In­to­le­ran­cia y otras idio­te­ces

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

hace tiem­po que los li­bros de tex­to es­co­la­res en Es­pa­ña se han con­ver­ti­do en in­tere­san­te te­rri­to­rio donde es­pi­gar lo que nos es­pe­ra. O lo que vamos te­nien­do ya. Un observador su­per­fi­cial de­du­ci­ría que to­do res­pon­de al plan ma­quia­vé­li­co de un pro­fe­sor Mo­riarty que se pro­pon­ga con­ver­tir­nos, de aquí a una ge­ne­ra­ción, en un país de im­bé­ci­les anal­fa­be­tos; aun­que, eso sí, ri­gu­ro­sa y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos. Pe­ro no creo que ha­ya plan. Oja­lá tu­vié­ra­mos uno. Se tra­ta, en reali­dad, de sim­ple con­ta­gio co­lec­ti­vo e inexo­ra­ble, pro­pio de un país co­mo el nues­tro, donde cuan­do se ce­le­bre el Día del Or­gu­llo Gi­li­po­llas no vamos a ca­ber to­dos en la ca­lle. El úl­ti­mo ha­llaz­go aca­bo de ha­cer­lo en un tex­to es­co­lar de 5º de Pri­ma­ria. Tras la tri­ple pre­gun­ta ¿Cuál era la re­li­gión en los rei­nos de los re­yes ca­tó­li­cos? ¿Qué les su­ce­dió a los ju­díos y mu­sul­ma­nes en es­ta épo­ca? ¿Qué era el Tri­bu­nal de la In­qui­si­ción?, cues­tión ab­so­lu­ta­men­te ló­gi­ca y que con bue­nos pro­fe­so­res se pres­ta a úti­les de­ba­tes so­bre mo­men­tos de­ci­si­vos –para bien y para mal– en la his­to­ria de Es­pa­ña, fi­gu­ra, bajo el epí­gra­fe Edu­ca­ción Cí­vi­ca, otra do­ble pre­gun­ta de car­ga en­ve­ne­na­da: ¿Crees que los Re­yes Ca­tó­li­cos eran to­le­ran­tes? ¿Qué opi­nas so­bre que se obli­gue a las per­so­nas a prac­ti­car una re­li­gión?. La respuesta a esa sim­ple­za no pue­de ser más que una: los Re­yes Ca­tó­li­cos no eran to­le­ran­tes ni por el fo­rro, y es ma­lo que se obli­gue a na­die a prac­ti­car una re­li­gión, co­mo hi­cie­ron ellos y sus su­ce­so­res. Fal­ta­ría más. La mis­ma for­ma de plan­tear la pre­gun­ta con­du­ce, inevi­ta­ble­men­te, a esa respuesta sim­ple, que en reali­dad no lo es tan­to. De ahí lo pe­li­gro­so del asun­to. Su car­ga en­ve­ne­na­da. Vis­tos des­de aquí, por su­pues­to, los Re­yes Ca­tó­li­cos no eran to­le­ran­tes en ab­so­lu­to. Lo que eran es una mu­jer, Isa­bel de Cas­ti­lla, y un hom­bre, Fer­nan­do de Ara­gón –reino que in­cluía el con­da­do de Ca­ta­lu­ña, entre otras co­sas–, cu­yo ma­tri­mo­nio unió a dos ex­tra­or­di­na­rios per­so­na­jes de Es­ta­do que, con de­ci­sión po­lí­ti­ca y vi­sión de fu­tu­ro, con­si­guie­ron la uni­dad de Es­pa­ña al con­quis­tar el reino mu­sul­mán de Gra­na­da. Los dos eran in­te­li­gen­tes y po­de­ro­sos –los más po­de­ro­sos de su tiem­po en Eu­ro­pa–, pe­ro des­de lue­go no eran to­le­ran­tes. No po­dían ser­lo, co­mo no lo fue nin­guno de sus coe­tá­neos, ni el papa de Ro­ma, ni los re­yes de Fran­cia o In­gla­te­rra, ni el sul­tán de Tur­quía, ni na­die con man­do en pla­za. La to­le­ran­cia, co­mo la en­ten­de­mos hoy, es­ta­ba re­ñi­da con el po­der, con las na­cio­na­li­da­des que se em­pe­za­ban a afir­mar –la es­pa­ño­la fue de las pri­me­ras– y con la guerra y la vio­len­cia, ins­tru­men­to ha­bi­tual de re­la­ción entre co­mu­ni­da­des, te­rri­to­rios, pue­blos, es­ta­dos y re­li­gio­nes. Con to­le­ran­cia no se ha­bría cons­trui­do Es­pa­ña, co­mo tam­po­co nin­guno de los paí­ses hoy co­no­ci­dos. Y en el si­glo XV, la re­li­gión era fun­da­men­tal a la ho­ra de es­ta­ble­cer to­do eso. Sin uni­dad re­li­gio­sa era im­po­si­ble es­ta­ble­cer uni­da­des po­lí­ti­cas; y esa cru­da reali­dad aún da­ría pie a mu­chas gue­rras y atro­ci­da­des en los si­glos si­guien­tes: gue­rras de re­li­gión que en­san­gren­ta­rían Eu­ro­pa y mu­chos otros lu­ga­res. Des­de lue­go que la respuesta es no. Des­de una mi­ra­da ac­tual, to­le­ran­tes no fue­ron los Re­yes Ca­tó­li­cos, ni an­tes de ellos los cru­za­dos, ni Sa­la­dino, ni los rei­nos his­pa­nos, ni Al­man­zor, ni lo se­rían des­pués Car­los V, Fe­li­pe II, Lu­te­ro, Cal­vino, Na­po­león, Ro­bes­pie­rre, Le­nin, ni na­die que ha­ya pre­ten­di­do con­so­li­dar su po­der y ven­cer a sus enemi­gos. Ni en Ata­puer­ca lo eran. La His­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, entre otras co­sas, es­tá he­cha de in­to­le­ran­cias. Y atri­buir ese ras­go a unos re­yes de­ci­si­vos para Es­pa­ña sin si­tuar el asun­to en el con­tex­to real de su tiem­po, su­po­ne una irres­pon­sa­bi­li­dad. Sig­ni­fi­ca echar, so­bre nues­tras siem­pre mal­tre­chas es­pal­das his­tó­ri­cas, fal­sas res­pon­sa­bi­li­da­des y com­ple­jos per­ni­cio­sos y es­tú­pi­dos. Nues­tro pa­sa­do fue tan cru­do, tris­te, fas­ci­nan­te y ad­mi­ra­ble co­mo el de cual­quier otro país. Trans­cu­rrió en un mun­do en el que to­dos ju­ga­ban con las mis­mas re­glas, o au­sen­cia de ellas. Juz­gar a sus ac­to­res con ojos del pre­sen­te es una in­jus­ti­cia y un error, so­bre to­do en es­ta Es­pa­ña que vi­ve mu­cho de lo oí­do y

Se­gui­mos echan­do so­bre nues­tras mal­tre­chas es­pal­das his­tó­ri­cas fal­sas res­pon­sa­bi­li­da­des y com­ple­jos per­ni­cio­sos y es­tú­pi­dos

po­co de lo leí­do. Apli­car la mi­ra­da éti­ca de hoy a los he­chos de en­ton­ces no sir­ve sino para que los jó­ve­nes re­nie­guen de una his­to­ria que no es me­jor ni peor que en otros paí­ses o na­cio­nes. Así que no mez­cle­mos chu­rras con me­ri­nas. Pre­gun­te­mos a un jo­ven es­tu­dian­te si un neo­na­zi, un mal­tra­ta­dor de mu­je­res o un yiha­dis­ta son to­le­ran­tes, y si­tue­mos a los Re­yes Ca­tó­li­cos en el con­tex­to que les co­rres­pon­de. El de­ber de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo es con­se­guir que la his­to­ria, el pa­sa­do, la me­mo­ria, se es­tu­dien para com­pren­der­los. No para con­de­nar­los des­de la sim­ple­za y la ig­no­ran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.