Ani­ma­les de com­pa­ñía

Ti­mos para fi­lán­tro­pos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

han cau­sa­do gran cons­ter­na­ción y es­cán­da­lo los ti­mos ur­di­dos por truha­nes co­mo los padres de la niña Na­dia Ne­rea, o más re­cien­te­men­te ese Pa­co Sanz que afir­ma­ba estar in­fes­ta­do de unos ra­ros tu­mo­res inexis­ten­tes. En reali­dad, ta­les ti­mos no ha­cen sino re­pe­tir los que per­pe­tra­ban nues­tros pí­ca­ros, que co­mo nos cuen­ta Ma­teo Ale­mán en el Guz­mán de Al­fa­ra­che an­da­ban des­co­lo­ri­dos «para mo­ver a la pie­dad que no se les de­be, fin­gien­do otras ma­ne­ras e in­ven­cio­nes para es­te efec­to y ha­cién­do­se mu­dos y cie­gos no lo sien­do, y tor­cien­do a sus hi­jos pies o ma­nos, y ce­gán­do­les, que son co­sas dig­nas de llo­rar». Al emu­lar las ha­za­ñas de nues­tros pí­ca­ros del Si­glo de Oro, es­tos truha­nes nos prue­ban que son es­pa­ño­lí­si­mos, ca­si tan­to co­mo no­so­tros hi­pó­cri­tas. De es­tos truha­nes se dice siem­pre que se apro­ve­chan de la bue­na vo­lun­tad de la gen­te; pe­ro yo más bien creo que se apro­ve­chan de nues­tra ma­la con­cien­cia, que es el ras­go dis­tin­ti­vo del fi­lán­tro­po. La fi­lan­tro­pía es la pa­ro­dia abe­rran­te de la ca­ri­dad: mien­tras la ca­ri­dad ne­ce­si­ta ‘en­car­nar­se’ en un cuer­po cier­to, la fi­lan­tro­pía ne­ce­si­ta ‘des­en­car­nar­se’ en abs­trac­cio­nes fa­tuas y pom­po­sas; mien­tras la ca­ri­dad se aga­cha y se en­su­cia, la fi­lan­tro­pía es pro­fi­lác­ti­ca y tie­ne siem­pre a mano un man­do a dis­tan­cia; mien­tras la ca­ri­dad es cru­da­men­te car­nal, la fi­lan­tro­pía pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de ser muy co­ci­na­da­men­te idea­lis­ta. La fi­lan­tro­pía ama a la Hu­ma­ni­dad en ge­ne­ral, que no tie­ne ros­tro, y se es­ca­quea del hom­bre en con­cre­to, que nos com­pro­me­te de­ma­sia­do. Co­mo de­cía aquel fi­lán­tro­po que se pa­sea por las pá­gi­nas de Los her­ma­nos Ka­ra­ma­zov: «Más de una vez he so­ña­do ser­vir a la Hu­ma­ni­dad con pa­sión y qui­zás hu­bie­ra subido al cal­va­rio por mis se­me­jan­tes, si hu­bie­ra he­cho fal­ta; pe­ro no pue­do vi­vir con una per­so­na dos días se­gui­dos en la mis­ma ha­bi­ta­ción, lo sé por ex­pe­rien­cia. En cuan­to sien­to a al­guien cer­ca de mí, su per­so­na­li­dad opri­me mi amor pro­pio y es­tor­ba mi li­ber­tad. En vein­ti­cua­tro ho­ras pue­do co­ger­le ma­nía a la me­jor per­so­na: al uno por­que se que­da de­ma­sia­do tiem­po a la me­sa, al otro por­que es­tá res­fria­do y no hace más que es­tor­nu­dar». Es­ta fi­lan­tro­pía sin so­bre­me­sa ni es­tor­nu­dos, bu­ro­crá­ti­ca y asép­ti­ca, es la que ex­ci­tan los te­le­ma­ra­to­nes so­li­da­rios, los apa­dri­na­mien­tos de ni­ños ma­la­yos, las co­lec­tas a fa­vor de los dam­ni­fi­ca­dos por un te­rre­mo­to en Se­bas­to­pol o una epi­de­mia en Per­nam­bu­co. Y así, co­la­bo­ran­do con es­tas cau­sas re­mo­tas y as­pa­ven­te­ras, los hom­bres sin ca­ri­dad po­de­mos aca­llar nues­tra ma­la con­cien­cia, dis­fru­tan­do por un mó­di­co pre­cio (¡y sin mo­ver­nos del so­fá!) de un su­ce­dá­neo la mar de apa­ña­do. Es­tos truha­nes nos tie­nen bien ca­la­dos. Han des­cu­bier­to que bas­ta cual­quier es­tí­mu­lo sen­si­ble­ro (acom­pa­ña­do, por su­pues­to, de un nú­me­ro de cuen­ta) para que nos des­vi­va­mos por ayu­dar a los dam­ni­fi­ca­dos por un ci­clón o una pla­ga de lan­gos­ta, allá en los arra­ba­les del atlas, aun­que a la vez sea­mos in­ca­pa­ces de com­pa­de­cer­nos an­te el su­fri­mien­to de nues­tra pri­ma desahu­cia­da por el cán­cer, de nues­tro ve­cino de­pri­mi­do tras la viu­dez, del men­di­go que se arre­bu­ja en una man­ta a la vuel­ta de la es­qui­na. Y se han di­cho, con muy ati­na­da so­ca­rro­ne­ría: «Si es­tos ca­ra­du­ras que ig­no­ran las ca­la­mi­da­des de sus pró­ji­mos, por­que opri­men su amor pro­pio y es­tor­ban su li­ber­tad (a la pri­ma hay que cam­biar­le el ori­nal, el ve­cino llo­ri­quea sin des­can­so, el men­di­go de la es­qui­na hie­de a vó­mi­to y vino re­gur­gi­ta­do), en cam­bio pier­den el culo por so­co­rrer a los re­mo­tí­si­mos ni­ños del Con­go o a las an­cia­ni­tas de la Co­chin­chi­na, ¿por qué no se ha­brían de des­vi­vir tam­bién por mí, que co­mo los ni­ños del Con­go o las an­cia­ni­tas de la Co­chin­chi­na soy un me­ro ec­to­plas­ma te­le­vi­si­vo? Bas­ta­rá con que les fa­ci­li­te un nú­me­ro de cuen­ta y ha­ga unos cuan­tos pu­che­ri­tos an­te la cá­ma­ra; y, pues­to que no soy un cuer­po cier­to al que ten­gan que cuidar, me sol­ta­rán de in­me­dia­to la gui­ta. Y así se sen­ti­rán a gus­to, por­que ha­brán aca­lla­do sus re­mor­di­mien­tos». En efec­to, los ti­mos de truha­nes co­mo Pa­co Sanz o los padres de la niña Na­dia Ne­rea no son sino el im­pues­to (muy li­viano y lle­va­de­ro) que pa­ga­mos por man­te­ner tran­qui­la nues­tra muy fi­lan­tró­pi­ca con­cien­cia. Son el mí­ni­mo cas­ti­go que se me­re­ce una ge­ne­ra­ción co­rrup­ta co­mo la nues­tra, tan sen­si­ble an­te el su­fri­mien­to que nos lle­ga en­va­sa­do al va­cío, en­vuel­to en el en­va­se pro­fi­lác­ti­co de un te­le­dia­rio o

Los ti­mos de truha­nes co­mo Pa­co Sanz o los padres de Na­dia Ne­rea son el im­pues­to que pa­ga­mos por tran­qui­li­zar nues­tra con­cien­cia

Qun hash­tag, y tan re­frac­ta­ria al do­lor de los que es­tor­nu­dan y alar­gan la so­bre­me­sa, de los que hie­den, llo­ri­quean y ori­nan y ni si­quie­ra tie­nen el de­co­ro de es­pi­ri­tua­li­zar­se y con­ver­tir­se en ec­to­plas­mas, en ví­deos de You­tu­be, en eslóganes re­tui­tea­dos, para que po­da­mos con­ver­tir­los gus­to­sa­men­te en des­ti­na­ta­rios de nues­tra fi­lan­tro­pía des­en­car­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.