En por­ta­da.

MAY­TE GAR­CÍA ERA UNA BAI­LA­RI­NA DE 16 AÑOS CUAN­DO CO­NO­CIÓ A PRIN­CE. UN AÑO DES­PUÉS DE SU MUER­TE, LA PRI­ME­RA ES­PO­SA DEL GE­NIO DEL POP LO CUEN­TA TO­DO SO­BRE SUS AÑOS CON ÉL. SEXO, AMOR Y LOS DOS TRÁGICOS EM­BA­RA­ZOS QUE ACA­BA­RON POR SEPARARLOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR BEN HOYLE / FO­TO­GRA­FÍA: KE­VIN MAZUR

May­te Gar­cía, pri­me­ra es­po­sa de Prin­ce, lo cuen­ta to­do so­bre sus años con el ge­nio del pop, a un año de su muer­te.

"SÍ, ERA CON­TRO­LA­DOR Y ME ROBABA EL RÍMEL, PE­RO CON­MI­GO FUE SIEM­PRE MUY TIERNO"

"HAY MU­CHAS MU­JE­RES –LE DI­JO EL CAN­TAN­TE– QUE ES­TÁN CELOSAS DE TI POR­QUE ERES VIR­GEN". ÉL ES­PE­RÓ A QUE FUE­SE MA­YOR DE EDAD

AQUE­LLA NA­VI­DAD, PRIN­CE SE SEN­TÍA SO­LO.

Su Ma­jes­tad Púr­pu­ra era una de las prin­ci­pa­les es­tre­llas del pop pla­ne­ta­rio. Y aun­que lle­va­ba al­gún tiem­po sin lan­zar un ál­bum rompe­dor, aca­ba­ba de fir­mar un con­tra­to des­cri­to co­mo el más lu­cra­ti­vo en los anales del ne­go­cio mu­si­cal. Prin­ce te­nía ami­gos, ad­mi­ra­do­res y un sin­fín de mu­je­res que se echa­ban en sus bra­zos. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos días de 1992, con 32 años, se en­con­tra­ba arrum­ba­do en Miami, desean­do ver a su úl­ti­ma mu­sa, una co­ris­ta ado­les­cen­te que es­ta­ba pa­san­do unos días en Puer­to Ri­co con su abue­la. May­te Gar­cía te­nía 16 años la pri­me­ra vez que vio a Prin­ce. En las nue­vas y re­ve­la­do­ras me­mo­rias so­bre su vi­da en co­mún, The most beau­ti­ful, Gar­cía des­cri­be así su reac­ción tras ver­lo ac­tuar en di­rec­to en Bar­ce­lo­na en 1990: «Mi mun­do nun­ca más vol­vió a ser el mis­mo». Por su­pues­to, la jo­ven no cre­yó a Prin­ce cuan­do es­te le di­jo que iría a ver­la des­de Flo­ri­da. Pe­ro lo hi­zo. Apa­re­ció en la mo­des­ta ca­si­ta de la abue­la Mer­ce­des ves­ti­do co­mo era su cos­tum­bre. «Na­da de ro­pas so­brias», ex­pli­ca May­te. Lle­va­ba ma­qui­lla­je y per­fu­me de mu­jer. Y re­cuer­da to­da­vía el so­ni­do que ha­cían sus ta­co­nes so­bre el sue­lo en­lo­sa­do. Prin­ce no ha­bla­ba una so­la pa­la­bra de es­pa­ñol, pe­ro char­ló con la fa­mi­lia «de for­ma muy res­pe­tuo­sa». Esa no­che, May­te fue a su ho­tel y lo en­con­tró en su ha­bi­ta­ción, sen­ta­do en lo al­to de un piano y con­tem­plan­do el océano. «Voy a cam­biar­me el nom­bre», anun­ció a la re­cién lle­ga­da. ¿Qué nue­vo nom­bre iba a adop­tar? El mú­si­co se­ña­ló un sím­bo­lo de la por­ta­da del ál­bum en el que ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do. Aque­lla co­sa. «Es­toy se­gu­ro de que se­rás la úni­ca que no tra­ta­rá de con­ven­cer­me de que no lo ha­ga». May­te son­ríe al re­cor­dar­lo. «Pen­sé que era un ca­pri­cho pa­sa­je­ro». Pe­ro no fue así. Po­co des­pués la es­tre­lla pa­só a ser «el ar­tis­ta an­te­rior­men­te co­no­ci­do co­mo Prin­ce». Más tar­de ella se con­ver­ti­ría en su pri­me­ra es­po­sa y en la ma­dre de su hi­jo. Pe­ro, aque­lla no­che en Puer­to Ri­co, él no tra­tó de se­du­cir­la. Sen­ci­lla­men­te ha­bía apa­re­ci­do pa­ra sa­lu­dar­la y ver có­mo es­ta­ba. May­te se en­te­ró de la muer­te de Prin­ce el 21 de abril del año pa­sa­do. Pa­ra en­ton­ces lle­va­ban años sin ver­se. Sen­ta­da en su co­che es­ta­cio­na­do jun­to a una au­to­vía de Los Án­ge­les, la ciu­dad don­de vi­ve, res­pon­dió a un men­sa­je de la se­gun­da exmujer del can­tan­te, Ma­nue­la Tes­to­li­ni, que le pe­día que la lla­ma­ra. Gar­cía re­cuer­da que gri­tó «¡no!» al en­te­rar­se de que Prin­ce ha­bía muer­to por so­bre­do­sis ac­ci­den­tal de fen­ta­ni­lo. May­te se ha to­ma­do su tiem­po pa­ra con­tar có­mo era el Prin­ce Ro­gers Nel­son que ella co­no­ció. Un hom­bre que en po­co re­cuer­da al Prin­ce de las re­vis­tas. Sí, era con­tro­la­dor y es­ta­ba ob­se­sio­na­do con la mú­si­ca. Sí, era pro­pen­so a ro­bar­le el rímel del bol­so y ha­cía que sus es­ti­lis­tas re­to­ca­sen las ro­pas de May­te pa­ra que le sen­ta­ran bien a él. Pe­ro Prin­ce tam­bién era de­por­tis­ta, in­ge­nio­so y te­nía sen­ti­do del hu­mor. «Sol­ta­ba más ju­ra­men­tos que un ca­mio­ne­ro», era un aman­te con­si­de­ra­do y «un ro­mán­ti­co in­cu­ra­ble».

EL DÍA QUE LO QUE­MÓ TO­DO . May­te tie­ne aho­ra 43 años y tra­ba­ja co­mo pro­fe­so­ra de dan­za del vien­tre. En su mu­ñe­ca iz­quier­da lu­ce un gran ta­tua­je con el sím­bo­lo de Prin­ce en­tre­cru­za­do con la ini­cial de su pro­pio nom­bre. Es el mis­mo mo­no­gra­ma que es­tu­vo om­ni­pre­sen­te en Pais­ley Park –el gi­gan­tes­co com­ple­jo re­si­den­cial de Prin­ce en Min­nea­po­lis– has­ta que el ma­tri­mo­nio se fue a pi­que. Ese día, la es­tre­lla que­mó to­do cuan­to le re­cor­da­ra a May­te, in­clui­da la ur­na con las ce­ni­zas del hi­jo que tu­vie­ron, Amiir, muer­to po­co des­pués de na­cer. May­te se hi­zo el ta­tua­je dos se­ma­nas des­pués de la muer­te de Prin­ce. To­da­vía ha­bla de la es­tre­lla en pre­sen­te. Y aún llo­ra por las no­ches, en par­te por su com­pa­ñe­ro fa­lle­ci­do, en par­te por los dos hi­jos que no so­bre­vi­vie­ron (un se­gun­do em­ba­ra­zo aca­bó en abor­to na­tu­ral).

AL BOR­DE DEL ABIS­MO Prin­ce y May­te Gar­cía –su pri­me­ra es­po­sa– en 1999, po­co an­tes de con­su­mar su di­vor­cio tras ha­ber per­di­do dos be­bés. Tras la se­pa­ra­ción, Gar­cía adop­tó una ni­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.