Sa­lud.

Vi­si­ta­mos al neu­ró­lo­go Án­gel Cha­mo­rro, quien, con su equi­po del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na, ha des­cu­bier­to una fór­mu­la pa­ra fre­nar el ic­tus.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FÁ­TI­MA URIBARRI / FO­TO­GRA­FÍAS: CARLOS LUJÁN

es una prác­ti­ca que el neu­ró­lo­go Án­gel Cha­mo­rro se tra­jo de Es­ta­dos Uni­dos, don­de apren­dió la im­por­tan­cia de las ba­ses de da­tos. Al re­gre­sar a Es­pa­ña, lo pu­so en prác­ti­ca jun­to con su equi­po de co­la­bo­ra­do­res. De­ce­nas de car­pe­tas ar­chi­va­das y cla­si­fi­ca­das con­tie­nen los da­tos de mi­les de sus pa­cien­tes: su pre­sión ar­te­rial, el nú­me­ro de sus gló­bu­los ro­jos... y tam­bién sus ni­ve­les de áci­do úri­co. Fue es­te úl­ti­mo el que lla­mó la aten­ción del doc­tor Cha­mo­rro. «Com­pro­bé que quie­nes te­nían los ín­di­ces más al­tos de áci­do úri­co te­nían más pro­ba­bi­li­da­des de su­pe­rar el ic­tus sin se­cue­las». Lo co­te­jó mu­chas ve­ces. Su sor­pre­sa se con­vir­tió en en­tu­sias­mo. ¡Eu­re­ka! El áci­do úri­co po­dría ser cru­cial en la re­cu­pe­ra­ción de es­ta en­fer­me­dad que pro­vo­ca la mi­tad de la dis­ca­pa­ci­dad cró­ni­ca en Eu­ro­pa. Un in­gre­dien­te tan sen­ci­llo co­mo ese po­dría de­ci­dir que re­gre­sa­ra el ha­bla, la mo­vi­li­dad y la vi­sión a quie­nes han pa­de­ci­do ese cor­to­cir­cui­to que pue­de tor­cer vi­das pa­ra siem­pre. Án­gel Cha­mo­rro pu­bli­có su ha­llaz­go en las re­vis­tas más pres­ti­gio­sas de la neu­ro­lo­gía mun­dial y se lan­zó a la bús­que­da de me­dios pa­ra po­der con­ver­tir su des­cu­bri­mien­to en un me­di­ca­men­to «que se pue­da com­prar en to­das las far­ma­cias del planeta», di­ce Cha­mo­rro. Es di­fí­cil. Él lo sa­bía. Pe­ro no ima­gi­na­ba cuán­to. Ha to­ca­do mu­chas puer­tas, ha sor­tea­do bu­ro­cra­cias y to­da­vía (15 años des­pués de su ha­llaz­go a tra­vés de la ob­ser­va­ción clí­ni­ca) si­gue em­pe­ci­na­do en abrir una bre­cha de es­pe­ran­za de re­co­brar la nor­ma­li­dad pa­ra los quin­ce mi­llo­nes de per­so­nas (100.000 de ellos es­pa­ño­les) que ca­da año su­fren un ic­tus. Án­gel Cha­mo­rro se fue a la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios y em­pe­zó a su­bir es­ca­lo­nes. En 2007 pu­bli­có los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio rea­li­za­do so­bre 24 pa­cien­tes. «Se de­mos­tró que el fár­ma­co era muy útil», di­ce.

CO­MO RO­SAS EN CIN­CO DÍAS. To­do se ana­li­zó y re­gis­tró. Lue­go pa­sa­ron al es­tu­dio en fa­se 3: el doc­tor Cha­mo­rro lo­gró que le fa­bri­ca­ran la fór­mu­la (un la­bo­ra­to­rio se gastó en ello 600.000 eu­ros) con las ga­ran­tías que exi­gen las nor­mas in­ter­na­cio­na­les de ca­li­dad de los me­di­ca­men­tos. En 2012 pu­do ex­pe­ri­men­tar con 421 pa­cien­tes; Mag­da­le­na Blas­co, Jor­di So­ler y Pa­qui­ta García son tres de ellos. Lle­ga­ron mu­dos e im­pe­di­dos a la Uni­dad de Ic­tus del Hos­pi­tal Clí­nic. «¿Acep­tan par­ti­ci­par en un tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal?», pre­gun­ta­ron con pri­sa a sus fa­mi­lia­res. Con el ic­tus, la ve­lo­ci­dad de reac­ción es de­ter­mi­nan­te pa­ra evi­tar se­cue­las: cuan­to más tiem­po un trom­bo blo­quee una ar­te­ria e im­pi­da el rie­go del ce­re­bro, peor pa­ra el pa­cien­te. «Es una lu­cha con­tra­rre­loj: 1,7 mi­llo­nes de neu­ro­nas mue­ren ca­da mi­nu­to con el ic­tus», ex­pli­ca el doc­tor Cha­mo­rro. La her­ma­na de Jor­di y los ma­ri­dos de Mag­da­le­na y Pa­qui­ta die­ron un sí rá­pi­do. In­me­dia­ta­men­te y du­ran­te 90 mi­nu­tos los tres pa­cien­tes re­ci­bie­ron por vía in­tra­ve­no­sa la fór­mu­la con áci­do úri­co. Los tres es­tán fe­li­ces y agra­de­ci­dos. Es­tán per­fec­tos. En­tra­ron en el hos­pi­tal en ca­mi­lla y a los cin­co días sa­lie­ron ca­mi­nan­do. Sa­nos. «Lo lla­ma­mos 'el efec­to Lá­za­ro'. Es emo­cio­nan­te. Es co­mo cuan­do ha­ces un em­pal­me con un ca­ble y se ha­ce de nue­vo la luz», di­ce el doc­tor Cha­mo­rro.

"Lo lla­ma­mos 'el efec­to Lá­za­ro'. Es emo­cio­nan­te. Es co­mo cuan­do ha­ces un em­pal­me con un ca­ble y se ha­ce de nue­vo la luz", cuen­ta el doc­tor Cha­mo­rro

Los re­sul­ta­dos fue­ron asom­bro­sos. El éxi­to en quie­nes re­ci­bie­ron la nue­va fór­mu­la fue de un 36 por cien­to. Pe­ro aún hay una op­ción me­jor. Aña­dir un fár­ma­co trom­bo­lí­ti­co y uti­li­zar trom­bec­to­mía me­cá­ni­ca, «un dis­po­si­ti­vo que abre las grandes ar­te­rias y las desatas­ca», ex­pli­ca Cha­mo­rro, aun­que es­te tra­ta­mien­to no es ap­to pa­ra to­dos los pa­cien­tes. «Has­ta el 69 por cien­to de los ic­ta­dos que tra­ta­mos con trom­bec­to­mía y áci­do úri­co que­da­ron to­tal­men­te sa­nos», aña­de.

Y ES HAS­TA REN­TA­BLE. ¿Por qué so­lo el 50 por cien­to de quie­nes han pa­de­ci­do un ic­tus es­tán li­bres de se­cue­las a los tres me­ses de ha­ber­lo su­fri­do? Aquí, el oxí­geno tie­ne un pa­pel con­tra­dic­to­rio. Cuan­do los mé­di­cos re­ti­ran el trom­bo, se reac­ti­va la cir­cu­la­ción, re­gre­sa el oxí­geno, bue­na co­sa, «pe­ro el oxí­geno pro­du­ce da­ños, ac­ti­va me­ca­nis­mos da­ñi­nos pa­ra la cé­lu­la», ex­pli­ca el doc­tor Cha­mo­rro. Lo lla­man 'es­trés oxi­da­ti­vo' «y el áci­do úri­co es an­ti­es­trés oxi­da­ti­vo», aña­de. De ahí el éxi­to. Ade­más de las ven­ta­jas vi­ta­les pa­ra los ic­ta­dos, las ar­cas pú­bli­cas vi­vi­rían un agra­da­ble desaho­go. «El ic­tus cues­ta a Es­pa­ña ca­si 3000 mi­llo­nes de eu­ros al año. Si ha­bla­mos de 36.000 ca­sos me­nos al año con se­cue­las, se po­drían aho­rrar en­tre 455 y 840 mi­llo­nes de eu­ros». Án­gel Cha­mo­rro ase­gu­ra que pue­de con­se­guir­lo con tres mi­llo­nes de eu­ros. Los ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer más ex­pe­ri­men­ta­ción y con­fir­mar la efi­ca­cia del tra­ta­mien­to. Hay que pa­gar un se­gu­ro, una ba­se de da­tos elec­tró­ni­ca, per­so­nal es­ta­dís­ti­co y de mo­ni­to­ri­za­ción... «La efi­ca­cia de es­ta fór­mu­la la han de­mos­tra­do dos es­tu­dios. Po­dría­mos evi­tar las se­cue­las en 36.000 ic­ta­dos ca­da año en Es­pa­ña», re­pi­te el doc­tor Cha­mo­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.