Ves­ti­dos pa­ra ma­tar

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

hoy va­mos de frí­vo­los. De mo­da. O qui­zá, des­pués de to­do, en el fon­do no sea la co­sa tan frí­vo­la co­mo pa­re­ce. Lo cier­to es que no es­toy na­da pues­to en tendencias in­du­men­ta­rias, así que lo de hoy cár­guen­me­lo a tí­tu­lo de sim­ple ob­ser­va­dor. Co­sas de un fu­lano de se­sen­ta y cin­co ta­cos de al­ma­na­que, que mi­ra y que tie­ne en la me­mo­ria al­gu­nos li­bros y re­cuer­dos de vi­da que con­for­ma­ron su for­ma de mi­rar. Así que en es­tos tiem­pos de pie­les tan fi­nas y su­per­fi­cia­les, don­de bas­ta opi­nar de cual­quier co­sa pa­ra que –a ve­ces con una osa­día fru­to de la ig­no­ran­cia– se desate una cas­ca­da de res­pues­tas ad­ver­sas e in­dig­na­das en re­des so­cia­les y de­más, con­si­de­ren la pá­gi­na de hoy co­mo sim­ple opi­nión, per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble, de al­guien a quien su bio­gra­fía dio mo­ti­vos pa­ra mi­rar co­mo mi­ra. No se ofen­dan, por tan­to, quie­nes se crean más o me­nos alu­di­dos. No de­be­rían. Y si se ofen­den, pues oi­gan. Que les va­yan dan­do. No sé si es mo­da re­cien­te o ca­sua­li­dad, pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos me cru­zo con mu­cha gen­te, so­bre to­do mu­je­res, ves­ti­da con pren­das con­fec­cio­na­das con ca­mu­fla­je mi­li­tar: pan­ta­lo­nes, cha­que­tas y co­sas así. Una in­du­men­ta­ria que en otros tiem­pos se de­no­mi­na­ba mi­me­ti­za­da; y que, co­mo sa­ben us­te­des, sir­ve prin­ci­pal­men­te pa­ra que cuan­do un sol­da­do es­tá me­ti­do en fae­na pue­da di­si­mu­lar­se me­jor en el te­rreno y al enemi­go le cues­te más echar­le el ojo. De to­da la vi­da, esas pren­das han si­do tam­bién uti­li­za­das en la vi­da no bé­li­ca, tan­to por ca­za­do­res y gen­te que se mue­ve en la na­tu­ra­le­za, pa­ra quie­nes lo de ca­mu­flar­se es im­por­tan­te, co­mo –aho­ra me­nos que an­tes, pe­ro to­da­vía se ve– por gen­te de ofi­cios ru­dos pa­ra la que van bien pren­das só­li­das de tra­ba­jo: al­ba­ñi­les y cu­rran­tes así. Yo mis­mo, nun­ca en la vi­da ci­vil sino cuan­do me ga­na­ba la vi­da co­mo re­por­te­ro di­cha­ra­che­ro de Ba­rrio Sé­sa­mo, me vi obli­ga­do –só­lo una vez en vein­tiún años, pe­ro ocu­rrió– a ves­tir ro­pa de esa cla­se en 1977, en cir­cuns­tan­cias que lo acon­se­ja­ban bas­tan­te. Quie­ro de­cir que lo del ca­mu­fla­je es­tá bien pa­ra lo que es­tá. Pa­ra ca­mu­flar­te cuan­do no quie­res que te vean, o cuan­do al­guien pue­de vo­lar­te los hue­vos, o su equi­va­len­te. Por lo de­más, y siem­pre en mi opi­nión, la ro­pa de ca­mu­fla­je tie­ne de sim­pá­ti­ca lo que el pre­si­den­te Ra­joy tie­ne de res­pe­to a la cul­tu­ra en Es­pa­ña. Ce­ro pa­ta­te­ro. Aun­que la co­sa pue­de ir más allá. Has­ta vol­ver­se desa­so­se­gan­te, fí­jen­se. In­clu­so si­nies­tra. To­do de­pen­de, cla­ro, de lo que uno aso­cie en su ca­be­za con esas man­chas ocres y ver­des. De ahí mi ex­tra­ñe­za, e in­clu­so ma­les­tar, cuan­do me cru­zo por la ca­lle con un chi­co que lle­va una cha­que­ta mi­me­ti­za­da, o –de és­tas he vis­to mu­chas úl­ti­ma­men­te– una mu­jer con pren­das de ca­mu­fla­je, que es lo que aho­ra pa­re­ce más en bo­ga; so­bre to­do una cla­se de pan­ta­lo­nes ce­ñi­dos, com­ple­men­ta­dos con ta­co­nes, o no. Lí­bre­me Dios, o quien sea, de cri­ti­car lo que es muy li­bre de ves­tir ca­da cual y ca­da cua­la. Pe­ro lo que no pue­do evi­tar al ver eso es un chi­rri­do in­te­rior, co­mo di­go. Un ma­les­tar per­so­nal. Un eco amar­go he­cho de me­mo­ria y de som­bras. Me pa­sa co­mo cuan­do, más de vein­te años des­pués, es­cu­cho por la ca­lle len­guas es­la­vas. Na­da ten­go con­tra los es­la­vos, cla­ro. Pe­ro no pue­do evi­tar que se me dis­pa­ren au­to­má­ti­ca­men­te los re­cuer­dos de tres años en los Bal­ca­nes: pai­sa­jes hos­ti­les, ca­sas ar­dien­do, pri­sio­ne­ros lle­va­dos a cu­la­ta­zos al ma­ta­de­ro, vo­ces con acen­to es­la­vo ame­na­zan­do, or­de­nan­do, gi­mien­do, su­pli­can­do. Du­do mu­cho que quie­nes vis­ten tran­qui­la­men­te esas ro­pas de ca­mu­fla­je pa­ra ir a to­mar una co­pa o pa­sear con la fa­mi­lia las lle­va­ran con la mis­ma na­tu­ra­li­dad si sus re­cuer­dos se mez­cla­ran con los míos, o con los de tan­tos otros que es­tu­vie­ron pi­san­do cris­ta­les ro­tos en lu­ga­res des­agra­da­bles. Du­do tam­bién que esos diseñadores de mo­da frí­vo­los has­ta la es­tu­pi­dez –re­cuer­do des­fi­les de mo­da con es­ti­lo mi­li­tar en Pa­rís, Nue­va York y Ma­drid en ple­na gue­rra de Bos­nia– se atre­vie­ran a ello de ha­ber tran­si­ta­do, aun­que só­lo fue­ra un ra­to, por lu­ga­res don­de cuan­to que­da­ba de una fa­mi­lia eran ál­bu­mes de

En los úl­ti­mos tiem­pos me cru­zo con mu­cha gen­te, so­bre to­do mu­je­res, ves­ti­da con pren­das con­fec­cio­na­das con ca­mu­fla­je mi­li­tar

fotos pi­so­tea­dos en el sue­lo y cuer­pos pu­drién­do­se en el pa­tio tra­se­ro en­tre zum­bi­dos de mos­cas. Don­de ase­si­nos ves­ti­dos de uni­for­mes con­fec­cio­na­dos con la mis­ma te­la ma­ta­ban, vio­la­ban, sa­quea­ban y vol­vían más ne­gro y más ho­rri­ble el la­do os­cu­ro de la vi­da. Ca­da uno es li­bre de ves­tir co­mo le sal­ga, na­tu­ral­men­te. Ya lo di­je unas lí­neas más arri­ba. So­bre to­do si no es cons­cien­te de lo que sig­ni­fi­can cier­tas pren­das. Pe­ro si lo sa­be –y por el mun­do cir­cu­la su­fi­cien­te in­for­ma­ción co­mo pa­ra sa­ber­lo–, no de­be­ría sor­pren­der­se de que lo mi­ren ra­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.