Ani­ma­les de com­pa­ñía

Elo­gio del vino blan­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Prada

de­cía Ruano que el es­cri­tor de­be pro­bar­se de vez en cuan­do eli­gien­do un te­ma im­po­si­ble y sos­te­nién­do­lo has­ta el fi­nal, en un «vue­lo sin mo­tor» en el que se en­tre­ga a la es­cri­tu­ra pu­ra y di­va­ga­to­ria. Hoy es­cri­bi­re­mos así, pa­ra lo que pro­ba­re­mos una ala­ban­za del vino blan­co y me­nos­pre­cio del tin­to. No por­que el tin­to, tan so­bra­do de pa­ne­gi­ris­tas, no nos gus­te; sino por­que nos fas­ti­dia que na­die elo­gie el vino blan­co. El vino tin­to re­me­mo­ra la san­gre; el vino blan­co evo­ca la lá­gri­ma. La san­gre es una efu­sión de la car­ne; la lá­gri­ma, un re­fi­na­mien­to del es­pí­ri­tu. San­gra­mos cuan­do nos hie­ren; llo­ra­mos cuan­do nos emo­cio­nan. De­trás de la he­ri­da, siem­pre ha­lla­mos el do­lor; de­trás de la emo­ción, un do­lor o una ale­gría, o una ale­gría en­tre­ve­ra­da de do­lor. La lá­gri­ma es más com­ple­ja y re­fi­na­da que la san­gre, más dis­cre­ta y pu­do­ro­sa tam­bién: la lá­gri­ma es fur­ti­va, la san­gre es­can­da­lo­sa; la lá­gri­ma pue­de ser chis­pean­te y al­bo­ro­za­da; la san­gre siem­pre es acia­ga y tre­me­bun­da. Es cier­to que hay lá­gri­mas de co­co­dri­lo, pe­ro tam­bién hay san­gres de hor­cha­ta; y en­tre el fin­gi­dor y el in­do­len­te pre­fe­ri­mos al pri­me­ro, que si­gue cre­yen­do en la in­ven­ción. Hay de­gus­ta­do­res de vi­nos que pre­fie­ren irra­cio­nal­men­te un mal tin­to a un buen blan­co. Al hom­bre que nos di­je­ra que pre­fie­re a las mo­re­nas des­a­bri­das an­tes que a las ru­bias fes­ti­vas lo in­gre­sa­ría­mos en un ma­ni­co­mio (o me­jor, de­ja­ría­mos que se har­ta­se de mo­re­nas des­a­bri­das, pa­ra que en el pe­ca­do lle­va­se la pe­ni­ten­cia); y lo mis­mo ha­bría que ha­cer con los fun­da­men­ta­lis­tas del vino tin­to. Di­cen que el vino tin­to tie­ne más cuer­po; pe­ro ya se sa­be que don­de hay mu­cho cuer­po hay tam­bién mu­chos acha­ques (por no de­cir que hay un gordo co­mo la co­pa de un pin­to). Di­cen tam­bién que el vino tin­to con­ju­ga con cual­quier pla­to, sea car­ne o pes­ca­do; pe­ro ya se sa­be que quien sir­ve lo mis­mo pa­ra un ro­to que pa­ra un des­co­si­do no sir­ve en reali­dad pa­ra na­da. Di­cen, en fin, que el vino tin­to, ba­jo su apa­rien­cia uni­for­me, en­cu­bre una ma­yor ri­que­za de ma­ti­ces; tam­bién a los feos sue­len de­cir­nos que es­con­de­mos un co­ra­zón tierno, un tem­pe­ra­men­to ge­ne­ro­so, una pa­no­plia de vir­tu­des que só­lo dis­tin­guen los pa­la­da­res sen­si­bles. Y, sin em­bar­go, la feal­dad no hay quien nos la qui­te. Aho­ra tam­bién se ha di­fun­di­do la es­pe­cie de que los vi­nos tin­tos son más sa­lu­da­bles que los blan­cos, por­que acu­mu­lan ta­ni­nos pro­ce­den­tes del ho­lle­jo de la uva. Sa­ber que al­guien be­be vino pa­ra cui­dar su sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar nos re­sul­ta tan pe­re­grino co­mo sa­ber que al­guien pe­ca con­tra el sex­to man­da­mien­to pa­ra man­te­ner lim­pia la prós­ta­ta. Hay que des­con­fiar de quie­nes se en­tre­gan al pla­cer sin me­di­da; pe­ro mu­cho más de los que, pa­ra jus­ti­fi­car su en­tre­ga, la dis­fra­zan de coar­ta­das sa­lu­tí­fe­ras. La sa­lud es un don que nos fue con­ce­di­do pa­ra que lo gas­tá­se­mos con tino; y quien se em­pe­ña en pre­ser­var­lo ta­ca­ña­men­te, co­mo quien lo mal­gas­ta, tie­ne ase­gu­ra­do un lu­gar de pri­vi­le­gio en el in­fierno. El cie­lo es­tá re­ser­va­do pa­ra quie­nes saben gas­tar sa­bia­men­te su sa­lud; y be­ber vino blan­co es co­mo ga­nar­se una in­dul­gen­cia ple­na­ria. Hay res­tau­ran­tes en los que pi­des un vino blan­co pa­ra acom­pa­ñar un so­lo­mi­llo y te mi­ran co­mo si hu­bie­ses blas­fe­ma­do. A los pu­ri­ta­nos siem­pre les ha des­agra­da­do el mes­ti­za­je; pe­ro la gen­te sa­na sa­be que en la va­rie­dad es­tá el gus­to. El vino blan­co ali­via la pe­san­tez de la car­ne, su­ti­li­za el pes­ca­do, her­mo­sea e ilu­mi­na cual­quier me­nú, por fa­rra­go­so o in­sí­pi­do que sea. El vino blan­co ali­ge­ra las di­ges­tio­nes y agi­li­za el in­ge­nio: allá don­de el vino tin­to nos po­ne gra­ves y so­lem­nes, el vino blan­co nos tor­na ocu­rren­tes y chis­po­sos. El vino tin­to fa­vo­re­ce los dis­cur­sos pom­po­sos y re­car­ga­dos; el vino blan­co es­ti­mu­la el epi­gra­ma y la me­tá­fo­ra ful­gu­ran­te. Un hom­bre bo­rra­cho de vino tin­to que­rrá atu­far a la mu­jer que tie­ne a su la­do con pa­la­bras pe­dre­go­sas y so­po­rí­fe­ras, es­pan­tán­do­la pa­ra siem­pre; un hom­bre bo­rra­cho de vino blan­co la col­ma­rá de ri­sue­ños y ele­gan­tes do­nai­res, ga­nán­do­la pa­ra siem­pre. El vino tin­to las­tra nues­tro sue­ño de pe­sa­di­llas y ron­qui­dos; el vino blan­co lo per­fu­ma de en­so­ña­cio­nes le­vi­tan­tes y sil­bos amo­ro­sos. En el vino blan­co, co­mo en la lá­gri­ma, hay su­ti­le­za y trans­pa­ren­cia; en el vino tin­to, co­mo en la san­gre, as­pe­re­za y tur­bie­dad. Y, ade­más, el vino blan­co se sube an­tes a la ca­be­za, en lo que prue­ba que es un vino in­te­li­gen­te al que le

El vino tin­to re­me­mo­ra la san­gre; el vino blan­co evo­ca la lá­gri­ma. La san­gre es una efu­sión de la car­ne; la lá­gri­ma, un re­fi­na­mien­to del es­pí­ri­tu

Qgus­ta ha­cer es­gri­ma con las neu­ro­nas; el vino tin­to, en cam­bio, se ba­ja en­se­gui­da al es­tó­ma­go, a pe­lear con los ju­gos gás­tri­cos. Y aho­ra, por fin, con­fe­sa­re­mos que es­cri­bi­mos es­te ar­tícu­lo ba­jo los efec­tos del vino blan­co. Nos aguar­da una re­sa­ca mu­cho más ca­be­zo­na que la del vino tin­to. Pe­ro, co­mo di­jo un sa­bio, na­die es per­fec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.