De­sen­te­rran­do a los ma­yas en Gua­te­ma­la

Gua­te­ma­la y Egip­to se en­cuen­tran a 12.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, pe­ro am­bos paí­ses tie­nen al­go en co­mún: las pi­rá­mi­des más grandes del planeta que al­ber­ga­ron dos de las ci­vi­li­za­cio­nes más im­por­tan­tes de la hu­ma­ni­dad: la egip­cia y la maya.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR ASIER VE­RA

En ple­na sel­va del Pe­tén se en­cuen­tra la cu­na de la ci­vi­li­za­ción maya, una me­tró­po­lis con pi­rá­mi­des so­lo equi­pa­ra­bles a las egip­cias que fue ca­pi­tal del mun­do en torno al año 200 a. C. Un equi­po de ar­queó­lo­gos tra­ba­ja pa­ra re­cu­pe­rar y pro­te­ger de los mis­mos pe­li­gros que aca­ba­ron con los ma­yas un en­cla­ve úni­co de la his­to­ria.

CON­TEM­PLAR 'EL CAI­RO DE AMÉ­RI­CA' no es fá­cil. El Par­que Ar­queo­ló­gi­co El Mi­ra­dor, cu­na de la ci­vi­li­za­ción maya, se en­cuen­tra en ple­na sel­va del Pe­tén, al nor­te de Gua­te­ma­la. A es­te lu­gar, con­si­de­ra­do la ca­pi­tal del mun­do en­tre los años 200 a. C. y 250 d. C., so­lo se pue­de lle­gar en he­li­cóp­te­ro o tras una ca­mi­na­ta de tres días, 55 ki­ló­me­tros a pie a tra­vés de la Re­ser­va de la Bios­fe­ra Maya, el es­pa­cio na­tu­ral pro­te­gi­do más gran­de de Cen­troa­mé­ri­ca. Ár­bo­les de has­ta 35 me­tros de al­tu­ra sal­va­guar­dan lo que en su día fue el pri­mer Es­ta­do de las Amé­ri­cas, tal co­mo se­ña­la el director del pro­yec­to ar­queo­ló­gi­co de la Cuen­ca del Mi­ra­dor, Ri­chard Han­sen, quien sub­ra­ya que «en aque­lla era no ha­bía nin­gu­na ciu­dad en el mun­do con el ta­ma­ño y la ma­jes­tuo­si­dad de sus pi­rá­mi­des». La Dan­ta mi­de 75 me­tros de al­tu­ra y es la pi­rá­mi­de –por vo­lu­men– más gran­de del mun­do, con 2,8 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos. Es­ta me­tró­po­lis lle­gó a al­ber­gar a un mi­llón de per­so­nas en su apo­geo. La cu­na de la ci­vi­li­za­ción maya se ha con­ser­va­do du­ran­te mi­les de años –los pri­me­ros ha­bi­tan­tes se asen­ta­ron en es­te lu­gar en el año 1000 a. C.– gra­cias a que es­ta ver­da­de­ra me­tró­po­lis se en­con­tra­ba ocul­ta en­tre mi­les de ár­bo­les. En 1962 el ar­queó­lo­go Ian Graham co­men­zó a es­tu­diar el si­tio, pe­ro los ver­da­de­ros des­cu­bri­do­res no fue­ron

los ar­queó­lo­gos, sino los tra­ba­ja­do­res de la co­mu­ni­dad de Car­me­li­ta que se aden­tra­ban en la sel­va pa­ra re­co­lec­tar chi­cle de los ár­bo­les. La Re­ser­va de la Bios­fe­ra Maya abar­ca el 19 por cien­to del te­rri­to­rio de Gua­te­ma­la. «Se tra­ta de una jo­ya y de un tesoro a ni­vel mun­dial, cu­yos due­ños son los gua­te­mal­te­cos», re­cal­ca Han­sen, in­ves­ti­ga­dor de la Universidad Es­ta­tal de Idaho y quien ha pa­sa­do más de 37 años es­tu­dian­do el lu­gar. Han­sen al­can­zó la fa­ma co­mo ar­queó­lo­go tras re­ve­lar que

El Mi­ra­dor era mu­cho más an­ti­guo de lo que se pen­sa­ba ini­cial­men­te. A tra­vés de un ra­dar pio­ne­ro de al­ta pre­ci­sión, de­no­mi­na­do Li­dar, Han­sen y su equi­po des­cu­brie­ron que las pri­me­ras cons­truc­cio­nes en la Cuen­ca del Mi­ra­dor da­tan del 800 a. C., cuan­do los ma­yas co­men­za­ron a le­van­tar pi­rá­mi­des y edi­fi­cios pú­bli­cos re­li­gio­sos. Con­cre­ta­men­te, so­bre es­te en­cla­ve, si­tua­do a ape­nas 7 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra con México, se cons­tru­ye­ron 51 ciu­da­des con­tro­la­das to­das ellas des­de el cen­tro po­lí­ti­co de El Mi­ra­dor. Han­sen des­cu­brió, ade­más, el pri­mer sis­te­ma de su­per­ca­rre­te­ras de to­do el mun­do con 17 calzadas que se em­plea­ron pa­ra el trans­por­te de mer­can­cías y que me­dían 40 me­tros de an­cho. Sin em­bar­go, es­ta am­bi­ción de los ma­yas por cons­truir grandes edi­fi­cios y ca­rre­te­ras a ba­se de cal y es­tu­co su­pu­so su fin. En el año 150 d. C. se pro­du­jo el pri­mer co­lap­so de es­ta ci­vi­li­za­ción de­bi­do a la de­fo­res­ta­ción. La po­bla­ción se vio obli­ga­da a emi­grar a México y a la cos­ta del Ca­ri­be pa­ra bus­car re­fu­gio y ali­men­ta­ción, si bien años más tar­de, en­tre 550 y 900 d. C., pe­que­ños gru­pos re­gre­sa­ron pa­ra re­cu­pe­rar si­tios co­mo El Mi­ra­dor, Nak­bé y El Tin­tal. Han­sen la­men­ta que des­de en­ton­ces no ha­ya­mos apren­di­do ca­si na­da. Hoy en día las prin­ci­pa­les ame­na­zas de es­te in­creí­ble es­pa­cio son si­mi­la­res a las del pa­sa­do. La pri­me­ra: los sa­quea­do­res que ro­ban ob­je­tos ma­yas has­ta el pun­to de que ha lle­ga­do a ser «la se­gun­da ac­ti­vi­dad ile­gal en el Pe­tén, so­lo su­pe­ra­da por el nar­co­trá­fi­co». La se­gun­da: la de­fo­res­ta­ción lle­va­da a ca­bo por la in­dus­tria ma­de­re­ra. De ahí que el ar­queó­lo­go y su equi­po apues­ten por re­for­zar el tu­ris­mo co­mo ne­go­cio al­ter­na­ti­vo. «Te­ne­mos que bus­car vías pa­ra no re­pe­tir los erro­res del pa­sa­do», avi­sa Han­sen.

Cons­tru­ye­ron el pri­mer sis­te­ma de su­per­ca­rre­te­ras: 17 calzadas de 40 me­tros de an­cho pa­ra el trans­por­te de mer­can­cías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.