Cris­ti­na Hen­dricks y no­so­tros

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

no se atre­ven. Mu­cha chu­le­ría de bo­qui­lla, pe­ro no se mo­jan. El plan era que ca­da cual con­ta­ría su ver­sión de los he­chos pa­ra lue­go com­pa­rar­las en­tre sí. Se­rá di­ver­ti­do, de­cía­mos. Pe­ro me han sa­li­do unos man­te­qui­tas blan­das. Ba­rrun­tan que los lla­ma­rán ma­chis­tas, chu­li­tos de ba­rra o al­go así. Son jó­ve­nes, y aún es­tán en esa edad en la que uno se cui­da con las re­des so­cia­les. El ca­so es que no cum­plen. Así que, tras es­pe­rar un tiem­po dán­do­les la opor­tu­ni­dad de te­clear lo ocu­rri­do, me ti­ro al rue­do y lo cuen­to yo. Lo de aque­lla no­che, en Ca­sa Lu­cio, con Cris­ti­na Hen­dricks. La pe­li­rro­ja de Mad Men, ya sa­ben. La de las te­tas gran­des. Ade­más de anató­mi­ca, és­ta es una de­fi­ni­ción se­xis­ta, cla­ro. Pe­ro cuan­do uno es­cri­be de­be bus­car, an­te to­do, la bre­ve­dad y la efi­ca­cia. Y re­co­noz­can que la de­fi­ni­ción es bre­ve y efi­caz a to­pe: pe­li­rro­ja de te­tas gran­des. Aho­ra to­dos –y to­das– sa­ben a quién me re­fie­ro. Es­tá­ba­mos ce­nan­do, los com­pa­dres ha­bi­tua­les: An­to­nio Lu­cas, Ma­nuel Ja­bois, Edu Ga­lán y David Gis­tau. En reali­dad Gis­tau no es­ta­ba esa no­che, pe­ro da lo mis­mo. A efec­tos de la na­rra­ción, es­ta­ba. Me lo in­ven­to y no pa­sa na­da. Tam­bién se sen­ta­ba a la me­sa –es­to no me lo in­ven­to– mi car­nal el no­ve­lis­ta me­xi­cano Él­mer Men­do­za. Nos acom­pa­ña­ba su mu­jer, Leo­nor; pe­ro co­mo ella no me vie­ne bien al re­la­to, di­ré que esa no­che no es­ta­ba. Éra­mos seis tíos, por tan­to, ce­nan­do co­co­chas a la plan­cha y so­lo­mi­llos po­co he­chos, con tin­to Luis Cañas re­ser­va. Ha­blan­do de lo ha­bi­tual: li­bros, pe­rio­dis­mo, política, mu­je­res, el mu­si­cal de Mon­go­lia, el úl­ti­mo poe­ma de Lu­ki, la po­ten­cia se­xual de Ja­bo, los cua­tro ni­ños de Gis­tau –que no es­ta­ba–, que pa­san to­do el pu­to día, pa­pi, pa­pi, pa­pi, pi­dien­do de co­mer. En fin. Co­sas de ésas. En­ton­ces sue­na mi te­lé­fono y un ami­go me di­ce. «Cris­ti­na Hen­dricks va a ce­nar a Lu­cio». Se lo di­go a la pe­ña, y mien­tras lo ha­go, se acer­ca Teo, el maî­tre. «Cris­ti­na Hen­dricks aca­ba de sen­tar­se en la me­sa de Se­ve­ro Ochoa», su­su­rra. Mi­ra­mos to­dos, co­mo un so­lo hom­bre y una so­la mu­jer. Y la ve­mos. En car­ne mor­tal pier­de mu­cho. Sue­le ocu­rrir. Pe­ro si­gue sien­do gua­pa y bien do­ta­da. La acom­pa­ña un pa­vo en­cha­que­ta­do que Teo de­fi­ne co­mo el le­gí­ti­mo es­po­so. Es­tu­dia­mos al pa­vo con ojo crí­ti­co. «No tie­ne ni me­dia hos­tia», apun­ta Edu Ga­lán, ecuá­ni­me. To­dos nos mos­tra­mos de acuer­do. «Ha­bría que de­cir­le al­go a ella», su­gie­re Gis­tau, que si­gue sin es­tar allí. «Esa grin­ga no pue­de es­ca­par­se vi­va», opi­na Él­mer. To­dos se mues­tran de acuer­do y me mi­ran, tan­to por­que soy el ma­yor –aún res­pe­ta­mos esas co­sas en­tre no­so­tros– co­mo por­que es­ta no­che me to­ca a mí pa­gar la cuen­ta. Así que, asu­mien­do mi res­pon­sa­bi­li­dad, me vuel­vo a Ja­bois. «Tú eres el gua­po y el ca­chas de es­ta me­sa», di­go, au­to­ri­ta­rio. «Nues­tro se­men­tal de con­cur­so», pun­tua­li­za Edu, y ac­to se­gui­do nos en­fras­ca­mos en un bre­ve re­pa­so bio­grá­fi­co-se­xual de Ja­bo, po­lí­ti­cas y pe­rio­dis­tas in­clui­das, has­ta que re­to­mo el hi­lo. «Te to­ca ha­cer­te una foto con ella, ca­ma­ra­da. Ya es­tás tar­dan­do». Nos mi­ra Ja­bois, in­de­ci­so, y asen­ti­mos to­dos. «Vuel­ve con tu es­cu­do o so­bre él», su­gie­re Lu­cas, épi­co. Ca­si ho­mé­ri­co. Con su bon­dad ha­bi­tual, Ja­bo asien­te, res­pi­ra hon­do, se po­ne en pie, va con su me­jor son­ri­sa has­ta la me­sa de la Hen­dricks, le pi­de ha­cer­se una foto, y ella pa­sa de él. Por su par­te, el ma­ri­do po­ne ma­la ca­ra y di­ce que de fo­tos, na­da. Re­gre­sa hu­mi­lla­do Ja­bois. «Me han man­da­do a to­mar por cu­lo», di­ce con su tierno acen­to ga­lle­go. Y se sien­ta. Nos agi­ta­mos, in­dig­na­dos. «El ma­ri­do no tie­ne me­dia hos­tia», in­sis­te Edu Ga­lán. «Me­nu­do gi­li­po­llas», di­ce Lu­ki. «De­be­ría­mos rom­per­le el mo­rro», di­go yo. «En Si­na­loa le da­ría­mos plo­mo», re­ma­ta Él­mer. Pe­di­mos las co­pas, y Edu en­car­ga un Fra An­gé­li­co. «Be­bi­da de pu­ti­club», co­men­to. Edu me lla­ma cla­sis­ta e hi­jopu­ta. Sa­li­mos al ra­to. En la puer­ta, la Hen­dricks se ha­ce fo­tos con los ca­ma­re­ros, con el guar­da­co­ches, con el que ven­de lotería, con to­dos los que pa­san por allí. Ja­bois se de­pri­me un hue­vo. Nos agru­pa­mos, con­so­lán­do­lo. «El

Es­tu­dia­mos al ma­ri­do con ojo crí­ti­co. "No tie­ne ni me­dia hos­tia", apun­ta Edu Ga­lán, ecuá­ni­me. To­dos nos mos­tra­mos de acuer­do

ma­ri­do no tie­ne me­dia hos­tia», in­sis­te Edu. Nos que­da­mos mi­ran­do a la pe­li­rro­ja y al le­gí­ti­mo con ga­nas de dar­le a és­te las del pul­po. Ha­cien­do cálcu­los en­tre las ga­nas que le te­ne­mos y los ti­tu­la­res de pren­sa del día si­guien­te: «Re­ver­te y otros cin­co desapren­si­vos in­flan al ma­ri­do de la Hen­dricks en Ca­sa Lu­cio». O sea, que no. Al fi­nal de­ci­di­mos ir­nos con las ore­jas ga­chas, mien­tras Edu, que va has­ta las pa­tas de Fra An­gé­li­co, in­sis­te: «El ma­ri­do no te­nía me­dia hos­tia». Asen­ti­mos to­dos, ca­biz­ba­jos y re­sig­na­dos, mien­tras nos ale­ja­mos en la no­che. Asien­te in­clu­so Gis­tau, que no es­ta­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.