"San­ta Te­re­sa era una pro­vo­ca­do­ra na­ta. Si hoy vi­vie­ra, iría a ver­me al tea­tro"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él -

Xlse­ma­nal. ¿Qué ha­ce una pai­sa­na de san­ta Te­re­sa can­tan­do cu­plé? Ju­lia de Cas­tro. La pro­vo­ca­ción, el ero­tis­mo y la se­duc­ción son in­na­tos en el cu­plé y en mí. Pe­ro San­ta Te­re­sa tam­bién era una pro­vo­ca­do­ra y una se­duc­to­ra na­ta, la co­noz­co muy bien. Si vi­vie­ra aho­ra, iría a ver­me al tea­tro. XL. Es­tá co­mo pez en el agua pro­vo­can­do... J.C. [Ríe]. La mú­si­ca me ha ayu­da­do mu­cho a li­be­rar­me. Mi edu­ca­ción cas­te­lla­na fue muy fé­rrea y res­tric­ti­va. Yo era muy re­ser­va­da y tí­mi­da an­tes de dar­me a la no­che ma­dri­le­ña, no sa­bía có­mo co­nec­tar con el hom­bre y ne­ce­si­ta­ba co­no­cer­me, ex­pe­ri­men­tar... XL. ¿Y es­te apren­di­za­je du­ró mu­cho? J.C. Du­ró unos años, sí [ríe]. Pe­ro el cu­plé, creo, es un gé­ne­ro con fe­cha de ca­du­ci­dad, lo que lo ha­ce más in­tere­san­te. So­lo se de­be can­tar, co­mo mu­cho, has­ta los 34 años. Cuan­do lo de­je, ha­ré co­sas nue­vas muy in­tere­san­tes. XL. Es­tu­dió la ca­rre­ra de vio­lín [10 años], ¿se ve to­can­do en una or­ques­ta sin­fó­ni­ca? J.C. ¡No! Yo te­nía un cuar­te­to de cuer­da

Ju­lia de Cas­tro Ávi­la, 32 años. Can­ta­triz y voz de De la Pu­rís­si­ma, es­tu­dié Ar­te Dra­má­ti­co, soy vio­li­nis­ta y li­cen­cia­da en His­to­ria del Ar­te. El 9 de ma­yo ha­ré el 'sa­cri­le­gio' de can­tar cu­plé en el Tea­tro de la Zar­zue­la.

ma­ra­vi­llo­so y lo de­jé. La mú­si­ca clá­si­ca no me lla­ma na­da, no sir­vo para ella. XL. Se des­nu­da en el es­ce­na­rio, co­que­tea con los hom­bres del pú­bli­co… ¿Es ver­dad que una mu­jer qui­so pe­gar­le una vez? J.C. Sí, pe­ro es nor­mal. Si es­tás en con­ti­nua co­mu­ni­ca­ción con el pú­bli­co, de­bes li­diar con eso: pue­de ha­ber gen­te a la que no le sien­te bien, no en­tien­da el es­pec­tácu­lo y en­tre con­ti­go a sa­co. XL. Se pa­seó por Las Ram­blas de Bar­ce­lo­na con cha­que­ta to­re­ra, ca­si des­nu­da de cin­tu­ra para aba­jo, bus­can­do ven­der un re­tra­to su­yo que le hi­zo Ós­car Tus­quets. ¿Qué ha­cía la gen­te? J.C. ¡In­di­fe­ren­cia to­tal! Cuan­do se es­can­da­li­za, la gen­te no se atre­ve a reac­cio­nar, se que­da muy fría. XL. Con tan­ta pa­ra­fer­na­lia, ¿cau­sa sor­pre­sa cuan­do oyen su im­pre­sio­nan­te voz? J.C. Mi des­in­hi­bi­ción pro­vo­ca­ba mu­cho re­cha­zo al ini­cio; pe­ro ¡eso es el cu­plé! Lue­go, al ir a mis con­cier­tos, veían que lo mío iba muy en se­rio. No ha si­do na­da sen­ci­llo ga­nar­me al pú­bli­co. XL. ¿Van mu­je­res a su es­pec­tácu­lo? J.C. Sí; y lue­go me di­cen que qué bien que ha­ble sin ta­pu­jos de la in­fi­de­li­dad, la in­sa­tis­fac­ción se­xual… Mis le­tras son muy ex­plí­ci­tas, no jue­go con la cen­su­ra y voy con­tra los ta­búes des­de la raíz. XL. Di­ce que es­pe­ra de­cep­cio­nar a los abo­na­dos del Tea­tro de la Zar­zue­la. J.C. [Ríe] Lo que es­pe­ro es sor­pren­der mu­cho con el cu­plé en el tem­plo por ex­ce­len­cia del gé­ne­ro chi­co. Quien quie­ra unas do­sis fuer­tes de adre­na­li­na en di­rec­to que no de­je de ir a ver­nos. Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.