El co­que­to 'meu­blé'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - por David Gis­tau www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ave­ces al­muer­zo con dos ami­gos que, en lo sen­ti­men­tal, lle­van vi­das muy dis­tin­tas. Uno es un cam­peón del adul­te­rio que man­tie­ne va­rios ro­man­ces si­mul­tá­neos y ha di­se­ña­do una red de men­ti­ras y coar­ta­das por la que po­dría dar char­las pe­da­gó­gi­cas en la CIA. No sé si es­pan­tar el mie­do a la ve­jez me­re­ce se­me­jan­te gas­to de ener­gía fí­si­ca e in­ge­nio, esa do­ble vi­da eró­ti­ca. El otro, que se ca­só con lo que en USA ha­bría si­do su pa­re­ja en el bai­le de gra­dua­ción –es de­cir, la no­via de to­da la vi­da–, lle­va dé­ca­das de fer­vo­ro­sa vo­ca­ción mo­nó­ga­ma du­ran­te las cua­les lo más pa­re­ci­do a una aven­tu­ra que ja­más tu­vo fue la ex­plo­ra­ción de un uró­lo­go. ¿Lle­va dé­ca­das, di­je? Lle­va­ba. Por­que al fi­nal, de tan­to mo­far­se de su es­ca­sa cu­rio­si­dad se­xual y de su su­pues­ta con­di­ción de cal­zo­na­zos, mi ami­go el adúl­te­ro con­si­guió que mi ami­go el fiel se sin­tie­ra obli­ga­do a ca­tar el amor prohi­bi­do fue­ra de ca­sa. Sin ga­nas ni vo­ca­ción, to­do hay que de­cir­lo. Só­lo pa­ra que lo de­ja­ran en paz. Los dos sa­lie­ron jun­tos pa­ra que el fiel hi­cie­ra al­gu­nos in­ten­tos de li­gue en las dis­co­te­cas. Pe­ro en­tre la fal­ta de en­tu­sias­mo y la de en­tre­na­mien­to, lo úni­co que con­si­guió al fi­nal fue un con­tra­to pa­ra ins­ta­lar las alar­mas en un ga­ri­to de Cha­mar­tín que ve­nía de su­frir un par de ro­bos. Pro­ba­ron has­ta en un ta­blao de ca­za­do­ras de ma­du­ros in­tere­san­tes, pe­ro ni con ésas. De for­ma in­vo­lun­ta­ria, mi ami­go has­ta hi­zo un chis­te de Sein­feld cuan­do una mu­jer le pro­pu­so su­bir a ca­sa pa­ra ter­mi­nar la no­che con un ca­fé y él res­pon­dió que gra­cias, pe­ro que to­mar ca­fé a esas ho­ras lo des­ve­la: «Era un ar­did, cre­tino, un eu­fe­mis­mo», le di­jo el adúl­te­ro. «Co­ño, pues que ha­blen cla­ro». Co­mo quie­ra que to­do era inú­til, y que a la es­po­sa de mi ami­go el fiel em­pe­za­ba a es­ca­mar­la tan­ta sa­li­da noc­tur­na de un hom­bre que siem­pre fue diurno, la so­lu­ción pro­pues­ta por el adúl­te­ro fue con­fiar­se a una pro­fe­sio­nal. Has­ta le arre­gló la ci­ta. Es­to es­pan­ta­ba a mi ami­go el fiel por­que al es­fuer­zo de la vo­lun­tad pa­ra co­me­ter un adul­te­rio que no le ape­te­cía se su­ma­ba el mie­do ins­tin­ti­vo al sub­mun­do del lum­pen don­de él ima­gi­na­ba que se­me­jan­tes mu­je­res se vol­vían pe­li­gro­sas. To­do em­pe­za­ba a po­ner­se de­ma­sia­do emo­cio­nan­te. Acu­dió a la ci­ta en un co­que­to apar­ta­men­to del cen­tro sin es­tar muy se­gu­ro de que lo­gra­ría re­gre­sar a ca­sa. Atra­ve­só el por­tal con la ca­be­za me­ti­da en­tre las so­la­pas del abri­go pa­ra que el por­te­ro no pu­die­ra des­cri­bir­lo des­pués, co­mo si se dis­pu­sie­ra a co­me­ter un cri­men. Creo que in­clu­so im­pos­tó el tono de voz cuan­do di­jo que iba al se­gun­do de­re­cha. Lue­go des­cri­bió el lu­gar co­mo un pisito os­cu­re­ci­do, ilu­mi­na­do ape­nas, y con olo­res a in­cien­so. Ha­bía es­tam­pas del Ka­ma su­tra que se ha­cían un po­co abru­ma­do­ras por­que pa­re­cían una exi­gen­cia in­mi­nen­te. La mu­jer lo re­ci­bió en len­ce­ría sen­sual, le hi­zo un par de ca­ran­to­ñas y le pi­dió que se du­cha­ra. Ahí fue don­de el cli­ma eró­ti­co em­pe­zó a arrui­nar­se. Mi ami­go con­tó que la du­cha era co­mo un ci­lin­dro lleno de as­per­so­res. El agua sa­lió ca­lien­te y, pa­ra evi­tar que si­guie­ra que­mán­do­le, tra­tó de aga­rrar la du­cha pa­ra reorien­tar­la, pe­ro és­ta se le par­tió en la mano. El tu­bo que­dó co­mo un ca­ble eléc­tri­co suel­to, es­par­cien­do agua por to­da la ha­bi­ta­ción. En­tró en­ton­ces la mu­jer pe­gan­do gri­ti­tos enoja­dos, y mi ami­go lo em­peo­ró to­do por­que per­dió el equi­li­brio, al caer arran­có el tu­bo de la du­cha, des­con­chó me­dio ci­lin­dro y de­jó a la vis­ta una tu­be­ría per­fo­ra­da cu­ya he­mo­rra­gia de

Acu­dió a la ci­ta en un co­que­to apar­ta­men­to del cen­tro sin es­tar muy se­gu­ro de que lo­gra­ría re­gre­sar a ca­sa

agua era im­po­si­ble de res­ta­ñar. Mi ami­go tra­tó de es­ca­par jus­to cuan­do los ve­ci­nos de aba­jo co­men­za­ron a gol­pear la puer­ta por­que se les fil­tra­ba el agua. Acu­dió tam­bién el por­te­ro, que abrió con su lla­ve por mie­do a un ac­ci­den­te gra­ve. Mi ami­go se en­con­tró desnudo y em­pa­pa­do en el cen­tro de la ha­bi­ta­ción, con un fon­do de mú­si­ca de ma­sa­jes y al­gu­nos uten­si­lios eró­ti­cos ya dis­pues­tos: «Pe­ro, co­ño, Ja­cin­to, ¿eres tú? ¿Có­mo es­tá Isa­bel? Os ca­sas­teis, ¿ver­dad?», le pre­gun­tó el por­te­ro, que re­sul­tó ser un ami­go de la mi­li. Ni si­quie­ra ob­tu­vo un con­tra­to pa­ra do­tar de alar­ma el meu­blé.q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.