El día que nos in­va­die­ron los in­gle­ses

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

que­ri­da Daisy, my dar­ling. Pro­me­tí con­tar­te, al tér­mino de la cam­pa­ña, có­mo ha­bían ido las co­sas. Y aquí me tie­nes. Cum­plien­do mi pa­la­bra. Al al­ba y con vien­to de Le­van­te, co­mo sa­bes, zar­pó la flo­ta bri­tá­ni­ca pa­ra de­fen­der Gi­bral­tar de esa España po­bla­da por su­cios me­ri­dio­na­les –fo­lla­bu­rros, se­gún nues­tro ta­bloi­de The Sun– que en las no­ve­las ma­rí­ti­mas de Dud­ley Po­pe siem­pre son co­bar­des y hue­len a ajo. Fue emo­ti­vo, si eras in­glés. Allí es­ta­bas tú, on­dean­do el Vic­to­ria’s Secret a mo­do de des­pe­di­da. Da­ba gus­to ver­nos: el por­taae­ro­na­ves Dum­bo ha­cia las nue­vas Mal­vi­nas ibé­ri­cas, y la flo­ta car­ga­da de blin­da­dos y de gur­kas, con to­da Gran Bretaña des­pi­dién­do­nos, tre­mo­lan­do ban­de­ras co­mo en los buenos tiem­pos. Y mien­tras, en el Pe­ñón, con el cas­co pues­to y los dien­tes apre­ta­dos, los lla­ni­tos mi­ra­ban des­de sus trin­che­ras ha­cia el mar, es­pe­ran­do ver apa­re­cer nues­tro so­co­rro. Re­suel­tos a ven­der ca­ra su in­de­pen­den­cia. Con dos co­jo­nes. Du­ran­te la na­ve­ga­ción veía­mos la te­le pa­ra ana­li­zar los pre­pa­ra­ti­vos del enemi­go. Res­pi­rar su am­bien­te bé­li­co. Y la ver­dad que fue sor­pren­den­te. Ese dipu­tado de Po­de­mos ar­gu­men­tan­do su re­cha­zo a to­mar las ar­mas por­que la gue­rra es un ac­to fas­cis­ta. Esa dipu­tada del Pe­soe afir­man­do que re­pe­ler una agre­sión bri­tá­ni­ca era vio­len­cia de gé­ne­ro, pues en­tre las tro­pas bri­tá­ni­cas ha­bía mu­je­res sol­da­do. Ese dipu­tado de Ciu­da­da­nos con­di­cio­nan­do su apo­yo a la de­fen­sa na­cio­nal a que di­mi­tie­ra la mi­nis­tra de De­fen­sa. Un zum­ba­do jo­ven y con bar­ba, de Ez­que­rra –sos­pe­cho que has­ta las tran­cas de sherry– pro­nun­cian­do un dis­cur­so con­fu­so en el que me pa­re­ció en­ten­der al­go así co­mo Gi­bral­tar me la so­pla y nos ve­re­mos en el in­fierno. Y el pre­si­den­te Ra­joy ase­gu­ran­do que España de­bía de­fen­der­se pe­ro lo mis­mo no de­bía, y mien­tras el Tri­bu­nal Supremo y el Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go de­ci­dían la co­sa, pues qui­zá, o tal vez, o ya ve­re­mos. Y en el ayun­ta­mien­to de Madrid, una pan­car­ta gran­de col­ga­da: Wel­co­me re­fu­gees and bri­tish troo­pers. Así to­do el ra­to, que­ri­da. Te lo ase­gu­ro. Ama­zing, o sea. Pin­to­res­co. De­bo con­fe­sar que mis ca­ma­ra­das de ar­mas y yo em­pe­za­mos a mos­quear­nos cuan­do, al lle­gar a las aguas te­rri­to­ria­les es­pa­ño­las, nos sa­lió su flo­ta al en­cuen­tro. En reali­dad lo que sa­lió fue una fra­ga­ta de se­gun­da mano –se­gún nues­tro ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, mon­ta­da con pie­zas to­ma­das de otros bar­cos en des­gua­ce– que se man­tu­vo a dis­tan­cia, sin dis­pa­rar un ca­ño­na­zo, ni na­da. Pu­di­mos in­ter­cep­tar sus co­mu­ni­ca­cio­nes con el man­do. «Per­mi­so pa­ra ata­car», de­cía su co­man­dan­te. «Ob­ser­ve e in­for­me», le res­pon­dían. «Son un hue­vo de in­gle­ses –in­sis­tía el ma­rino–. So­li­ci­to per­mi­so pa­ra ata­car». «Ob­ser­ve e in­for­me», le de­cían los otros. Y así to­do el ra­to. Al fin, col­ma­da su pa­cien­cia, el co­man­dan­te trans­mi­tió a Madrid: «Me voy a ca­gar en vues­tra pu­ta ma­dre». Y Madrid res­pon­dió: «Vuél­va­se al puer­to, Ma­no­lo. Y no jo­da». Y eso fue to­do. Y así lle­ga­mos a la zo­na de des­em­bar­co, que era una pla­ya cer­ca­na a Gi­bral­tar. Allá fui­mos, ar­ma en ris­tre, dis­pues­tos a dar la vi­da por Gran Bretaña, y en vez de en­con­trar­nos con el enemi­go nos en­con­tra­mos a dos guar­dias ci­vi­les mi­ran­do de le­jos, to­mán­do­se una cer­ve­za en un chi­rin­gui­to de la pla­ya, y a to­da la co­lo­nia in­gle­sa en España, o sea, unos se­te­cien­tos mil fre­sa­do­res de Man­ches­ter ju­bi­la­dos, amon­to­na­dos allí pa­ra re­ci­bir­nos, agi­tan­do ban­de­ras bri­tá­ni­cas y bo­rra­chos has­ta las pa­tas, ofre­cién­do­nos va­sos de san­gría y ta­qui­tos de ja­món y que­so. Y, en­ci­ma, re­sul­tó que to­das las com­pa­ñías low­cost bri­tá­ni­cas ha­bían des­via­do sus vue­los a la zo­na pa­ra ce­le­brar el even­to, y las pla­yas y los ho­te­les cer­ca­nos es­ta­ban pe­ta­dos de tu­ris­tas y hoo­li­gans vo­mi­tan­do cer­ve­za y bai­lan­do mú­si­ca dis­co­te­que­ra, ha­cien­do cal­vos y ti­rán­do­se por los bal­co­nes a las pis­ci­nas, des­nu­cán­do­se en su ma­yor par­te, los hi­jopu­tas. Así que, mi amor, la­men­to co­mu­ni­car­te que fui­mos a la gue­rra pe­ro

Al al­ba y con vien­to de Le­van­te, zar­pó la flo­ta bri­tá­ni­ca pa­ra de­fen­der Gi­bral­tar. Fue emo­ti­vo, si eras in­glés

Qno en­con­tra­mos con­tra quién. La Le­gión, que es lo me­jor que tie­nen, es­ta­ba en Má­la­ga a las ór­de­nes de un tal An­to­nio Ban­de­ras, sa­can­do a no sé qué Cris­to en pro­ce­sión. Y el res­to es­ta­ba apa­gan­do in­cen­dios fo­res­ta­les o en mi­sio­nes hu­ma­ni­ta­rias. Así que me acer­qué a los guar­dias ci­vi­les del chi­rin­gui­to, más que na­da por cu­brir el ex­pe­dien­te bé­li­co. Y cuan­do les di­je: «Ven­go a in­va­dir», el más vie­jo, un ca­bo, me mi­ró con gua­sa y re­pli­có: «Pues tú mis­mo, com­pa­dre», y me ofre­ció un bo­te­llín fres­qui­to. Y las co­sas co­mo son, my dar­ling. Era una cer­ve­za co­jo­nu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.