Ram­sés III y la pri­me­ra huel­ga.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

Tras el fa­lle­ci­mien­to del an­ciano Ram­sés II, Egip­to se vio sa­cu­di­do por más de una dé­ca­da de lu­chas in­ter­nas en­tre sus des­cen­dien­tes. Los po­de­res en la som­bra de Te­bas y Men­fis bus­ca­ron un su­ce­sor digno pa­ra el trono y lo en­con­tra­ron en el ejér­ci­to. Se lla­ma­ba Seth­najt, que reinó con gran acier­to has­ta su fa­lle­ci­mien­to. Su hi­jo Ram­sés III le su­ce­dió en el po­der al­re­de­dor del año 1184 a. C. Des­de el pri­mer mo­men­to, el jo­ven rey tu­vo que en­fren­tar­se a hor­das de pi­ra­tas (los Pue­blos del Mar), que des­tru­ye­ron gran par­te del li­to­ral orien­tal del Me­di­te­rrá­neo. Cuan­do el enemi­go ame­na­zó la cos­ta pa­les­ti­na, Ram­sés III los ven­ció en una ba­ta­lla na­val que se en­ta­bló cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra del Ni­lo. Pe­ro su vic­to­ria no evi­tó el pau­la­tino de­cli­ve del Im­pe­rio Nue­vo. Las cos­to­sas cam­pa­ñas mi­li­ta­res va­cia­ron las ar­cas del fa­raón, que co­men­zó a te­ner se­rios pro­ble­mas pa­ra pa­gar el sa­la­rio de sus fun­cio­na­rios y tra­ba­ja­do­res. Los ha­bi­tan­tes del Ni­lo y él se iban a en­fren­tar a nue­vas ame­na­zas. En­tre ellas, una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca que desató gra­ves revueltas so­cia­les. Los egip­tó­lo­gos se­ña­lan que Ram­sés III res­ta­ble­ció el or­gu­llo na­cio­nal al re­pe­ler va­rios in­ten­tos de in­va­sión de fuer­zas ex­tran­je­ras. Pe­ro el fa­raón era un me­ga­ló­mano que no po­día re­sis­tir­se a los ba­ños de ma­sas. Tan­tas vic­to­rias me­re­cían una sun­tuo­sa ce­re­mo­nia cu­ya or­ga­ni­za­ción de­jó ex­haus­tas las re­ser­vas de pa­la­cio. Cien­tos de tra­ba­ja­do­res ini­cia­ron las obras pa­ra los fas­tos, pe­ro sin di­ne­ro no ha­bía ma­ne­ra de pa­gar sus ser­vi­cios. La pre­ca­rie­dad fi­nan­cie­ra acu­cia­ba al país, y otros obre­ros se vie­ron en la mis­ma si­tua­ción. En­tre ellos se en­con­tra­ban los que tra­ba­ja­ban en la ne­cró­po­lis, que de­ja­ron de per­ci­bir sus sa­la­rios, lo que dio lu­gar a la pri­me­ra huel­ga do­cu­men­ta­da de la his­to­ria. Al gri­to de «¡te­ne­mos ham­bre!», los tra­ba­ja­do­res mar­cha­ron en ma­sa des­de su po­bla­do al tem­plo fu­ne­ra­rio de Ram­sés III, don­de ini­cia­ron una sen­ta­da. Los ai­ra­dos huel­guis­tas no se mo­vie­ron de allí has­ta que se es­cu­cha­ron sus pe­ti­cio­nes. El vi­sir del fa­raón pro­me­tió que pron­to re­ci­bi­rían los atra­sos que se les de­bían, lo que amai­nó en par­te la fu­ria de los ague­rri­dos obre­ros. Sin em­bar­go, la cri­sis eco­nó­mi­ca era tan pro­fun­da que se pro­du­je­ron nue­vos re­tra­sos en el pa­go de los sa­la­rios, lo que agrió la re­la­ción en­tre el Es­ta­do y sus tra­ba­ja­do­res. Mien­tras la sa­lud de Ram­sés III se ha­cía ca­da vez más pre­ca­ria, el país en­tró en una es­pi­ral des­cen­den­te.

Tras la muer­te del fa­raón, el or­den so­cial se de­te­rio­ró con ra­pi­dez. Sus su­ce­so­res no pu­die­ron fre­nar el de­cli­ve del país. El valle del Ni­lo pa­só de ser una de las gran­des po­ten­cias de la re­gión a una na­ción dé­bil y aco­sa­da.

Los tra­ba­ja­do­res del fa­raón se re­be­la­ron al gri­to de "¡te­ne­mos ham­bre!" e ini­cia­ron una sen­ta­da

Tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción, re­pre­sen­ta­dos en un mu­ral del An­ti­guo Egip­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.