Are­nas mo­ve­di­zas

De Cha­cal a Txa­po­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

el nom­bre de ‘Carlos’ va uni­do al de ‘Cha­cal’. Te­rro­ris­ta de al­ta in­ten­si­dad. Ilich Ra­mí­rez Sánchez, ve­ne­zo­lano de ori­gen. Uno de los ase­si­nos más bus­ca­dos del si­glo pa­sa­do. Carlos era el nom­bre que le im­pu­so su ma­dre, de tra­di­ción fa­mi­liar ca­tó­li­ca. Hi­jo de una fa­mi­lia con po­si­bles, se edu­có en Lon­dres po­co an­tes de pa­sar a la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca, en la que ci­men­tó su mo­no­lí­ti­ca –y tan de la épo­ca– ideo­lo­gía co­mu­nis­ta. Al po­co se unió a la lla­ma­da ‘re­sis­ten­cia pa­les­ti­na’ y cometió to­do ti­po de aten­ta­dos en co­la­bo­ra­ción con los si­nies­tros mi­li­tan­tes de Sep­tiem­bre Ne­gro, de in­faus­to re­cuer­do. Pa­rís fue uno de sus es­ce­na­rios cri­mi­na­les fa­vo­ri­tos, sin que eso su­pu­sie­ra ha­cer­le as­cos a cual­quier otro lu­gar en el que pu­die­ra ase­si­nar en vir­tud de sus dos ca­rac­te­rís­ti­cas de­fi­ni­to­rias: el is­la­mis­mo y el co­mu­nis­mo. Su for­ma­ción co­mo cri­mi­nal trans­cu­rrió en di­ver­sos paí­ses cu­ya so­la men­ción au­gu­ran to­do ti­po de tem­blo­res: Ar­ge­lia, Ye­men, Si­ria, Ugan­da, Li­bia o Ru­ma­nía. Ma­tó a de­ce­nas de per­so­nas a pun­ta de pis­to­la, a rá­fa­ga de me­tra­lle­ta, a pleno bom­ba­zo o a se­cues­tro to­tal, co­mo el de los miem­bros de la OPEP en Vie­na en 1975. Se le atri­bu­yen un to­tal cer­cano a los 80 muer­tos, sa­bien­do que pue­den ser más, ya que es di­fí­cil ce­rrar al­gu­nos ca­sos que por aque­llos le­ja­nos años se­ten­ta no eran fá­ci­les de in­ves­ti­gar. Un ejem­plar, en cual­quier ca­so, un ase­sino en se­rie es­cu­rri­di­zo y há­bil co­mo po­cos. Una le­yen­da pa­ra la épo­ca. Carlos fue apre­sa­do por los fran­ce­ses en Su­dán. No es­tá cla­ro si lo lo­ca­li­zó la CIA o lo in­ter­cam­bia­ron por al­go en con­cre­to, pe­ro dur­mien­do en Jar­tum lo apre­sa­ron los su­da­ne­ses y se lo en­tre­ga­ron al agen­te Phi­lli­pe Ron­dot, que se lo lle­vó a Fran­cia. Y ya se sa­be. Allí le es­ta­ba es­pe­ran­do la jus­ti­cia fran­ce­sa, tan ca­bro­na, tan po­co de­mo­crá­ti­ca, tan po­co re­vo­lu­cio­na­ria, que lo con­de­nó a ca­de­na per­pe­tua. ¿A ca­de­na per­pe­tua? Sí, sí, a ca­de­na per­pe­tua. Qué hi­jos de su ma­dre. Cha­cal, o Carlos, lle­va pre­so en Fran­cia des­de 1994. Re­cien­te­men­te ha si­do juz­ga­do por un ca­so aún no ce­rra­do de te­rro­ris­mo de los me­dia­dos de los se­ten­ta. En Es­pa­ña no se po­dría si­quie­ra to­ser a na­die que hu­bie­ra ma­ta­do a un co­le­gio en­te­ro por esas fe­chas, pe­ro los fran­ce­ses, co­mo he­mos di­cho, son otra co­sa y con­de­na­ron a otra ca­de­na per­pe­tua a Ilich por ha­ber aca­ba­do con la vi­da de un par de po­li­cías fran­ce­ses en ese tiem­po. Una me­nu­den­cia, si se quie­re, ya que las dos an­te­rio­res con­de­nas que pe­san so­bre Carlos le im­pe­di­rán de por vi­da co­no­cer có­mo cam­bian las ca­lles de Pa­rís de es­ta­ción en es­ta­ción, pe­ro la vi­da es así: es­ta se­rá una con­de­na per­pe­tua más que aña­dir a las dos an­te­rio­res y ha­rá que co­noz­ca su oca­so al res­guar­do de unas cuan­tas re­jas. Es un de­ta­lle de le­sa hu­ma­ni­dad, lo sé, pe­ro las de­mo­cra­cias de lar­go re­co­rri­do tie­nen es­tas co­sas. Shir­ham Bi­sa­ra Shir­ham, aquel que ma­tó a Ro­bert Ken­nedy en 1968 –¿se acuer­dan?–, si­gue en­car­ce­la­do. Co­mo si­gue en­car­ce­la­do Char­les Man­son. O el ase­sino de Len­non. Ni que de­cir tie­ne que, en Es­pa­ña, Ilich lle­va­ría ya al­gu­nos años en la ca­lle. Nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co no con­tem­pla te­ner a ase­si­nos de es­ta ca­la­ña más de un par de de­ce­nas de años recluidos. Ase­si­nos de ETA con tan­tos muer­tos a sus es­pal­das co­mo los que pue­da con­tar el ve­ne­zo­lano co­mu­nis­ta es­tán pa­sean­do por sus pue­blos de ho­me­na­je en ho­me­na­je or­ga­ni­za­dos por in­di­vi­duos de su es­tir­pe. Pa­ki­to, je­fe de la ETA más san­gui­na­ria, que lle­va 15 años en cár­ce­les es­pa­ño­las, pron­to se­rá pues­to en li­ber­tad a pe­sar de ha­ber si­do in­duc­tor de cien­tos de ase­si­na­tos. Si se­me­jan­te hi­jo de pu­ta fue­ra fran­cés, con­su­mi­ría sus días en las cel­das de Pa­rís. Pe­ro al ser es­pa­ñol –a su pe­sar– po­drá pa­sear­se pron­to por las

Pe­ro ¡qué se le va a ha­cer!, he­mos de­ci­di­do ser mu­cho más mo­der­nos, de­mó­cra­tas y con­des­cen­dien­tes que es­tos fran­ce­ses

Qca­lles de su lo­ca­li­dad de txi­qui­to en txi­qui­to. Los muer­tos que él man­dó ma­tar se­gui­rán ba­jo tie­rra, pe­ro ¡qué se le va a ha­cer!, he­mos de­ci­di­do ser mu­cho más mo­der­nos, de­mó­cra­tas y con­des­cen­dien­tes que es­tos fran­ce­ses. Un es­plén­di­do y com­pren­si­vo juez de ape­lli­do Cas­tro ha con­ce­di­do per­mi­so a Txa­po­te –ase­sino de Mi­guel Án­gel Blan­co, Fer­nan­do Mú­gi­ca, Gre­go­rio Or­dó­ñez y mu­chos más– pa­ra que pa­se un fin de se­ma­na con su pa­pá. Qué bueno. Qué hu­mano. Qué po­co fran­cés. Qué con­tras­te. Qué pro­gre. Qué…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.