CÓ­MO ME HI­CE RI­CO RÁ­PI­DO

Es co­no­ci­do co­mo 'el maes­tro de las mar­cas'. Rohan Oza usa in­no­va­do­ras es­tra­te­gias co­mer­cia­les pa­ra ven­der be­bi­das de moda y se­du­ce tan­to a los fa­mo­sos que par­ti­ci­pan en las cam­pa­ñas co­mo a los con­su­mi­do­res. Jen­ni­fer Anis­ton, Rihan­na o Jus­tin Tim­ber­la­ke y

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano - POR RICHARD GODWIN / FO­TO­GRA­FÍA: CH­RIS­TOP­HER PATEY

Le ofre­ció ac­cio­nes del pro­duc­to a 50 Cent por­que no te­nía di­ne­ro pa­ra pa­tro­ci­nio. Aho­ra, to­das las es­tre­llas quie­ren ese ti­po de con­tra­to

YBIEN, ¿QUÉ TE­NE­MOS POR AQUÍ?", DI­CE ROHAN OZA MIEN­TRAS CRU­ZA SU ENOR­ME CA­SA EN BE­VERLY HILLS Y ABRE LA NEVERA. EN EL IN­TE­RIOR SE EN­CUEN­TRAN SUS GRAN­DES ÉXI­TOS, DIS­PUES­TOS EN HI­LE­RAS. HAY VITA CO­CO, EL AGUA DE CO­CO QUE HOY se ven­de por to­do el mun­do; Health-ade Kom­bu­cha, la mar­ca de té que arra­sa en Es­ta­dos Uni­dos; un pro­duc­to he­cho con san­días co­no­ci­do co­mo WTRMLN WTR; y has­ta una mar­ca de re­que­són que, se­gún me ase­gu­ra, to­dos los jó­ve­nes co­ol van a co­mer den­tro de po­cos años. «La que más me po­ne de to­das es Bai», di­ce al tiem­po que sa­ca unos bo­te­lli­nes de un re­fres­co de fru­tas ba­jo en ca­lo­rías. Ha­ce po­co que con­ven­ció a Jus­tin Tim­ber­la­ke pa­ra que lo pa­tro­ci­na­ra en un anun­cio en mi­tad de la Su­per­bowl que ha he­cho fu­ror en Youtu­be. Rohan Oza tie­ne 42 años, es de ori­gen in­dio y na­ci­do en Zam­bia. Edu­ca­do en Gran Bretaña, lo lla­man 'el maes­tro de las mar­cas'. Su 'ro­llo' con­sis­te en em­pa­re­jar nue­vas mar­cas de be­bi­das con pa­tro­ci­na­do­res fa­mo­sos que apor­tan a los pro­duc­tos «fres­cu­ra pop». Oza es la ra­zón por la que Jen­ni­fer Anis­ton ra­ras ve­ces apa­re­ce fo­to­gra­fia­da sin una bo­te­lla de Smart­wa­ter, por la que Rihan­na te ex­hor­ta a «hi­dra­tar­te na­tu­ral­men­te» en una de ca­da dos pa­ra­das del au­to­bús, por la que Be­yon­cé aca­ba de in­ver­tir en cam­pos de san­días. E hi­zo que Cur­tis Jack­son (más co­no­ci­do co­mo 50 Cent) se em­bol­sa­ra la su­ma apro­xi­ma­da de 100 mi­llo­nes de dó­la­res des­pués de la ven­ta de Vi­ta­min Wa­ter a Co­ca­co­la en 2007 por 4,2 bi­llo­nes de dó­la­res. En su mo­men­to, el ra­pe­ro ha­bía ac­ce­di­do a pro­mo­cio­nar la mar­ca emer­gen­te a cam­bio de ac­cio­nes de la com­pa­ñía, y el re­sul­ta­do es que hoy to­do el mun­do quie­re el te­lé­fono de Oza. «La gen­te se en­te­ró de que Fifty se ha­bía sa­ca­do un mon­tón de di­ne­ro, y la con­se­cuen­cia fue que los fa­mo­sos em­pe­za­ron a fir­mar unos con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios com­ple­ta­men­te nue­vos». A pe­sar de to­das las mues­tras del éxi­to a la ame­ri­ca­na, Oza si­gue sien­do in­con­fun­di­ble­men­te bri­tá­ni­co. «Me con­si­de­ro un hom­bre de ne­go­cios bri­tá­ni­co». Oza no tie­ne pro­ble­ma en re­co­no­cer que, a pe­sar de su pa­so por Ha­rrow –un in­ter­na­do tan cos­to­so co­mo eli­tis­ta–, no lle­gó a su­pe­rar los exá­me­nes pa­ra in­gre­sar en Cam­brid­ge. Y que per­dió su pri­mer em­pleo, en la fá­bri­ca de cho­co­la­ti­nas Mars, por no es­for­zar­se lo su­fi­cien­te en el tra­ba­jo.

UN ES­TI­LO PRO­PIO. Los no­ve­do­sos con­cep­tos de mar­ke­ting que sue­len ser­le atri­bui­dos de for­ma au­to­má­ti­ca fue­ron, has­ta cier­to pun­to, el pro­duc­to de la ca­sua­li­dad. Lle­gó a un acuer­do con 50 Cent por­que no le que­da­ba otra, por­que no dis­po­nía del te­lé­fono de Jay-z. Y se le ocu­rrió la idea de ofre­cer­le ac­cio­nes de pro­duc­to por­que no te­nía di­ne­ro pa­ra pa­gar un pa­tro­ci­nio. «Du­ran­te un tiem­po tra­ba­jé co­mo be­ca­rio en una con­sul­to­ría, don­de uno de los so­cios efec­tuó la me­jor des­crip­ción de mis ap­ti­tu­des pro­fe­sio­na­les –re­cuer­da–. Me di­jo: 'Ro, se­rías un so­cio fe­no­me­nal. Pe­ro no ter­mino de es­tar se­gu­ro de que va­yas a ha­cer el tra­ba­jo ne­ce­sa­rio pa­ra con­se­guir­lo'. Y te­nía ra­zón, por­que soy in­ca­paz de des­lo­mar­me en la fae­na. Pe­ro sí que me las arre­glo pa­ra ha­cer las lla­ma­das ne­ce­sa­rias si ten­go una bue­na idea». Es lo que ha­ce hoy en día en su ca­li­dad de so­cio en CAVU Ven­tu­re Part­ners, com­pa­ñía que re­cu­rre a la pro­mo­ción

Oza cree que el acuer­do con 50 Cent fun­cio­nó por­que era muy no­ve­do­so que un ar­tis­ta de hip-hop pa­tro­ci­na­se agua, Vi­ta­min Wa­ter. En el ca­so de Smart­wa­ter, lo que ne­ce­si­ta­ba era otra co­sa, la ima­gen de pu­re­za. Jen­ni­fer re­sul­ta­ba per­fec­ta. Nun­ca ha­bía pa­tro­ci­na­do un pro­duc­to co­mer­cial has­ta en­ton­ces. pro­pia de Si­li­con Va­lley pa­ra pu­bli­ci­tar nue­vas mar­cas de be­bi­das no al­cohó­li­cas. La vi­da de Oza pa­sa por cua­tro con­ti­nen­tes. Su bi­sa­bue­lo emi­gró en bar­co de Gu­ja­rat, en la In­dia oc­ci­den­tal, a Áfri­ca a fi­na­les del si­glo XIX. Aca­bó por ins­ta­lar­se en Rho­de­sia del Nor­te (la ac­tual Zam­bia). Su pa­dre creó allí la prin­ci­pal em­pre­sa agrí­co­la del país y Oza dis­fru­tó de una ni­ñez có­mo­da y cos­mo­po­li­ta ba­jo el sol afri­cano. «He apren­di­do unas cuan­tas co­sas de mis pa­dres –afir­ma–. Una de ellas es el va­lor del tra­ba­jo du­ro. Otra es que tie­nes que ser in­ge­nio­so e in­ven­ti­vo: mi pa­dre se veía cons­tan­te­men­te obli­ga­do a trans­for­mar su ne­go­cio, por­que la eco­no­mía de Zam­bia siem­pre es­ta­ba cam­bian­do. En Áfri­ca hay mu­chas per­so­nas que ga­nan un mon­tón de di­ne­ro, pe­ro no pa­gan im­pues­tos, y ape­nas dan tra­ba­jo a un par de per­so­nas. Me sien­to or­gu­llo­so de que to­dos los ne­go­cios en los que he in­ver­ti­do han ge­ne­ra­do em­pleos». Asi­mis­mo con­si­de­ra que «to­do el mun­do tie­ne que par­ti­ci­par de los be­ne­fi­cios» cuan­do más ade­lan­te ven­de sus com­pa­ñías. «Pa­ra el fun­da­dor de la em­pre­sa, da igual ga­nar 40 que 50 mi­llo­nes con la ope­ra­ción. Da exac­ta­men­te igual. Pe­ro si ha­ces que 10 mi­llo­nes en ac­cio­nes va­yan a pa­rar a las per­so­nas que de he­cho han cons­trui­do la em­pre­sa, vas a me­jo­rar sus vi­das de for­ma sus­tan­cial». En un lu­gar co­mo es­te, el su­yo es un len­gua­je po­co me­nos que co­mu­nis­ta. Oza de­ci­dió es­tu­diar In­ge­nie­ría, y su ma­dre al­ber­ga­ba la es­pe­ran­za de que des­pués de Ha­rrow fue­ra a Cam­brid­ge. «Pe­ro ha­bía un pro­ble­ma. Pron­to com­pren­dí que los

Jus­tin Tim­ber­la­ke y Ch­ris­top­her Wal­ken en el anun­cio de Bai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.