­da me­nos, ha­ya in­cor­po­ra­do a sus gru­pos de de­li­be­ra­ción ciu­da­da­na uno acer­ca del fu­tu­ro de Ca­ta­lu­ña en Eu­ro­pa. Con­ven­dría que su­pie­ran que pa­ra abrir uno de esos gru­pos de de­ba­te en se­de par­la­men­ta­ria bri­tá­ni­ca tie­nen us­te­des que con­ven­cer a cin­co par­la­men­ta­rios, los cua­les ini­cian se­sio­nes de dis­cu­sión tan va­ria­das co­mo las que van de de­ba­tes so­bre jar­di­ne­ría a otros acer­ca de la pes­ca de­por­ti­va, pa­san­do por la mú­si­ca jazz o la obe­si­dad. Ópe­ra, fi­la­te­lia o rugby son asun­tos so­bre los que hay que man­te­ner, al me­nos, dos reunio­nes al año, en­tre los cua­les es­tá la su­pues­ta in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Gran lo­gro in­ter­na­cio­nal. A Ro­me­va, el en­car­ga­do de ‘exteriores’ de la Ge­ne­ra­li­dad ca­ta­la­na, le ha re­ci­bi­do, des­pués de to­da la pa­no­plia de ges­tio­nes in­ter­na­cio­na­les, un mi­nis­tro in­de­ter­mi­na­do de Cam­bo­ya, lo cual en­tien­do que ha­ga tem­blar las es­truc­tu­ras de la Unión Eu­ro­pea. La eu­fo­ria en se­de au­to­nó­mi­ca ca­ta­la­na será bár­ba­ra, cós­mi­ca, ¡con la in­fluen­cia que tie­ne Cam­bo­ya en el ta­ble­ro in­ter­na­cio­nal! A Mas no le ha re­ci­bi­do na­die, y quien le ha re­ci­bi­do no le ha que­ri­do es­cu­char, co­mo Du­rão Ba­rro­so, por ejem­plo, que la pri­me­ra vez no le abrió el des­pa­cho y la se­gun­da lo lar­gó en dos mi­nu­tos, tan­to que Mas se me­tió en un re­tre­te du­ran­te me­dia ho­ra pa­ra que pa­re­cie­ra ha­ber es­ta­do sol­tán­do­le el ro­llo al je­fe de la Co­mi­sión. Ro­me­va, con­ven­dría re­cor­dar, es el mis­mo que sien­do eu­ro­dipu­tado ex­pre­só ai­ra­dos la­men­tos en se­de par­la­men­ta­ria por las ac­cio­nes de Pe­pe, de­fen­sa del Real Ma­drid, so­bre Mes­si, de­lan­te­ro del FC Bar­ce­lo­na, y por el vue­lo en su­pues­to es­pa­cio aé­reo ca­ta­lán de avio­nes del Ejér­ci­to del Ai­re es­pa­ñol que, al pa­re­cer, iban de un lu­gar a otro y crea­ban pa­vor en­tre los ciu­da­da­nos del Am­pur­dán. Ar­tur Mas, el otro lin­ce del con­glo­me­ra­do, es el res­pon­sa­ble de ha­ber hun­di­do el par­ti­do re­pre­sen­tan­te –a los que se ve– de la muy me­dro­sa bur­gue­sía ca­ta­la­na, de ha­ber pre­si­di­do una amal­ga­ma de es­truc­tu­ras des­ti­na­das a la ex­tor­sión de em­pre­sa­rios va­rios a cam­bio del tres por cien­to de sus con­ce­sio­nes y de ha­ber con­vo­ca­do una ma­ma­rra­cha­da de si­mu­la­cro con­sul­ti­vo por el que le ha caí­do la bon­da­do­sa con­de­na de dos años de in­ha­bi­li­ta­ción. Que no le

¡A ver có­mo le con­ta­mos el cuen­to a fran­ce­ses, ita­lia­nos y ale­ma­nes!

Qim­pi­de, y vol­ve­mos al prin­ci­pio, asis­tir a una reunión de go­bierno pa­ra de­ci­dir ton­tu­nas. Es el mis­mo Ar­tur Mas ob­je­to de un in­tere­san­te es­tu­dio an­tro­po­ló­gi­co y po­lí­ti­co pen­dien­te: quie­nes le co­no­cen bien ase­gu­ran que cuan­do se lla­ma­ba Ar­tu­ro y ha­bla­ba só­lo en cas­te­llano –es­pe­cial­men­te en su seno con­yu­gal– no es que no fue­ra in­de­pen­den­tis­ta, es que ni si­quie­ra era ca­ta­la­nis­ta. Milagros de la evo­lu­ción. Milagros del oa­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.