LOS NI­ÑOS BRUJOS DE ÁFRI­CA

Los tor­tu­ran, los echan de ca­sa e in­clu­so sus pro­pios padres los asesinan. Cada vez más ni­ños afri­ca­nos son acu­sa­dos de bru­je­ría, de pro­vo­car des­gra­cias por el so­lo he­cho de exis­tir. Uni­cef y Sa­ve the Chil­dren han da­do la voz de alar­ma.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo - POR FER­NAN­DO GOITIA / FOTOS: GWENN DUBOURTHOUMIEU

Pri­me­ro se rom­pió la ne­ve­ra; des­pués me en­fer­mé y el mé­di­co no su­po qué me pa­sa­ba. En­ton­ces se es­tro­peó la pi­ca­do­ra de car­ne, su­frí un ac­ci­den­te de co­che y me di cuen­ta de que en ca­sa des­apa­re­cía di­ne­ro. Fue ahí cuan­do su­pe lo que pa­sa­ba. Mis hi­jos son brujos». La con­clu­sión de Ka­lum­bu pue­de re­sul­tar pe­re­gri­na. Es­ta madre con­go­le­ña, sin em­bar­go, no pre­ci­só re­unir más prue­bas para con­ven­cer­se de que sus hi­jos, de 8 y 10 años, es­ta­ban po­seí­dos por es­pí­ri­tus ma­lig­nos. Se los lle­vó a un pas­tor pen­te­cos­tal de Kin­sa­sa y allí con­fir­mó sus te­mo­res. «Sí –le di­jo el re­li­gio­so–. Son en­fants sor­ciers». Es de­cir, ni­ños brujos. Y así, Ka­lum­bu los aban­do­nó, para siem­pre, en las ca­lles de una ur­be de ocho mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes por la que deam­bu­lan 50.000 ni­ños; una ter­ce­ra par­te de los cua­les, se­gún Mé­di­cos del Mun­do, fue­ron ex­pul­sa­dos de sus ca­sas por ser ni­ños brujos. Mi­les de me­no­res su­fren idén­ti­co des­tino en Ni­ge­ria, Gam­bia, To­go, Be­nín, Ca­me­rún, Su­dá­fri­ca, An­go­la, Gha­na, Ke­nia, Sie­rra Leo­na, Tan­za­nia... Paí­ses de fuer­te tra­di­ción ani­mis­ta –a to­dos los pro­ble­mas se les atri­bu­ye un ori­gen es­pi­ri­tual– donde el bru­jo, el po­seí­do, es el pa­ra­dig­ma de la mal­dad y cau­sa de todas las des­gra­cias. No hay fi­gu­ra más odia­da y te­mi­da. Tan­to que al acu­sa­do de bru­je­ría se le pue­de re­pu­diar, tor­tu­rar en tru­cu­len­tos y pro­lon­ga­dos exor­cis­mos –con re­clu­sión, pri­va­ción de ali­men­tos o con­su­mo de sus­tan­cias pe­li­gro­sas– e in­clu­so ase­si­nar; mu­chas ve­ces a ma­nos de sus pro­pios padres o fa­mi­lia­res, co­mo es­tá ocu­rrien­do de for­ma cre­cien­te con mi­les de ni­ños afri­ca­nos, se­gún or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Uni­cef, Ac­nur, Sa­ve the Chil­dren o Hu­man Rights Watch. Hoy en día, la mi­tad de los afri­ca­nos son ni­ños, el 20 por cien­to de los cua­les, ad­vier­te Chil­dren In­ter­na­tio­nal, pre­sen­ta pro­ble­mas de desa­rro­llo fí­si­co pro­duc­to de la des­nu­tri­ción o tras­tor­nos co­mo me­ga­lo­en­ce­fa­lia, vien­tres in­fla­ma­dos, tu­bercu­losis, au­tis­mo, sín­dro­me de Down, al­bi­nis­mo, epi­lep­sia..., 'mal­di­cio­nes' que em­pu­jan a mu­chas fa­mi­lias a des­ha­cer­se de ellos. Acu­sar­los de ser ni­ños brujos es la jus­ti­fi­ca­ción per­fec­ta.

NI­ÑOS, LOS NUE­VOS BRUJOS. El fe­nó­meno di­ri­gi­do contra la in­fan­cia es re­cien­te. Tra­di­cio­nal­men­te, es­te ti­po de impu­tacio­nes ser­vía co­mo ex­cu­sa para li­brar­se de an­cia­nos, viu­das y mi­nus­vá­li­dos –menos bocas que ali­men­tar–; de al­bi­nos, es­tig­ma­ti­za­dos en mu­chas co­mu­ni­da­des; de fa­mi­lia­res que so­bre­sa­len más de la cuen­ta –por pura en­vi­dia mal­sa­na–; o de pa­rien­tes cu­yos bie­nes y pro­pie­da­des son ob­je­to de co­di­cia. Di­cho de otro mo­do, una acu­sa­ción de bru­je­ría es un co­mo­dín que da car­ta ver­de para ha­cer­le al acu­sa­do to­do ti­po de pe­rre­rías y con­ver­tir­lo en un pa­ria sin que na­die –ni policía ni au­to­ri­da­des– plan­tee la más mí­ni­ma ob­je­ción. Así, an­te la cre­cien­te pre­ca­rie­dad, cada vez más fa­mi­lias que

ven en sus pe­que­ños una car­ga in­sos­te­ni­ble, o aque­llas obli­ga­das a aco­ger a hi­jos de pa­rien­tes fallecidos, apro­ve­chan es­ta vía para cul­par­los de to­dos sus ma­les y echar­los de ca­sa. Así le ocu­rrió a Ho­pe, un ni­ño ni­ge­riano que hoy tie­ne 4 años, con­ver­ti­do en icono de la lu­cha contra es­ta prác­ti­ca por obra y gra­cia de las re­des so­cia­les. Su fa­mi­lia no pudo pa­gar el exor­cis­mo y lo aban­do­nó cuan­do te­nía po­co más de 2 años. Du­ran­te 8 me­ses, el pe­que­ño so­bre­vi­vió en las ca­lles de Eket, una ciu­dad del ta­ma­ño de Bil­bao en el es­ta­do ni­ge­riano de Ak­wa Ibom, has­ta que una mu­jer da­ne­sa lla­ma­da An­ja Ring­gren apa­re­ció en su vi­da, el 30 de enero de 2016. Ring­gren, fun­da­do­ra de Afri­can Chil­dren's Aid Edu­ca­tion and De­ve­lop­ment Foun­da­tion, lo re­co­gió en la ca­lle, fa­mé­li­co y des­nu­do, y lo tras­la­dó a un hos­pi­tal. Tras ser so­me­ti­do a un tra­ta­mien­to para eli­mi­nar los pa­rá­si­tos de su sis­te­ma di­ges­ti­vo y re­ci­bir trans­fu­sio­nes dia­rias para re­cu­pe­rar un ni­vel ad­mi­si­ble de gló­bu­los ro­jos, la be­ne­fac­to­ra es­can­di­na­va di­fun­dió la his­to­ria de Ho­pe en In­ter­net y, en ape­nas 2 días, la cuen­ta de su fun­da­ción, en­tre­ga­da a sal­var a ni­ños brujos aban­do­na­dos, re­ci­bió un mi­llón de co­ro­nas da­ne­sas (unos 134.000 eu­ros). Dos me­ses des­pués, Ring­gren subió a Fa­ce­book prue­bas fo­to­grá­fi­cas de la me­jo­ría de Ho­pe. Y hace unas se­ma­nas, al año del res­ca­te, lo mos­tró en su pri­mer día de co­le­gio, jun­to con otros ni­ños del re­fu­gio que la en­ti­dad man­tie­ne en Eket des­de 2012.

CUAL­QUIER EX­CU­SA SIR­VE. Un año des­pués, na­die sa­be qué pudo ha­ber pro­vo­ca­do la acu­sa­ción de bru­je­ría contra Ho­pe, ya que él era muy pe­que­ño y no se co­no­ce a sus padres. El ni­ño su­fría de hi­pos­pa­dias, una ano­ma­lía con­gé­ni­ta en el pe­ne, de la que ya ha sido ope­ra­do, que bien pudo ha­ber ser­vi­do para de­mos­trar sus 'ma­lig­nos' po­de­res. El aba­ni­co de ex­cu­sas es am­plio: una muerte o una en­fer­me­dad en la fa­mi­lia son las más co­mu­nes, pe­ro tam­bién sir­ven la pér­di­da del em­pleo o de la co­se­cha, re­pe­ti­das aun­que pe­que­ñas des­gra­cias e in­clu­so una pe­sa­di­lla de mal agüe­ro so­ña­da por al­guien de la fa­mi­lia.

"SE ROM­PIÓ LA RA­DIO Y MI PA­DRE EM­PE­ZÓ A PEGARME. DI­JO QUE ERA UN NI­ÑO BRU­JO. AHO­RA VI­VO EN LA CA­LLE" –ARMAND, 8 AÑOS–

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.