So­bre­vi­vir en el mun­do del yo, yo, yo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Carmen Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

quin­cea­ñe­ros que se ha­cen sel­fies ca­mi­nan­do por el pre­til de edi­fi­cios de cincuenta pi­sos; un pa­dre de fa­mi­lia que cuel­ga en In­ter­net su 'proeza' de con­du­cir a dos­cien­tos cincuenta ki­ló­me­tros por ho­ra con un be­bé al la­do; in­fi­ni­tos blo­gue­ros, tui­te­ros y fa­ce­boo­ke­ros que re­trans­mi­ten en di­rec­to to­das sus in­ti­mi­da­des, pe­ro tam­bién sus más ab­sur­das ba­na­li­da­des: lo que desa­yu­nan (¡Es­te ca­fe­li­to es­tá pa­ra que pon­gan un pi­so!), al­muer­zan (¡No hay sal­mo­re­jo co­mo el tu­yo, ole mi chu­rri!), me­rien­dan, ce­nan, ven, oyen, sien­ten, y así has­ta el ago­ta­mien­to. «Vi­vi­mos una au­tén­ti­ca pan­de­mia nar­ci­sis­ta», afir­ma Keith Camp­bell, pro­fe­sor de la Universidad de Geor­ge­town y coau­tor de Ge­ne­ra­ción yo, jun­to con Jean Twen­ge, to­do un best-se­ller por ra­zo­nes ob­vias: ¿a quién no le gus­ta que le ha­blen de sí mis­mo? Fue Freud quien acu­ñó el tér­mino 'nar­ci­sis­mo' en re­cuer­do del be­llo y va­ni­do­so Nar­ci­so, per­so­na­je de la mi­to­lo­gía grie­ga que, in­ca­paz de amar a otras per­so­nas, mu­rió aho­ga­do en un la­go al enamo­rar­se de su pro­pia ima­gen re­fle­ja­da en el agua. Que siem­pre ha ha­bi­do per­so­nas ego­cén­tri­cas, va­ni­do­sas y en­can­ta­das de ha­ber­se co­no­ci­do es una ob­vie­dad, pe­ro nun­ca has­ta aho­ra ha­bía ha­bi­do tal can­ti­dad de nar­ci­sos por me­tro cua­dra­do, tal so­bre­do­sis de ado­ra­do­res de su pro­pio om­bli­go. Co­mo las per­so­nas que mue­ren ca­da año arras­tra­das por las olas al in­ten­tar in­mor­ta­li­zar­se (y nun­ca me­jor di­cho) an­te un mar em­bra­ve­ci­do; u Ós­car Re­yes, que, pro­me­tien­do a sus ami­gos man­dar­les una fo­to 'su­per­ori­gi­nal', se col­gó de la puer­ta del cuar­to de ba­ño ves­ti­do de Bob Es­pon­ja y se des­nu­có con­tra el re­tre­te. Ca­da día se suben a Ins­ta­gram ochen­ta mi­llo­nes de fo­to­gra­fías y la gen­te es ca­paz de cual­quier co­sa con tal de lo­grar un pu­ña­do de los tres mil qui­nien­tos mi­llo­nes de li­kes que es­tas ge­ne­ran dia­ria­men­te. El nar­ci­sis­mo, ade­más, es acu­mu­la­ti­vo. Se­gún es­tu­dios, los usua­rios que se sa­ca­ron más fo­tos el año pa­sa­do mos­tra­ron un in­cre­men­to no­ta­ble en su ni­vel de ego­tis­mo. Ele­men­tal, que­ri­do Freud: des­pués de te­ner éxi­to con una chu­mi­na­da hay que ha­cer otra ma­yor y lue­go otra y otra pa­ra man­te­ner al­to el pa­be­llón, «me ca­chis qué gran­de soy». Te­ner im­pac­to en las re­des ge­ne­ra no­to­rie­dad, pe­ro tam­bién de­pen­den­cia y a la vez pa­vor. Pa­vor al va­cío de un post, a la au­sen­cia de li­kes. ¿Y qué es uno sin un li­ke? Un pa­ria, un ce­ro a la iz­quier­da, un per­fec­to zom­bie. ¿Có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí? Ob­via­men­te la irrup­ción de In­ter­net y sus de­ri­va­dos en nues­tras vi­das juega un pa­pel esen­cial y tie­ne un efec­to mul­ti­pli­ca­dor. Pe­ro la ten­den­cia al yoís­mo exis­tía ya, so­bre to­do en las so­cie­da­des avan­za­das, y con ella una iné­di­ta for­ma de in­fe­li­ci­dad. Des­de que el mun­do es mun­do la gen­te se mi­de cons­tan­te­men­te con res­pec­to a los de­más. An­tes de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas en­tra­ran en nues­tra co­ti­dia­ni­dad uno se com­pa­ra­ba con las per­so­nas de su en­torno. Con la due­ña del col­ma­do de la es­qui­na, con el hi­jo del no­ta­rio y/o to­do lo más con el rico de su pue­blo. Las com­pa­ra­cio­nes con per­so­nas cer­ca­nas eran asu­mi­bles, mu­chas ve­ces fa­vo­ra­bles y por tan­to re­con­for­tan­tes. Aho­ra, en un mun­do global e hi­per­co­nec­ta­do, las com­pa­ra­cio­nes se ha­cen con per­so­nas que no son nues­tros pa­res, con las es­tre­llas de Holly­wood, con los ri­cos y fa­mo­sos. Si a es­to uni­mos que nos han ven­di­do la mi­lon­ga de que en es­ta vi­da el éxi­to es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra y que, abra­ca­da­bra, con so­lo desear­lo lo su­fi­cien­te, uno pue­de con­ver­tir­se ma­ña­na en un Ste­ve Jobs, en una Oli­via Pa­ler­mo o, más mo­des­ta­men­te, en una Be­lén Es­te­ban, ya te­ne­mos to­das las pa­pe­le­tas pa­ra la frus­tra­ción. Y pa­ra pa­liar el de­sen­can­to na­da me­jor que as­pi­rar a la cha­ta­rra de la no­to­rie­dad. A esos cin­co mi­nu­tos de glo­ria a los que,

Te­ner im­pac­to en las re­des ge­ne­ra no­to­rie­dad, pe­ro tam­bién de­pen­den­cia y a la vez pa­vor. Pa­vor al va­cío de un 'post', a la au­sen­cia de 'li­kes'

se­gún el pro­fe­ta War­hol, to­do el mun­do pue­de ac­ce­der hoy en día. Ahí es don­de el nar­ci­sis­mo anida y flo­re­ce. Me­jor, por tan­to, mo­rir ha­cién­do­se un sel­fie que vi­vir en el ano­ni­ma­to. O —tal co­mo su­gi­rió el ig­no­to crea­dor del in­mor­tal per­so­na­je de Nar­ci­so— me­jor aho­gar­se en bus­ca de una qui­me­ra que mi­rar en de­rre­dor y amar, sen­tir o go­zar con lo que tie­ne uno aquí cer­ca, al al­can­ce de la mano, pe­que­ño tal vez, pe­ro al me­nos real, no vir­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.