Ex­plo­ra­dor del po­der de la mú­si­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Zoom -

No hay du­da de que la mú­si­ca nos une. Al es­cu­char­la, in­ter­pre­tar­la, bai­lar­la, co­no­ce­mos me­jor a los de­más, nos en­la­za­mos, re­la­cio­na­mos, dis­fru­ta­mos en gru­po. Se­gún Ste­fan Koelsch, gra­cias a la mú­si­ca «nos gus­ta­mos más que an­tes». Es un mo­do más de co­mu­ni­car­nos y coope­rar que me­jo­ra el en­tra­ma­do so­cial y que ha lle­va­do a nues­tra es­pe­cie a evo­lu­cio­nar. No se­ría dis­pa­ra­ta­do plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de que la mú­si­ca sea una ca­pa­ci­dad in­na­ta en el ser hu­mano. Por eso, Koelsch y su equi­po han es­tu­dia­do el ins­tin­to mu­si­cal en be­bés de ape­nas unos días de vi­da y han ob­ser­va­do que a esa edad los ni­ños ya reac­cio­nan a la mú­si­ca. De he­cho, tie­ne ló­gi­ca que así sea. El len­gua­je hu­mano lle­va pa­re­jo una mu­si­ca­li­dad sin la cual nos re­sul­ta­ría muy di­fí­cil apren­der a ha­blar y don­de re­si­de, ade­más, un im­por­tan­te com­po­nen­te emo­cio­nal. La en­to­na­ción de una mis­ma fra­se no es igual si quien la pro­nun­cia es­tá eu­fó­ri­co, de­pri­mi­do o con un ata­que de ira. Asi­mis­mo re­co­no­ce­mos la emo­ción que ex­pre­sa la mú­si­ca, sea cual sea su ori­gen. Un doc­to­ran­do de Koelsch lo in­ves­ti­gó con per­so­nas de Ca­me­rún que nun­ca an­tes ha­bían es­cu­cha­do mú­si­ca oc­ci­den­tal. Esas per­so­nas ex­pre­sa­ron emo­cio­nes de ale­gría, tris­te­za o te­rror an­te dis­tin­tas pie­zas, las mis­mas emo­cio­nes que em­bar­gan a cual­quie­ra de otro lu­gar del mun­do que tam­bién las es­cu­cha. El po­der evo­ca­dor de la mú­si­ca es enor­me y, aho­ra, neu­ro­cien­tí­fi­cos co­mo Koelsch tie­nen he­rra­mien­tas pa­ra en­ten­der có­mo se tra­du­ce es­to en el ce­re­bro e in­clu­so pa­ra diseñar te­ra­pias con las que ayu­dar a per­so­nas con problemas emo­cio­na­les. Hoy te­ne­mos los me­dios pa­ra em­pe­zar a co­no­cer el im­pac­to de una me­lo­día en el nú­cleo emo­cio­nal del ce­re­bro y desatar una respuesta con la mis­ma fuer­za que dos pa­la­bras; co­mo las lá­gri­mas de un «te odio» o el subidón de un «te quie­ro».

Hoy po­de­mos co­no­cer el im­pac­to de una me­lo­día en el nú­cleo emo­cio­nal del ce­re­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.