Pe­que­ñas in­fa­mias

Prohi­bi­do prohi­bir

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das

los más jó­ve­nes qui­zá ig­no­ren que hu­bo un tiem­po ya le­jano en el que en aque­lla ex­plo­sión de re­bel­día (un tan­to mi­ti­fi­ca­da y so­bre­va­lo­ra­da) que se co­no­ce co­mo Ma­yo del 68 se acu­ña­ron va­rios es­ló­ga­nes que hi­cie­ron for­tu­na. Unos eran poé­ti­cos, co­mo «La so­cie­dad es una flor car­ní­vo­ra»; otros, eco­lo­gis­tas avant la let­tre, co­mo «Ba­jo los ado­qui­nes de la ca­lle es­tá la pla­ya»; los ha­bía tam­bién fu­tu­ris­tas, co­mo «Vi­va la co­mu­ni­ca­ción, mue­ra la te­le­co­mu­ni­ca­ción». Y lue­go es­ta­ba mi fa­vo­ri­to en­tre to­dos, uno que de­be­ría­mos po­ner de mo­da otra vez: «Prohi­bi­do prohi­bir». En aquel en­ton­ces el ob­je­ti­vo era po­ner en sol­fa a la so­cie­dad au­to­ri­ta­ria, je­rár­qui­ca y pa­triar­cal que re­gía nues­tros des­ti­nos. Una –y pa­re­ce que fue ha­ce un si­glo– en la que los hi­jos tra­ta­ban de us­ted a los pa­dres, a los em­plea­do­res y por su­pues­to tam­bién a los maes­tros. Un tiem­po en el que lo que re­gía era la lla­ma­da 'mo­ral bur­gue­sa', que con­de­na­ba a las ti­nie­blas ex­te­rio­res a to­do aquel que se atre­vie­ra a desafiar sus re­glas. Prohi­bi­do prohi­bir sig­ni­fi­ca­ba por tan­to des­obe­de­cer aque­llas nor­mas in­tran­si­gen­tes, ca­du­cas, ar­bi­tra­rias im­pues­tas por las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les na­da me­nos que des­de la To­ma de la Bas­ti­lla, cuan­do el des­pa­rra­me del An­cien Ré­gi­me de­jó pa­so a la bur­gue­sía, una nue­va y pu­jan­te cla­se so­cial con evi­den­tes vir­tu­des y bri­llan­tes ideas en lo eco­nó­mi­co y en lo so­cial, pe­ro con una men­ta­li­dad pu­ri­ta­na y re­pre­si­va en las cos­tum­bres y en to­do lo que ata­ñía a la mo­ral. «Mo­ral pe­que­ño­bur­gue­sa», así la lla­ma­rían, in­vo­can­do a Marx, esos jó­ve­nes de me­dia­dos del si­glo XX que bus­ca­ban la pla­ya ba­jo los ado­qui­nes. Y tan efi­ca­ces fue­ron sus es­ló­ga­nes, tan alar­ga­da la som­bra de aquel mí­ti­co mes de ma­yo, que se pro­du­jo un re­flu­jo que aca­bó con di­cha mo­ral de un plu­ma­zo. Lo ma­lo de es­te ti­po de cam­bios en las cos­tum­bres es que con el agua sucia ca­si siem­pre aca­ba ti­rán­do­se tam­bién al be­bé. Es­tu­vo muy bien aca­bar con los os­cu­ros tiem­pos de pro­ge­ni­to­res cas­tran­tes y au­to­ri­ta­rios que ser­mo­nea­ban «Si te pe­go, es por tu bien» o «Cuan­do seas pa­dre, co­me­rás hue­vos». Tam­bién con aque­llos pro­fe­so­res per­ver­sos de «La le­tra con san­gre en­tra» y «Quien bien te quie­re te ha­rá llo­rar». Y no di­ga­mos aca­bar con las ac­ti­tu­des hu­mi­llan­tes que de­bían mos­trar los su­bor­di­na­dos con sus je­fes: «Aquí un ad­mi­ra­dor, un es­cla­vo, un ami­go, un sier­vo…». Pe­ro pa­sa­do el tiem­po uno se pre­gun­ta si no exis­ti­rá un pun­to me­dio y si era ne­ce­sa­rio lle­gar al ex­tre­mo opues­to del pén­du­lo, de mo­do que los hi­jos se pi­to­rrean de sus pa­dres, agre­den a los maes­tros y se to­man a cu­chu­fle­ta a to­do aquel que en­car­ne cual­quier ti­po de autoridad. Exis­te, ade­más, en es­te re­flu­jo de los tiem­pos otro cu­rio­so efec­to co­la­te­ral. Del «Prohi­bi­do prohi­bir» he­mos pa­sa­do a otras prohi­bi­cio­nes tan in­va­so­ras de la li­ber­tad pri­va­da de ca­da uno co­mo las ins­pi­ra­das en la mo­ral bur­gue­sa, pe­ro de un signo más acor­de con los tiem­pos. He aquí un ejem­plo re­cien­te que me ha de­ja­do oji­plá­ti­ca. «Hay que prohi­bir –pro­cla­mó el otro día Bea­triz Gi­meno, nú­me­ro cua­tro de la lis­ta de Po­de­mos por la Comunidad de Ma­drid– que los co­le­gios in­duz­can a creer que la he­te­ro­se­xua­li­dad es la nor­ma». Pa­ra ello la se­ño­ra Gi­meno afir­ma que, da­do el pro­fun­do sim­bo­lis­mo aso­cia­do al po­der mas­cu­lino que tie­ne la cul­tu­ra pa­triar­cal con res­pec­to a la pe­ne­tra­ción, se­ría más igua­li­ta­rio que a par­tir de aho­ra se fo­men­ta­ra la pe­ne­tra­ción anal de las mu­je­res a los hom­bres. Por mi par­te na­da que ob­je­tar a que la se­ño­ra Gi­meno ex­pre­se su pa­re­cer por es­tram­bó­ti­co que me pa­rez­ca, hay gen­te pa tó y una ya es­tá cu­ra­da de es­pan­to. Lo que me re­sul­ta más di­fí­cil de en­ten­der es que ella –y tan­tas otras per­so­nas co­mo ella– se pon­gan co­mo Tor­que­ma­das y acu­sen de in­ci­ta­ción

Lo ma­lo de es­te ti­po de cam­bios en las cos­tum­bres es que con el agua sucia ca­si siem­pre aca­ba ti­rán­do­se tam­bién al be­bé

Qal odio a quie­nes (con igual de­re­cho a ex­pre­sar su opi­nión) pre­co­ni­zan ac­ti­tu­des más con­ser­va­do­ras con res­pec­to a la se­xua­li­dad. O a la re­li­gión, o a las cos­tum­bres o a lo que les dé la ga­na. «En­tre el es­tre­ñi­mien­to de un pa­sa­do re­pre­si­vo y la dia­rrea de al­gu­nas ac­ti­tu­des ac­tua­les, sen­ti­do co­mún» no es uno de aque­llos be­llos es­ló­ga­nes de Ma­yo del 68 que hi­cie­ron his­to­ria. Pe­ro es una ver­dad de Pe­ro­gru­llo que no es­tá mal re­cor­dar de vez en cuan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.