Es­pe­cia­lis­ta en tro­pe­zar.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - E. M. D. PON­TE­VE­DRA

Soy una es­pe­cia­lis­ta en tro­pe­zar y res­ba­lar en la ca­lle, pe­ro has­ta aho­ra mi edad y la ver­güen­za ha­cen que me le­van­te an­tes de ha­ber to­ca­do el sue­lo. Al­gún día es­to de­ja­rá de ser así y por eso soy muy sen­si­ble a las caí­das de los de­más, so­bre to­do de la gen­te ma­yor. Y es­to me hace fe­li­ci­tar a to­do aquel que con tan­ta fa­ci­li­dad se aga­cha y se acer­ca a quien, al igual que no­so­tros hoy, an­du­vo er­gui­do, de­pri­sa, con esa al­ta­ne­ría que te da la ju­ven­tud, la in­de­pen­den­cia de tu pa­so y la con­fian­za en tus fuer­zas. To­do nos pa­re­ce fá­cil y po­si­ble. Pe­ro lle­ga un mo­men­to en que los años nos po­nen freno y a ve­ces cae­mos... nos vol­ve­mos a le­van­tar y a caer; por es­to me es tan fá­cil ayu­dar a quien se ha caí­do y acom­pa­ñar­lo, pre­gun­tar­le: «¿Se en­cuen­tra bien?», y an­te su mi­ra­da –le­ja­na a ve­ces y aver­gon­za­da ca­si siem­pre– de­cir­le que no pa­sa na­da, que estamos para lla­mar a un fa­mi­liar, a un mé­di­co, que so­mos mu­chos y le vamos a ayu­dar. Y ese es el mi­la­gro: so­mos mu­chos y con el co­ra­zón en la mano, en un pa­ñue­lo, en el mó­vil; to­do son bon­da­des y so­lu­cio­nes. Hoy, que aún pue­do le­van­tar­me so­la, quie­ro agra­de­cer a to­dos los que se aga­chen a mi la­do cuan­do ya no pue­da ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.