Di­me a quién ad­mi­ras y te di­ré quién eres

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Carmen Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ha­ce unos años es­cri­bí un ar­tícu­lo al que ti­tu­lé La irre­sis­ti­ble as­cen­sión de la mu­jer flo­re­ro. En él me ma­ra­vi­lla­ba de que, des­pués de tan­to lu­char por la li­be­ra­ción de la mu­jer, por nues­tra in­cor­po­ra­ción al mun­do la­bo­ral y por­que se nos va­lo­ra­ra por al­go más que por nues­tra ca­ra bo­ni­ta, si­guie­ran vi­gen­tes –por no de­cir en au­ge– los mis­mos ba­re­mos de siem­pre a la ho­ra de juz­gar­nos. «Sé be­lla y pun­to en bo­ca» ('sois be­lle et tais-toi'), so­lían re­co­men­dar las ma­más de­ci­mo­nó­ni­cas fran­ce­sas a sus cria­tu­ras po­co an­tes de lan­zar­las al mun­do, sus pom­pas y sus obras. Pe­ro tam­bién, o me­jor di­cho so­bre to­do, las ma­dres que así adies­tra­ban a sus ni­ñas es­pe­ra­ban que, po­co a po­co, y va­lién­do­se co­mo ellas de las an­ces­tra­les ar­mas de mu­jer, tan úti­les, tan efi­ca­ces, sus hi­jas lle­ga­ran a ma­ne­jar a sus ma­ri­dos co­mo un buen maes­tro de tí­te­res. Es de­cir, ha­cién­do­les creer que eran ellos quie­nes de­ci­dían, cuan­do eran otras las ma­nos que ma­ne­ja­ban los hi­los. El sis­te­ma fun­cio­na­ba ad­mi­ra­ble­men­te, los hom­bres creían do­mi­nar el mun­do, pe­ro, co­mo se­ña­ló Wi­lliam Ross Wa­lla­ce en un poe­ma fa­mo­so aho­ra gra­cias a cier­to th­ri­ller ate­rra­dor, la mano que me­ce la cu­na es la que mue­ve el uni­ver­so. Lle­gó, sin em­bar­go, un mo­men­to en que las mu­je­res nos can­sa­mos de ser maes­tras de gui­ño­les y la mano que me­ce la cu­na y de­ci­di­mos que era ho­ra de to­mar un pa­pel más ac­ti­vo en la His­to­ria, de con­ver­tir­nos en ac­tri­ces prin­ci­pa­les. Así, a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, Vir­gi­nia Woolf nos en­se­ñó el ca­mino pa­ra con­quis­tar «una ha­bi­ta­ción pro­pia», Si­mo­ne Weil nos alum­bró con su ra­ra com­bi­na­ción de lu­ci­dez y ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual, mien­tras Si­mo­ne de Beau­voir nos des­cu­brió los pea­jes de ser El se­gun­do sexo. Pa­ra las que na­ci­mos a me­dia­dos del si­glo XX es­tos eran nuestros re­fe­ren­tes, nuestros ico­nos, co­mo aho­ra se di­ce, e in­ten­tá­ba­mos imi­tar­las, pa­re­cer­nos a ellas en to­do, in­clu­so en la es­té­ti­ca. Pa­sa­ron los años, lle­gó el tan es­pe­ra­do si­glo XXI, ¿y cuá­les son aho­ra nuestros re­fe­ren­tes, nuestros mo­de­los? To­dos los años me­dios pres­ti­gio­sos, co­mo las re­vis­tas Ti­me o For­bes, ela­bo­ran lis­tas de las mu­je­res más in­flu­yen­tes del pla­ne­ta. Pa­ti­di­fu­sa se que­da una al com­pro­bar que, co­deán­do­se con The­re­sa May o An­ge­la Mer­kel, apa­re­cen en ellas y en lu­gar re­le­van­te rei­nas de la va­cui­dad co­mo Kim Kardashian, em­pe­ra­tri­ces de mo­li­cie inane co­mo Pa­ris Hil­ton y se­ño­ras cu­ya úni­ca ges­ta ha si­do ca­sar­se con mul­ti­mi­llo­na­rios y/o he­re­dar. A los ico­nos pa­trios no ha­ce fal­ta que los men­cio­ne, por­que los co­no­ce­mos to­dos. Se­ño­ras mo­ní­si­mas (al­gu­nas bas­tan­te año­sas) sin más mé­ri­to co­no­ci­do que ven­der su vi­da y mi­se­rias a gol­pe de ex­clu­si­va; en­he­bra­do­ras de un ma­ri­do –o amor o amor­ce­te– tras otro cuan­to más ri­co e im­por­tan­te me­jor; y lue­go, vo­ci­fe­ran­tes prin­ce­sas del pue­blo con se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra apro­bar la ESO. ¿Qué pa­só, en qué nos equi­vo­ca­mos no­so­tras, las mu­je­res de la ge­ne­ra­ción que rom­pió con el mo­de­lo fe­me­nino tra­di­cio­nal, pa­ra que ha­ya­mos vuel­to a va­lo­res mu­je­ri­les tan re­tró­gra­dos? ¿Es po­si­ble que lo que más se ad­mi­re de no­so­tras sea ¡aún! nues­tro as­pec­to fí­si­co, el ar­te de ca­sar­se y des­ca­sar­se o lo afi­la­da que se ten­ga la len­gua co­mo en una ma­la co­me­dia de Ar­ni­ches? Se­ría muy fá­cil de­cir que vi­vi­mos en un mun­do en el que los ba­re­mos los mar­can aún los hom­bres, pe­ro no es cier­to. No son ellos quie­nes mi­ran y ad­mi­ran es­tos, lla­mé­mos­los así, re­fe­ren­tes so­cia­les. Mu­cho me te­mo que en las úl­ti­mas dé­ca­das he­mos per­di­do dos ba­ta­llas. En aras de la igual­dad con los hom­bres he­mos re­nun­cia­do a ser la dis­cre­ta, ar­te­ra y efi­caz mano que mue­ve los hi­los o me­ce la cu­na, pe­ro tam­bién he­mos pres­cin­di­do de mo­de­los fe­me­ni­nos a lo Woolf y Beau­voir. ¿Tan­ta lu­cha fe­mi­nis­ta pa­ra vol­ver a en­car­nar el pa­trón fe­me­nil más an­ti­guo sin nin­gu­na de sus con­tra­par­ti­das? Lo úni­co que me con­sue­la es que la

¿Tan­ta lu­cha fe­mi­nis­ta pa­ra vol­ver a en­car­nar el pa­trón fe­me­nil más an­ti­guo sin nin­gu­na de sus con­tra­par­ti­das?

ad­mi­ra­ción por lo epi­dér­mi­co, lo me­mo y lo ba­nal no es so­lo nues­tra. Ahí tie­nen a los hom­bres afa­na­dos en emu­lar al Da­vid de Miguel Án­gel o, más pa­té­ti­ca­men­te, a la hor­mi­ga ató­mi­ca, a ba­se de cre­mas, ma­sa­jes y ho­ras de gim­na­sio. Ca­da tiem­po tie­ne sus mo­de­los, sus ico­nos, los que me­jor en­car­nan los va­lo­res –o su fal­ta– de una épo­ca, por eso y la­men­ta­ble­men­te, tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra no­so­tras, di­me a quién ad­mi­ras y te di­ré quién eres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.