Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXXIV)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

na­cio­nal­ca­to­li­cis­mo, es la pa­la­bra. Lo que de­fi­ne el am­bien­te. La pie­dra an­gu­lar de Pe­dro fue el otro pi­lar, Ejér­ci­to y Fa­lan­ge apar­te, so­bre el que Fran­co edi­fi­có el ne­go­cio. La Igle­sia Ca­tó­li­ca ha­bía pa­ga­do un pre­cio muy al­to du­ran­te la Re­pú­bli­ca y la gue­rra ci­vil, con iglesias in­cen­dia­das y cen­te­na­res de sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos ase­si­na­dos sin otro mo­ti­vo que ser­lo; y su apo­yo (ex­cep­to del de al­gu­nos cu­ras vas­cos o ca­ta­la­nes, que fue­ron re­pri­mi­dos, en­car­ce­la­dos y has­ta fu­si­la­dos dis­cre­ta­men­te, en al­gu­nos ca­sos) ha­bía si­do de­ci­si­vo en lo que el ban­do na­cio­nal lla­mó cru­za­da an­ti­mar­xis­ta. Así que era mo­men­to de com­pen­sar las co­sas, con­fian­do a la úni­ca y ver­da­de­ra re­li­gión la la­bor de pas­to­rear a las des­ca­rria­das ove­jas. Se abo­lie­ron el di­vor­cio y el ma­tri­mo­nio ci­vil, se pe­na­li­zó du­ra­men­te el abor­to y se or­de­nó la es­tric­ta se­pa­ra­ción de se­xos en las es­cue­las. So­cie­dad, mo­ral, cos­tum­bres, es­pec­tácu­los, edu­ca­ción escolar, to­do fue pues­to ba­jo el ojo vi­gi­lan­te del cle­ro, que en los pri­me­ros tiem­pos –esas fotos da ver­güen­za ver­las– in­cluía a los obis­pos sa­lu­dan­do al Cau­di­llo, bra­zo en al­to, a la puer­ta de las iglesias. Hu­bo, jus­to es reconocerlo, pre­la­dos y sa­cer­do­tes que no tra­ga­ron del to­do; pe­ro la ten­den­cia ge­ne­ral fue de su­mi­sión y aplauso al ré­gi­men a cam­bio de con­trol escolar y so­cial, pri­vi­le­gios ciudadanos, apo­yo a los se­mi­na­rios –el ham­bre y el am­bien­te sus­ci­ta­ron nu­me­ro­sas vo­ca­cio­nes–, mi­sio­nes evan­ge­li­za­do­ras, sos­tén eco­nó­mi­co y exen­cio­nes tri­bu­ta­rias. Que no era grano de anís, y en la práctica un sa­cer­do­te man­da­ba más que un ge­ne­ral (co­mo di­ce mi com­pa­dre Juan Es­la­va Ga­lán, «ser cu­ra era la hos­tia»). Ade­más, las or­ga­ni­za­cio­nes ca­tó­li­cas se­gla­res, ti­po Ac­ción Ca­tó­li­ca, Hi­jos de Ma­ría y co­sas así, cons­ti­tuían un cau­ce con­ve­nien­te para que se desa­rro­lla­ra, ba­jo el de­bi­do con­trol ecle­siás­ti­co y po­lí­ti­co, una cier­ta par­ti­ci­pa­ción en asun­tos pú­bli­cos; o sea, una es­pe­cie de vál­vu­la de es­ca­pe para quie­nes no po­dían ex­pre­sar sus in­quie­tu­des sociales me­dian­te la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca o sin­di­cal tra­di­cio­na­les, abo­li­das des­de el fin de la gue­rra. El re­sul­ta­do de to­do ese ro­cia­mien­to ge­ne­ral con agua ben­di­ta fue que la Igle­sia Ca­tó­li­ca se en­va­len­to­nó has­ta ex­tre­mos inau­di­tos: du­ras pas­to­ra­les con­tra los bai­les aga­rra­dos, que eran in­ven­to del de­mo­nio, con­tra los tra­jes de ba­ño y con­tra to­do aque­llo que pu­die­ra al­ber­gar o des­per­tar pe­ca­mi­no­sas in­ten­cio­nes. La ob­se­sión por la ves­ti­men­ta se tor­nó en­fer­mi­za, la cen­su­ra se vol­vió om­ni­pre­sen­te, lo del ci­ne para ma­yo­res con re­pa­ros ya fue de traca, y los tex­tos ecle­siás­ti­cos de la épo­ca, con sus re­co­men­da­cio­nes y prohi­bi­cio­nes mo­ra­les, con­for­man to­da­vía hoy una gro­tes­ca li­te­ra­tu­ra don­de la es­tu­pi­dez, el fa­na­tis­mo y la per­ver­sión de mentes en­fer­mas de hi­po­cre­sía y vi­le­za lle­gó a ex­tre­mos nun­ca vis­tos des­de ha­cía si­glos: «El bai­le aten­ta con­tra la Pa­tria, que no pue­de ser gran­de y fuer­te con una ge­ne­ra­ción afe­mi­na­da y co­rrom­pi­da», afir­ma­ba, por ejem­plo, el obis­po de Ibi­za; mientras el ar­zo­bis­po de Se­vi­lla re­ma­ta­ba la faena ca­li­fi­can­do lo de aga­rrar­se con mú­si­ca co­mo «tor­tu­ra de con­fe­so­res y fe­ria pre­di­lec­ta de Sa­ta­nás». Na­tu­ral­men­te, la gran cul­pa­ble de to­do era la mu­jer, en­gen­dro del de­mo­nio, y a man­te­ner­la en el ca­mino de la cas­ti­dad y la de­cen­cia, apar­tán­do­la del tu­mul­to de la vi­da para con­ver­tir­la en ejem­plar es­po­sa y ma­dre, se en­ca­mi­na­ron los es­fuer­zos de la Igle­sia y el ré­gi­men que la am­pa­ra­ba. Era ne­ce­sa­rio, se­gún el Fue­ro del Tra­ba­jo, «li­be­rar a la mu­jer ca­sa­da del ta­ller y de la fá­bri­ca». Ella, la mu­jer, era el eje in­con­tes­ta­ble de la fa­mi­lia cris­tia­na; así que, para de­vol­ver­la al ho­gar del que nun­ca de­bía ha­ber sa­li­do, se anu­la­ron las le­yes de eman­ci­pa­ción de la Re­pú­bli­ca, des­tru­yen­do to­dos los de­re­chos ci­vi­les, po­lí­ti­cos y la­bo­ra­les que la ha­bían li­be­ra­do de la su­mi­sión al hom­bre. La in­de­pen­den­cia de la mu­jer, su de­re­cho so­bre el pro­pio cuer­po, el abor­to, la se­xua­li­dad en cual­quie­ra de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, se con­vir­tie­ron en pe­ca­do. Y el pe­ca­do se con­vir­tió en de­li­to, li­te­ral­men­te, vía Có­di­go Pe­nal. Ha­bía mul­tas y en­car­ce­la­mien­tos por «con­duc­tas mo­ra­les inade­cua­das»; y a eso hay que aña­dir, cla­ro, la in­fa­me na­tu­ra­le­za de la con­di­ción hu­ma­na, siem­pre dis­pues­ta a se­ña­lar con el de­do, mar­gi­nar y de­nun­ciar –esos

La es­tu­pi­dez, el fa­na­tis­mo y la per­ver­sión de mentes en­fer­mas de hi­po­cre­sía y vi­le­za lle­ga­ron a ex­tre­mos nun­ca vis­tos des­de ha­cía si­glos

pia­do­sos ve­ci­nos de en­ton­ces, de aho­ra y de siem­pre– a las mu­je­res mar­ca­das por el opro­bio y el es­cán­da­lo (las que, para en­ten­der­nos, no se po­nían el hi­yab de en­ton­ces, me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do). Por no men­cio­nar, cla­ro, la se­xua­li­dad al­ter­na­ti­va o di­fe­ren­te. Nun­ca, des­de ha­cía dos o tres si­glos, se ha­bía per­se­gui­do a los ho­mo­se­xua­les co­mo se hi­zo du­ran­te aque­llos tiem­pos os­cu­ros del pri­mer fran­quis­mo, y aún du­ró un buen ra­to. Nun­ca la pa­la­bra ma­ri­cón se ha­bía pro­nun­cia­do con tan­to des­pre­cio y con tan­ta sa­ña. Q [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.