Are­nas movedizas

Los po­ké­mons y un ami­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

ten­go un buen ami­go, muy cer­cano a mí, eje­cu­ti­vo asea­do, fri­san­do los se­sen­ta años, de bue­na plan­ta y me­jor la­bia, con eco­no­mía sa­nea­da y ge­ne­ro­so com­pás para com­par­tir los me­jo­res vi­nos y mos­trar­te las me­jo­res me­sas… que es­tá en­gan­cha­do al jue­go de Po­ké­mon Go. Tal in­ven­to, que re­co­noz­co en­tre­tie­ne en los via­jes en ta­xi en los que no hay que ha­blar por te­lé­fono y al que de­di­qué al­gu­nas se­ma­nas has­ta que me har­té, es un jue­go en el que hay que cap­tu­rar unos mu­ñe­cos de di­ver­so ti­po re­par­ti­dos por las ca­lles me­dian­te el lan­za­mien­to con un de­do de una suer­te de bo­la que los en­vuel­ve y al­ma­ce­na. Lue­go esos po­ké­mons pue­den evo­lu­cio­nar a ani­ma­les más fuer­tes y ser nues­tros com­ba­tien­tes en ‘gim­na­sios’ en los que en­fren­tar­se a otro de un ju­ga­dor ri­val. El GPS que sa­le en pan­ta­lla nos in­di­ca dón­de se en­cuen­tran esos gim­na­sios, que apa­re­cen en el ma­pa por el que va­mos cir­cu­lan­do co­mo si fue­ra el pi­ru­lí del RTVE de la M-30 de Ma­drid. Uno va acu­mu­lan­do pun­tos a me­di­da que cap­tu­ra bichos y va su­bien­do de ni­vel, dán­do­se el ca­so de que ca­da sal­to su­po­ne un au­men­to ex­po­nen­cial de los re­qui­si­tos: de uno a dos pa­sas con mil px y de 26 a 27, con dos­cien­tos mil. Hay que co­ger mu­cho Po­ké­mon para lle­gar ahí. No di­ga­mos para lle­gar al ni­vel 40, que pa­re­ce ser el má­xi­mo: para lle­gar ahí des­de el 39 hay que con­se­guir ¡cin­co mi­llo­nes de pun­tos! To­tal, mi buen ami­go, per­so­na de or­den y en­tre­ga­da a su tra­ba­jo co­mo na­die, ha he­cho co­sas para cap­tu­rar po­ké­mons que no las ha­cía para cap­tu­rar li­gues cuan­do sa­lía­mos de jo­ven­ci­tos –y no tan jo­ven­ci­tos– en aque­llas no­ches en las que las mu­cha­chas aún nos mi­ra­ban. La úl­ti­ma, por ejem­plo, pre­ten­der ba­jar de un AVE en Ciu­dad Real por­que en el an­dén le sa­lía un mu­ñe­co de los que pa­re­cen ser di­fí­ci­les de en­con­trar. In­ten­tó ca­zar­lo des­de den­tro, pe­ro no sé qué pro­ble­ma te­nía. Ha ra­len­ti­za­do ta­xis para apro­ve­char di­ver­sas Po­ke­pa­ra­das, que es don­de se con­si­guen las bo­las de mu­ni­ción con las que lle­var­se los bichos. Ha man­te­ni­do reunio­nes de tra­ba­jo te­dio­so con el te­lé­fono ba­jo la me­sa por si apa­re­cía al­go. Vi­ve cer­ca de su tra­ba­jo y pre­fie­re sa­lir un po­co an­tes para ir ca­mi­nan­do y apro­ve­char el tra­yec­to: co­no­ce per­fec­ta­men­te en qué rin­cón le es­pe­ra ca­da co­sa. Al pa­re­cer, si cap­tu­ras po­ké­mons y ob­tie­nes po­ke­balls en las pa­ra­das sie­te días se­gui­dos, con­si­gues pre­mios sus­tan­cio­sos tan­to en ma­te­rial de cap­tu­ra co­mo en pun­tos totales: no es la pri­me­ra vez que, se­gún cuen­ta, ha te­ni­do que ba­jar a la ca­lle un do­min­go a la bús­que­da de ca­za an­tes de aca­bar el día para com­ple­tar la se­ma­na y lle­var­se no sé cuán­tos px. Y lo bueno es que te lla­ma para con­tár­te­lo. Y no di­ga­mos cuan­do con­si­gue al­guno de los más pre­ten­di­dos, ¡pa­re­ce un ni­ño chi­co con un re­ga­lo de Reyes! En fin, que tras no po­ca de­di­ca­ción ha su­pe­ra­do el ni­vel 30, al que lle­gar pa­re­ce com­pli­ca­dí­si­mo, pe­ro la es­pe­ra para al­can­zar el so­ña­do 40 se le ha­ce eter­na, con lo que ha con­se­gui­do un BOT que le ayu­da en las cap­tu­ras cuan­do él no pue­de. Un BOT es un ro­bot, una suer­te de apli­ca­ción: lo ins­ta­las y ha­ce el tra­ba­jo por ti, pe­ro, ojo, pue­des ser ban­nea­do por la em­pre­sa, que ló­gi­ca­men­te no quie­re jue­go sucio. Ban­nea­do es ‘ex­pul­sa­do del jue­go’, y te co­mes to­do lo que ha­bías con­se­gui­do. ¡Me­nu­do dra­ma se pro­du­ci­ría si eso le ocu­rrie­se! Ha con­sul­ta­do al­gu­nos fo­ros y en ellos ad­vier­ten que tal co­sa te pue­de pa­sar se­gún qué ayu­da uses. Él, un hom­bre for­mal y ra­zo­na­ble­men­te se­rio al ma­cha­diano en­ten­der, re­ci­bi­ría es­te gol­pe con mu­cho más dis­gus­to que si lo ex­pul­sa­ran del círcu­lo de la­bra­do­res del que es so­cio o de la her­man­dad con la que pro­ce­sio­na y en la que es ca­paz de sa­lir de na­za­reno con el ipho­ne de­ba­jo del an­ti­faz. Es­cri­bo es­to por­que no­to la an­gus­tia

Ha he­cho co­sas para cap­tu­rar Po­ké­mons que no las ha­cía para cap­tu­rar li­gues cuan­do sa­lía­mos y las mu­cha­chas aún nos mi­ra­ban

Qen su ros­tro y no atien­de de­bi­da­men­te las lla­ma­das de los ami­gos. Sus hi­jos le han da­do por im­po­si­ble, y no­so­tros, los com­pa­ñe­ros de co­rre­rías, tra­ta­mos de ani­mar­le di­cien­do que de to­do se sa­le si se tie­ne vo­lun­tad y va­lor. Pe­ro por aho­ra es­tá sir­vien­do de po­co. Es­pe­re­mos que no ha­ya que lla­mar a Pro­yec­to Hom­bre, pe­ro la co­sa no pin­ta bien. Co­ño, mi­ra, un Pi­ca­chu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.