Ian Gib­son pre­sen­ta su li­bro Aven­tu­ras ibé­ri­cas.

Du­blín, 1939. Soy un his­pa­nis­ta apa­sio­na­do des­de los 18 años y, des­de 1984, tam­bién ciu­da­dano es­pa­ñol. En mi li­bro 'Aven­tu­ras ibé­ri­cas' sue­ño, co­mo Sa­ra­ma­go, con una Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ibé­ri­ca, Por­tu­gal in­clui­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & El -

Xl­se­ma­nal. Su in­te­rés por Es­pa­ña no lo des­per­ta­ron Lor­ca, Ma­cha­do ni Da­lí, sino… ¿los gan­sos de Do­ña­na? Ian Gib­son. [Ríe]. Es que soy or­ni­tó­lo­go y, al de­ci­dir en­tre es­tu­diar ita­liano o es­pa­ñol, me con­ta­ron que en la desem­bo­ca­du­ra del Gua­dal­qui­vir ha­bía 80.000 án­sa­res. Me vi­ne co­rrien­do. Fui allí un ama­ne­cer con el hi­jo de De­li­bes y fue inol­vi­da­ble. Lor­ca vino des­pués. XL. Su pa­sión his­pa­na lo ha lle­va­do has­ta la Da­ma de El­che, ¿va ca­mino de ar­queó­lo­go? I.G. Sí, pe­ro en plan afi­cio­na­do. Es­te li­bro pre­ten­de sa­car el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal (MAN) a la ca­lle; por­que, pe­se a los mi­se­ra­bles po­lí­ti­cos, los pro­fe­sio­na­les del MAN han con­ver­ti­do es­te mu­seo en un si­tio má­gi­co. XL. Di­ce en su li­bro que sin sol los es­pa­ño­les se­ría­mos más tris­tes, más co­lé­ri­cos e in­clu­so un po­co más ton­tos. I.G. Es una ci­ta de Valle-in­clán, del ge­nial Max Es­tre­lla. Sin sol, Es­pa­ña se­ría un pa­tio nu­bla­do que no con­ci­bo. No po­dría vi­vir en un país lleno de ne­bli­na. XL. Seis dé­ca­das co­mo his­pa­nis­ta

apa­sio­na­do y ase­gu­ra que «Es­pa­ña siem­pre ha si­do un pro­ble­ma pa­ra los es­pa­ño­les». I.G. Es así y no so­lo yo lo di­go. Ri­chard Ford en su Hand­book de 1845 ya ha­bla de la Es­pa­ña que no amal­ga­ma. Con una bue­na or­ga­ni­za­ción, Es­pa­ña se­ría un pa­raí­so por­que tie­ne to­dos los com­po­nen­tes a su fa­vor pa­ra ser­lo. XL. Tam­bién ci­ta a Ford cuan­do di­ce que so­lo so­mos ac­ti­vos pa­ra des­truir lo que te­ne­mos. ¿Se­gui­mos igual? I.G. Hay al­go de eso: es di­fí­cil que los es­pa­ño­les se unan por el in­te­rés na­cio­nal. Si­gue ha­bien­do un pro­ble­ma de iden­ti­dad y es­tá to­do por ha­cer. Ford de­cía que Ca­ta­lu­ña era la es­pi­na per­pe­tua en el cos­ta­do de Es­pa­ña, y lo es aún. Me da mu­cha pe­na. En Eu­ro­pa no ha­cen fal­ta más se­pa­ra­cio­nes, ha­ga­mos la Fe­de­ra­ción Ibé­ri­ca, con Por­tu­gal. XL. ¿Cree que es con­ta­gio­so el bre­xit? I.G. Es­pe­ro que no. En Es­pa­ña co­mo en Ir­lan­da no se ha­bla de bre­xit. Los bri­tá­ni­cos han co­me­ti­do un error his­tó­ri­co te­rri­ble y atroz. Yo no soy bri­tá­ni­co, pe­ro me due­le pro­fun­da­men­te. XL. ¿Tie­ne al­gu­na es­pi­na en su cos­ta­do? I.G. ¡Co­mo to­do el mun­do! La mía es ha­ber na­ci­do en una fa­mi­lia pro­tes­tan­te muy de­vo­ta. To­da­vía, a mis ca­si 80 años, si­go lu­chan­do con­tra esa he­ren­cia. XL. Por cier­to, ¿de dón­de se ha sa­ca­do que Es­pa­ña sig­ni­fi­ca 'tie­rra ri­ca en co­ne­jos'? I.G. [Ríe]. Eso quie­re de­cir 'His­pa­nia' en car­ta­gi­nés. Son cu­rio­si­da­des co­mo que la dio­sa As­tar­té es la an­te­ce­so­ra de la Blan­ca Pa­lo­ma, la Vir­gen del Ro­cío. Soy un ro­mán­ti­co, ¡qué le voy a ha­cer!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.