Ani­ma­les de com­pa­ñía

Un nue­vo dios

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Pra­da

con el pro­pó­si­to de evi­tar que la ver­dad de las co­sas fue­se mo­no­po­li­za­da por los po­de­ro­sos na­ció la pren­sa. Lue­go se iría des­cu­brien­do que, tras es­ta fa­cha­da tan re­lu­cien­te, se es­con­dían sór­di­dos equi­li­bris­mos, ma­ni­pu­la­cio­nes in­tere­sa­das e in­tere­ses es­pu­rios de na­tu­ra­le­za ideo­ló­gi­ca o –to­da­vía peor– des­car­na­da­men­te mer­can­til que na­da te­nían que ver con la bús­que­da de la ver­dad (sino que más bien son su ocul­ta­ción). Tal vez cuan­do, ha­ce ya más de un si­glo, Zo­la vin­di­ca­ba la inocen­cia de Drey­fuss, la bús­que­da de la ver­dad aún era la as­pi­ra­ción pri­mor­dial del pe­rio­dis­mo me­nos de­ge­ne­ra­do; sos­pe­cho que hoy ya no po­dría­mos afir­mar siem­pre lo mis­mo. Pa­ra­fra­sean­do sar­cás­ti­ca­men­te a Cam­poa­mor, di­ría­mos que, si en es­te mun­do trai­dor na­da es ver­dad ni men­ti­ra, tam­po­co lo es el co­lor del cris­tal con que se mi­ra. La pren­sa, allá en sus al­bo­res, pro­me­tió do­tar­nos un cris­tal trans­pa­ren­te; dos si­glos y pi­co más tar­de, he­mos po­di­do com­pro­bar que ese cris­tal era más bien es­me­ri­la­do y de­for­man­te. Y, jus­to cuan­do la pren­sa pa­re­cía ha­ber per­di­do su pres­ti­gio ori­gi­na­rio, sur­gió in­ter­né con una pro­me­sa re­no­va­da de trans­pa­ren­cia y un idea­rio pro­gra­má­ti­co que po­dría re­su­mir­se en es­tas dos cláu­su­las: in­for­ma­ción pa­ra to­dos e in­for­ma­ción so­bre to­dos. Las ma­sas a las que tra­di­cio­nal­men­te se asig­na­ba un pa­pel pa­si­vo, co­mo de bes­tias que abre­van no­ti­cias, se con­vir­tie­ron de re­pen­te en los pro­ta­go­nis­tas de un nue­vo pe­rio­dis­mo que pro­me­tía ser, an­te to­do, un cau­ce pa­ra la ex­pre­sión de sus in­quie­tu­des. En reali­dad, se tra­ta­ba de la mis­ma pre­mi­sa so­bre la que se asen­ta­ban pro­gra­mas co­mo Gran Her­mano y otros bo­drios su­ce­dá­neos, cu­yo éxi­to no po­dría en­ten­der­se sin ese an­he­lo de pro­ta­go­nis­mo de unas ma­sas ra­bio­sas de ano­ni­ma­to y re­sig­na­das a un des­tino sub­al­terno, que, de re­pen­te, en un rap­to de arro­gan­cia, creen que su vul­ga­ri­dad tam­bién pue­de ser glo­sa­da, en­cum­bra­da y ad­mi­ra­da. Exis­ten­cias ano­di­nas e irre­le­van­tes ad­qui­rie­ron sú­bi­ta­men­te un in­te­rés pe­rio­dís­ti­co de pri­me­ra mag­ni­tud. Era la re­be­lión de las ma­sas avi­zo­ra­da por Or­te­ga en su ver­sión más des­qui­cia­da y pa­ró­di­ca; pues las ma­sas ya no se aver­gon­za­ban de su vul­ga­ri­dad, sino que se re­go­dea­ban en ella, se re­afir­ma­ban en ella, se con­tem­pla­ban de for­ma nar­ci­sis­ta en ella; y así creían con­quis­tar un es­tre­lla­to que du­ran­te mu­cho tiem­po se les ha­bía ne­ga­do. In­ter­né ha si­do en­tro­ni­za­do, en ape­nas un par de dé­ca­das, co­mo el paraíso de­mo­crá­ti­co don­de esas ma­sas pue­den ex­pre­sar sin com­ple­jos sus an­he­los y preo­cu­pa­cio­nes, fren­te a unas éli­tes que du­ran­te si­glos las ha­bían em­pu­ja­do a la irre­le­van­cia. Nun­ca un ar­ti­lu­gio téc­ni­co ha­bía pro­mo­vi­do tan­tas efu­sio­nes re­tó­ri­cas, tan­tos de­rra­ma­mien­tos hi­per­bó­li­cos, tan­tos fer­vo­res pa­lur­dos. No de­ja de re­sul­tar lla­ma­ti­vo que des­de el prin­ci­pio el in­ven­to se die­se en es­cri­bir con ma­yús­cu­la y sin ar­tícu­lo: In­ter­net. Un honor que, has­ta en­ton­ces, se ha­bían re­ser­va­do a Dios (aun­que, por su­pues­to, no fal­ten quie­nes es­cri­ben con pe­tu­lan­cia ‘dios’ y, a con­ti­nua­ción, con arro­bo y ser­vi­lis­mo, ‘In­ter­net’). La ido­la­tría desata­da por el nue­vo in­ven­to se ma­ni­fes­tó pron­to en una trans­for­ma­ción abu­si­va de nues­tros há­bi­tos, en una au­tén­ti­ca reor­de­na­ción de nues­tra exis­ten­cia. Mien­tras vo­mi­tá­ba­mos nues­tra ra­bia en tal o cual fo­ro (am­pa­ra­dos, por su­pues­to, por el ano­ni­ma­to), mien­tras re­tui­teá­ba­mos perogrulladas, mien­tras gua­sa­peá­ba­mos com­pul­si­va­men­te nos creía­mos por pri­me­ra vez due­ños de nues­tro des­tino, pro­ta­go­nis­tas de una re­vo­lu­ción que al fin ha­bía al­can­za­do aquel an­he­lo de ver­dad que la pren­sa ha­bía trai­cio­na­do. Na­da, por su­pues­to, que ver con la reali­dad. Ba­jo una fal­sa apa­rien­cia de trans­pa­ren­cia e in­me­dia­tez, in­ter­né se ha con­ver­ti­do en la jau­la do­ra­da don­de los due­ños del co­ta­rro apa­cien­tan a unas ma­sas ca­da vez más gre­ga­rias, ca­da vez más fa­na­ti­za­das, ca­da vez más pri­ma­rias, ca­da vez más en­do­gá­mi­cas, ali­men­tán­do­las con la car­na­za que las apa­ci­gua o exal­ta, di­vier­te o en­ca­bro­na, se­gún lo que en ca­da mo­men­to con­ven­ga. An­ta­ño, uno al me­nos con­tem­pla­ba las men­ti­ras que le con­ta­ban con una cier­ta pers­pec­ti­va; y, si no se chu­pa­ba el de­do, po­día dis­tin­guir el cris­tal de­for­man­te o es­me­ri­la­do. Hoy ese cris­tal se ha con­ver­ti­do en la bur­bu­ja den­tro de la cual vi­vi­mos, la bur­bu­ja por la que deam­bu­la­mos cir­cu­lar­men­te, alie­na­dos

Des­de el prin­ci­pio el in­ven­to se es­cri­be con ma­yús­cu­la y sin ar­tícu­lo: In­ter­net. Un honor que, has­ta en­ton­ces, se ha­bía re­ser­va­do a Dios

Qya pa­ra siem­pre, re­fo­ci­lán­do­nos en un es­ter­co­le­ro de ba­jas pa­sio­nes. Nun­ca la in­for­ma­ción ha­bía si­do tan mo­no­po­li­za­da por los po­de­ro­sos co­mo en nues­tra épo­ca; pe­ro, en­tre­tan­to, dis­fru­ta­mos co­mo enanos en nues­tra jau­la do­ra­da de los be­ne­fi­cios de la en­do­ga­mia y la vul­ga­ri­dad, y ado­ra­mos a nues­tro dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.