Zoom.

EN NEPAL TRAS­LA­DAN RI­NO­CE­RON­TES UNI­COR­NIO DE UN PAR­QUE NA­TU­RAL A OTRO PA­RA EX­TEN­DER SU HÁ­BI­TAT.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - F. URIBARRI

Nepal es ya un modelo que se­guir en la con­ser­va­ción de es­pe­cies en pe­li­gro.

Nepal es un ejem­plo en la pro­tec­ción de ri­no­ce­ron­tes. Ha in­cre­men­ta­do los ejem­pla­res del uni­cor­nio, una de las tres va­rie­da­des asiá­ti­cas de es­te ani­mal en se­rio pe­li­gro de des­apa­ri­ción. En 2005 ha­bía en Nepal 375 y aho­ra son 645. Lo han con­se­gui­do con la co­la­bo­ra­ción de la po­bla­ción lo­cal, me­dios tec­no­ló­gi­cos y un re­fuer­zo de vi­gi­lan­cia de sus par­ques na­tu­ra­les: so­lo en el de Chitwan pa­tru­lla sin des­can­so un ba­ta­llón mi­li­tar de 1100 hom­bres pa­ra pro­te­ger a los 605 ri­no­ce­ron­tes que vi­ven allí se­gu­ros. Otra me­di­da es el tras­la­do de ‘fa­mi­lias’ de un par­que a otro. El más re­cien­te ha si­do el via­je de un ma­cho y cua­tro hem­bras des­de Chitwan has­ta el Par­que Na­tu­ral de Bar­dia. Les dis­pa­ra­ron dar­dos tran­qui­li­zan­tes, los subie­ron con grúas a ca­mio­nes y los de­po­si­ta­ron en su nue­vo ho­gar,

HAN RE­FOR­ZA­DO LA PRO­TEC­CIÓN: EN LA RE­SER­VA DE CHITWAN PA­TRU­LLAN 1100 SOL­DA­DOS

don­de con­tro­la­rán su adap­ta­ción y re­pro­duc­ción. Con es­tos via­jes se quie­re ex­ten­der el há­bi­tat de una es­pe­cie per­se­gui­da. So­lo tie­ne un cuerno, y es pe­que­ño, pe­ro es muy co­di­cia­do por sus su­pues­tas pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas.

Ré­cord sin fur­ti­vos En abril de es­te año, un fur­ti­vo ma­tó a un ejem­plar en el par­que de Chitwan. Ha­cía ca­si tres años que no se ase­si­na­ba a nin­gún ri­no­ce­ron­te en Nepal. La pro­tec­ción allí fun­cio­na bien: en 2005 ha­bía 375 ejem­pla­res, en 2016 eran 645. Han in­vo­lu­cra­do al Ejér­ci­to y a la po­bla­ción lo­cal en la con­ser­va­ción de los ani­ma­les.

Los res­pon­sa­bles de la pro­tec­ción del ri­no­ce­ron­te uni­cor­nio asiá­ti­co en Nepal uti­li­zan dar­dos tran­qui­li­zan­tes pa­ra dor­mir a los ani­ma­les y po­der trans­por­tar­los de un par­que na­tu­ral a otro. El úl­ti­mo tras­la­do ha si­do de un ma­cho y cua­tro hem­bras. Les han co­lo­ca­do co­lla­res con chips pa­ra con­tro­lar su adap­ta­ción. Cam­bio de ca­sa

¿Qué ha­go aquí? Es­te ri­no­ce­ron­te ma­cho aca­ba de des­per­tar tras su tras­la­do al Par­que Na­tu­ral de Bar­dia, en Nepal. Des­orien­ta­do e in­dig­na­do, ata­ca a los guar­dias del par­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.