Era un ve­cino ejem­plar

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

lo crea o no, us­ted y yo co­no­ce­mos al me­nos a un par de pe­de­ras­tas y/o pe­dó­fi­los. Al­guien que por su­pues­to no lo pa­re­ce, un ciu­da­dano ejem­plar, un pro­bo pa­dre –o ma­dre– de fa­mi­lia. Pue­de pa­re­cer una afir­ma­ción aven­tu­ra­da, in­clu­so ex­tra­va­gan­te, pe­ro es el cálcu­lo que ha­cen las au­to­ri­da­des, a te­nor del vo­lu­men de ne­go­cio que mue­ve en to­do el mun­do es­te bru­tal de­li­to. So­lo por ha­blar de las úl­ti­mas se­ma­nas, ha­ce unos días des­man­te­la­ron la has­ta aho­ra ma­yor red de por­no­gra­fía in­fan­til, que se va­lía de What­sapp pa­ra ope­rar. En ella es­ta­ban in­vo­lu­cra­dos de­lin­cuen­tes de paí­ses tan dis­pa­res co­mo Ale­ma­nia o Bo­li­via, Ita­lia o Cos­ta Ri­ca, Por­tu­gal o El Sal­va­dor. Tam­bién ope­ra­ban aquí en Es­pa­ña, don­de se les in­cau­tó ma­te­rial re­la­cio­na­do con ni­ños de dos o tres me­ses a ocho años. Se­gún el co­mi­sa­rio je­fe de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Tec­no­ló­gi­ca de la Po­li­cía Na­cio­nal, «las imá­ge­nes son tan de­ni­gran­tes pa­ra la dig­ni­dad hu­ma­na y su­po­nen tal es­fuer­zo fí­si­co y se­xual por par­te de los me­no­res, al­gu­nos de ellos be­bés, que re­sul­ta di­fí­cil si­quie­ra ima­gi­nar­las». Ape­nas unas se­ma­nas an­tes, en otra ope­ra­ción, se reali­zó la que en­ton­ces lla­ma­ron 'la ma­yor ac­ción po­li­cial has­ta el mo­men­to con­tra la por­no­gra­fía in­fan­til', es­ta vez en In­ter­net. En es­te ca­so, se con­fis­ca­ron cua­tro­cien­tos cin­cuen­ta mil ar­chi­vos y fue­ron de­te­ni­das cien­to diez per­so­nas. En­tre ellas, un in­di­vi­duo que lle­va­ba más de vein­te años en el ne­go­cio y, co­mo era tam­bién 'con­su­mi­dor', guar­da­ba re­la­ción es­cri­ta e ilus­tra­da con fo­tos de to­dos los en­cuen­tros se­xua­les que ha­bía man­te­ni­do con me­no­res a lo lar­go de su di­la­ta­da ca­rre­ra. Por lo vis­to, es ha­bi­tual que es­te ti­po de mi­se­ra­bles sean pun­ti­llo­sos y muy or­de­na­dos, por lo que guar­dan re­la­to por­me­no­ri­za­do de su in­mun­da ac­tua­ción con pe­los y se­ña­les. Al in­ten­tar re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre los de­te­ni­dos, los pe­rio­dis­tas en­cuen­tran siem­pre los mis­mos co­men­ta­rios sor­pren­di­dos. «Era un mu­cha­cho en­can­ta­dor, muy de­por­tis­ta»; «Una se­ño­ra nor­ma­lí­si­ma, ma­dre de tres ni­ños pre­cio­sos»; «Un ve­cino modelo, me ayu­da­ba con las bol­sas de la com­pra y aho­ra me en­te­ro de que ya ha­bía es­ta­do en la cár­cel por el mis­mo de­li­to». La li­te­ra­tu­ra se nu­tre des­de siem­pre de la ate­rra­do­ra ca­pa­ci­dad del ser hu­mano de te­ner dos ca­ras, dos vi­das in­clu­so. Pe­ro esa ca­pa­ci­dad de ser dos per­so­nas tan an­ta­gó­ni­cas –yo no creo que los de­pra­va­dos fin­jan to­do el tiem­po, pien­so que am­bas per­so­na­li­da­des con­vi­ven– es apa­sio­nan­te y me­re­ce otro ar­tícu­lo. Lo que hoy quie­ro re­sal­tar es al­go que he ob­ser­va­do cuan­do arres­tan a es­ta cla­se de cri­mi­na­les. La te­le­vi­sión, al dar in­for­ma­ción de la re­da­da, sue­le pi­xe­lar el ros­tro de los de­te­ni­dos, tam­bién se re­fie­ren a ellos por sus ini­cia­les, sin ha­cer pú­bli­cos sus nom­bres. ¿Por qué? Los no­ti­cia­rios pa­re­cen, úl­ti­ma­men­te, un des­fi­le de reos. Cuan­do no es un po­lí­ti­co, es un em­pre­sa­rio o un ban­que­ro, eso por no men­cio­nar a los mal­tra­ta­do­res, vio­la­do­res, ase­si­nos de ni­ños… A to­dos ellos se les pue­de ver la ca­ra y co­no­ce­mos sus nom­bres. ¿Por qué en­ton­ces esa inex­pli­ca­ble omer­tá, esa ge­ne­ral con­si­de­ra­ción con los de­te­ni­dos por uno de los crí­me­nes más abo­mi­na­bles? No es que yo sea par­ti­da­ria del es­car­nio pú­bli­co. Es más, siem­pre me ha da­do yu­yu ver a esas per­so­nas, re­me­da­do­ras de las tri­co­teu­ses de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, que se agol­pan an­te los juz­ga­dos a in­sul­tar y ve­jar a los que van a de­cla­rar. Pe­ro no en­tien­do que se tra­te me­jor a un pe­dó­fi­lo que al res­to de los de­te­ni­dos. Me di­cen los que sa­ben que las au­to­ri­da­des ac­túan así por­que es­te ti­po de in­di­vi­duos, jun­to con los vio­la­do­res, son muy mal vis­tos den­tro de las cár­ce­les y pue­den su­frir ata­ques por par­te de otros pre­sos. Se­rá por lo que sea, pe­ro me in­tran­qui­li­za pen­sar que gen­te así, una vez cum­pli­da la pe­na por su cri­men (y to­dos aca­ban sa­lien­do más pron­to que tar­de),

La te­le­vi­sión sue­le pi­xe­lar el ros­tro de los de­te­ni­dos y re­fe­rir­se a ellos por sus ini­cia­les, sin ha­cer pú­bli­cos sus nom­bres. ¿Por qué?

pue­dan mu­dar­se a la ca­sa de al la­do. Y nun­ca sa­bre­mos si ese ca­ba­lle­ro res­pe­ta­ble que nos abre la puer­ta del as­cen­sor, esa chi­ca re­gor­de­ta y afa­ble que achu­cha a nues­tros hi­jos y les ofre­ce un Su­gus pue­de ser uno esos mons­truos de dos ca­ras que guar­dan en sus or­de­na­do­res mi­les de ar­chi­vos de un ne­go­cio tan de­ni­gran­te co­mo lu­cra­ti­vo. Por­que esa es una de sus in­de­fec­ti­bles ca­rac­te­rís­ti­cas: siem­pre son el ve­cino ideal o la en­can­ta­do­ra trein­ta­ñe­ra del quin­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.