"Cam­bio pa­ña­les con una mano y con la otra doy el bi­be­rón y com­pon­go. ¡Soy vas­co!"

Alex Uba­go Na­cí en Vi­to­ria hace 36 años y me crie en San Se­bas­tián, donde vi­vo des­de los 4. Soy can­tan­te y com­po­si­tor, pa­dre de Pa­blo y Ma­nue­la y ma­ri­do de María. El 5 de ma­yo sa­le mi sex­to dis­co: 'Can­cio­nes im­pun­tua­les'.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & Él -

Xlse­ma­nal. Han pa­sa­do más de 4 años des­de su úl­ti­mo tra­ba­jo. Alex Uba­go. Sí, pe­ro no han sido años de pa­rón: en los dos pri­me­ros hi­ce la gi­ra del dis­co an­te­rior; lue­go, me di un tiem­po para dis­fru­tar de mis hi­jos; des­pués tra­ba­jé en es­te nue­vo ál­bum. XL. En cuan­to pue­de, apro­ve­cha para ha­blar de sus hi­jos. ¿Es un pa­dre en­tre­ga­do? A.U. Sí, ha­blo mu­cho de ellos por­que es­toy enamo­ra­do de los dos... y de mi mu­jer, cla­ro. Soy un pa­dre im­pli­ca­do. XL. Le he oí­do de­cir que cam­bia los pa­ña­les con una so­la mano, ¡me­nu­do fan­tas­ma! A.U. ¡Es que soy vas­co! Cam­bio pa­ña­les con una mano y con la otra doy el bi­be­rón y, a la vez, es­cri­bo una can­ción. XL. Oi­ga, lo que le da de sí a us­ted el ro­man­ti­cis­mo: otro dis­co de amor. A.U. ¡Ya te di­go! ¡Y que du­re! El amor siem­pre ha sido y si­gue sien­do el te­ma que más me ins­pi­ra para es­cri­bir. XL. ¿Sa­be que lo lla­man Ño­ños­tia­rra? A.U. Sí, a mí y a Mikel Erent­xun, La Ore­ja de Van Gogh, Dun­can Dhu… Es un ca­li­fi­ca­ti­vo del que me con­si­de­ran

bas­tan­te aban­de­ra­do, aun­que no creo ser es­pe­cial­men­te ño­ño. Pe­ro no cul­po a quien lo pien­se por­que, al com­pa­rar­nos con un an­da­luz o un ma­dri­le­ño, nos ven más so­sos; pe­ro, si se nos co­no­ce me­jor, so­mos los más ca­chon­dos de to­dos. XL. Dice que sus can­cio­nes siem­pre cuen­tan his­to­rias per­so­na­les o de ami­gos. Pues ¡qué mal an­da la 'pe­ña'! Pu­ro desamor. A.U. Es ver­dad. Con es­te dis­co me ha lla­ma­do mu­cha gen­te pen­san­do que me ha­bía di­vor­cia­do, pre­gun­tán­do­me si es­ta­ba bien. En es­te ca­so son his­to­rias an­ti­guas, hay un cier­to anacro­nis­mo. XL. ¿Y ha da­do o re­ci­bi­do más ca­la­ba­zas? A.U. Igual que­do un po­co fan­fa­rrón, pe­ro, tum­ban­do el mi­to de que soy el eterno des­pe­cha­do, he da­do más ca­la­ba­zas de las que me han da­do. Lo que pa­sa es que, cuan­do me las han da­do, las he ren­ta­bi­li­za­do muy bien. XL. Di­cen que el que no tie­ne pa­drino ni se bau­ti­za ni se ca­sa. Us­ted ni fue a Eu­ro­vi­sión ni fue 'triun­fi­to' ni coach de nin­gún pro­gra­ma… ¿Có­mo lo hi­zo? A.U. Ten­go que de­cir que mi ma­dri­na fue Amaia Mon­te­ro, pe­ro es ver­dad que coin­ci­dí con aque­lla pri­me­ra pro­mo­ción de OT, la de Bis­bal, Bus­ta­man­te, Ro­sa, Che­noa… y me me­tie­ron en el mis­mo saco. En en­tre­vis­tas en Amé­ri­ca, aún me pre­gun­tan por mi pa­so por OT. XL. So­bre si se sen­tía más vas­co que es­pa­ñol, an­tes de­cía: «Soy vas­co, es­pa­ñol, ciu­da­dano del mun­do y del universo». A.U. Hoy di­go que a la vez soy me­xi­cano, co­lom­biano, ar­gen­tino… Soy más de tum­bar fron­te­ras que de po­ner­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.