Los la­dos de la cor­ti­ni­lla

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por David Gis­tau

en la épo­ca do­ra­da de Holly­wood, cuan­do has­ta Wi­lliam Faulk­ner se de­jó me­ter en un gal­pón de pro­duc­ción li­te­ra­ria del que sa­lían guio­nes, David O’selz­nick di­jo que só­lo ha­bía dos mo­dos de via­jar: en pri­me­ra cla­se y sin cla­se. Es una ocu­rren­cia que pon­go en el mis­mo ni­vel que aque­lla de Tru­man Ca­po­te se­gún la cual exis­ten dos ti­pos de via­je­ros: los que arras­tran pe­sa­dos bul­tos y los que lle­van en el bol­si­llo una Ame­ri­can Ex­press. La fra­se de O’selz­nick me vino mu­chas ve­ces al re­cuer­do cuan­do, sen­ta­do en el la­do ma­lo de la cor­ti­ni­lla del avión, tra­ta­ba de ima­gi­nar qué lu­jos ba­bi­ló­ni­cos ofre­ce­ría a sus in­qui­li­nos el la­do O’selz­nick de la vi­da, her­mé­ti­ca­men­te pre­ser­va­do co­mo se­cre­to y cus­to­dia­do por un so­bre­car­go fe­roz co­mo Cer­be­ro. Ni aso­mar la ca­be­za se me per­mi­tía, co­mo si lo que su­ce­día ahí den­tro es­tu­vie­ra re­ser­va­do a los ini­cia­dos en una so­cie­dad clan­des­ti­na de­di­ca­da al he­do­nis­mo, al de­rro­che, a las ba­ta­llas mon­tan­do del­fi­nes de hie­lo. Ahí es­ta­ba uno, con la ca­be­za del ve­cino de asien­to dor­mi­do apo­ya­da so­bre el hom­bro, con las pier­nas en­co­gi­das, al bor­de del trom­boem­bo­lis­mo, obli­ga­do con ma­las ma­ne­ras a ele­gir en­tre po­llo y pas­ta y a mear em­pa­re­da­do en una cáp­su­la idén­ti­ca en ta­ma­ño y for­ma al fé­re­tro de Tu­tan­ka­món. Y, al otro la­do de la cor­ti­ni­lla, pro­ba­ble­men­te ha­bría per­so­na­jes gua­pos y so­fis­ti­ca­dos fu­man­do con lar­gas bo­qui­llas de ná­car, acep­tan­do otro Dry Mar­ti­ni, com­par­tien­do ri­sue­ñas anéc­do­tas so­bre la úl­ti­ma tem­po­ra­da en Saint-tro­pez, ju­gan­do al tenis en el pa­si­llo con Kat­he­ri­ne Hep­burn, apos­tan­do en las ca­rre­ras con He­ming­way y ultimando los co­que­teos an­tes de pa­sar a los in­men­sos si­llo­nes pe­num­bro­sos del ala oes­te del avión, don­de los pre­ser­va­ti­vos les se­rían ser­vi­dos por ca­ma­re­ros en ban­de­jas de pla­ta. Me ima­gi­na­ba un am­bien­te pa­re­ci­do al des­cri­to por Pe­ter Vier­tel cuan­do di­jo que los bu­ques de lujo tras­atlán­ti­cos eran el lu­gar ideal para vi­vir un ro­man­ce por­que to­dos a bor­do acep­ta­ban el pac­to no es­cri­to de que al lle­gar a puer­to ca­da uno vol­ve­ría a su exis­ten­cia ha­bi­tual sin otras de­man­das. De­bo de­cir que, des­pués de se­me­jan­te fa­bu­la­ción, via­jar por fin, una vez, en el la­do O’selz­nick de la cor­ti­ni­lla me su­pu­so una gran decepción. No sé para qué fui con las bo­tas de mon­tar, el mo­nócu­lo y la ame­ri­ca­na de en­trar en el Harry’s Bar. La co­sa ha ido a peor. Via­jar en el la­do ma­lo de la cor­ti­ni­lla es ca­da vez más hu­mi­llan­te. Y no só­lo por la re­duc­ción pro­gre­si­va del es­pa­cio y por­que las com­pa­ñías low-cost han con­sa­gra­do un tra­to ga­na­de­ro al es­ta­bu­la­do pa­sa­je, un tra­to co­mo a pri­sio­ne­ros cap­tu­ra­dos en com­ba­te y con­du­ci­dos a un Sta­lag, que es­tá am­pa­ra­do en la coar­ta­da de que pa­gan­do tan po­co por ir a Lon­dres me­jor te ca­llas y te jo­des. ¡Esa gue­rra por la cor­te­sía y la dig­ni­dad se per­dió cuan­do acep­ta­mos el tu­teo, de ahí vino to­do lo de­más! Pe­ro es que ade­más las me­di­das de se­gu­ri­dad des­de el 11-S han con­ver­ti­do el em­bar­que en una pe­ni­ten­cia en la que to­dos so­mos pre­sun­tos cul­pa­bles y de­be­mos has­ta des­pren­der­nos de pie­zas de ro­pa si así lo or­de­na un se­ñor con go­rra al que no con­sen­ti­ría­mos se­me­jan­te agre­si­vi­dad ver­bal en cual­quier otra cir­cuns­tan­cia. Ni si­quie­ra en una co­mi­sa­ría. La com­pa­ñía ame­ri­ca­na Uni­ted Air­li­nes tan só­lo lle­vó has­ta la si­guien­te eta­pa es­ta ten­den­cia cuan­do sa­có del avión a ras­tras, san­gran­te des­pués de ha­ber­lo gol­pea­do, a un pa­sa­je­ro que se ne­ga­ba a ren­dir­se al over­boo­king y que des­pués de su­frir un tra­to tan vio­len­to só­lo mu­si­ta­ba una y otra vez «Ne­ce­si­to ir a ca­sa» co­mo si es­tu­vie­ra en shock. El epi­so­dio ha pro­vo­ca­do cier­to es­cán­da­lo, pe­ro en reali­dad só­lo es pre­cur­sor de las nue­vas pe­na­li­da­des que ace­chan a quie­nes via­jan 'sin cla­se' en un tiem­po low-cost en el que las com­pa­ñías ter­mi­na­rán usan­do el lá­ti­go para agi­li­zar los em­bar­ques. Un ti­po apa­li­za­do y arras­tra­do por el pa­si­llo para su ex­pul­sión del avión. Las co­sas se po­nen chun­gas a es­te la­do de la cor­ti­ni­lla. ¡Co­mo para pe­dir a la aza­fa­ta una al­moha­da, lo mis­mo to­ca un sil­ba­to y te apli­can una des­car­ga eléc­tri­ca! Me­jor no sig­ni­fi­car­se. Q

Es­te tra­to ga­na­de­ro al es­ta­bu­la­do pa­sa­je es­tá am­pa­ra­do en la coar­ta­da de que pa­gan­do tan po­co por ir a Lon­dres me­jor te ca­llas y te jo­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.