Sa­ra Ba­ras, vo­ces en los ta­co­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

gran­des ge­nios des­apa­re­ci­dos del fla­men­co han ba­ja­do a ver a Sa­ra Ba­ras. Le han con­ta­do sus co­sas, la iden­ti­dad de su ar­te inal­can­za­ble, el me­ca­nis­mo de su pro­ce­der in­des­ci­fra­ble. Y Sa­ra se lo ha echa­do a los pies. Y a las ma­nos. Co­reó­gra­fa y bai­lao­ra –y per­so­na que re­bo­sa sus cos­tu­ras, bon­dad y de­li­ca­de­za me­dian­te–, pa­re­ce de­ma­sia­do jo­ven pa­ra sa­ber tan­to. Pe­ro sa­be. Y lo lle­va a la so­le­dad de un es­ce­na­rio en el que ab­sor­be to­das las lu­ces, co­mo di­cen que ha­cen los agu­je­ros ne­gros. Su bai­le es pa­sión, cla­ro, pe­ro tam­bién mé­to­do y per­sis­ten­cia, es­tu­dio, en­sa­yo, ho­ras con­tu­ma­ces al ca­lor del com­pás. Ha­ce lo que ha­ce en los es­ce­na­rios por­que le vie­ne to­ca­do por un ra­yo ca­pri­cho­so que so­lo des­car­ga so­bre al­gu­nos, pe­ro de na­da ser­vi­ría el ra­yo si no se lo lle­va­se mu­chas ho­ras al día al ta­cón de sus za­pa­tos. El es­pec­tácu­lo Vo­ces, que es­tos días se ve y se sien­te en el Tea­tro Nue­vo Apo­lo de Ma­drid –el de la pla­za Tir­so de Mo­li­na–, es cul­mi­na­ción de to­do lo que ha apren­di­do de maes­tros a los que ho­me­na­jea y de to­do lo que pue­de en­se­ñar a los de­más mer­ced al tra­ba­jo ago­ta­dor que la pre­ce­de. No sé cuán­to per­de­rá en ca­da pa­se de dos ho­ras, pe­ro mu­chos da­rían la vi­da por ali­men­tar­se so­lo con lo que Sa­ra de­ja en las ta­blas ca­da tar­de. Pa­co de Lu­cía, Ga­des, Mo­ren­te, Mo­raí­to y Car­men Ama­ya le su­su­rran bis­bi­seos de su ge­nio y ella lo tra­du­ce a un com­ba­te dia­ria­men­te de­ses­pe­ra­do en­tre plás­ti­ca y san­gre, are­na y ter­cio­pe­lo, for­ce­jeo y su­ti­le­za. A to­dos los co­no­ció me­nos al en­ju­to seís­mo re­ta­co y re­ne­gro del So­mo­rros­tro bar­ce­lo­nés, aque­lla gi­ta­na de la que Jean Coc­teau de­jó di­cho que era gra­ni­zo so­bre los cris­ta­les: sien­do tan dis­tin­tas, pa­rez­ca que al po­ner­se la cha­que­ti­lla de La Ca­pi­ta­na el es­pí­ri­tu de Car­men, he­cho hu­mo, se hu­bie­se alo­ja­do en los pies de Sa­ra, esos que alo­jan, co­mo di­ce el gran Jua­ni­ni Ma­ris­me­ño, una me­tra­lle­ta per­fec­ta. ¡Cuán di­fí­cil es ha­blar de fla­men­co! Ca­si tan­to co­mo des­cri­bir un cua­dro y las sen­sa­cio­nes que alum­bra. La des­co­mu­nal fa­rru­ca que me­ce Is­rael Fer­nán­dez, el ro­man­ce que cla­va en el ai­re el Ru­bio de Pru­na o la ro­tun­di­dad de la voz de Miguel Rosendo me atan los de­dos y me de­jan sin re­cur­sos pa­ra el re­la­to. Co­mo la obra re­don­da de Ke­ko Bal­do­me­ro en la di­rec­ción mu­si­cal... o las co­reo­gra­fías de un apa­bu­llan­te Jo­sé Se­rrano, que son pun­to y apar­te. Se­rrano cre­ció al ca­lor de Ma­rio Ma­ya o Cris­ti­na Ho­yos, se rein­ven­tó a la ve­ra de An­to­nio Ca­na­les y se hi­zo ma­yor en di­ver­sas com­pa­ñías has­ta ser ar­tis­ta in­vi­ta­do en la vi­da y obras de Sa­ra Ba­ras des­de ha­ce mu­chos años. Crea en Vo­ces un par de co­reo­gra­fías de­mo­le­do­ras y es­tu­pe­fa­cien­tes, de in­cre­du­li­dad, au­sen­tes, fe­liz­men­te, del com­po­nen­te atlé­ti­co y me­ra­men­te mus­cu­lar con el que mu­chos han que­ri­do ca­rac­te­ri­zar el bai­le de ho­ga­ño. Co­mo pa­re­ja tras­la­dan la sen­sa­ción de que to­do es cier­to y ve­raz, sin que so­bre un gol­pe o una pal­ma, un con­tor­neo o una rá­fa­ga de esos pies de dis­pa­ro inaca­ba­ble. Vo­ces, ven­go a de­cir, es un pro­di­gio de téc­ni­ca, pe­ro no so­lo eso, que de por sí ya es mu­cho. Hay gran­des téc­ni­cos en di­ver­sas ma­te­rias que por no ser ar­tis­tas so­lo sir­ven pa­ra la es­ta­dís­ti­ca. No tras­pa­san la ba­rre­ra, aun­que co­noz­can ca­da uno de los ru­di­men­tos de la ma­te­ria. Sa­ra Ba­ras irra­dia y con­ta­gia fe­li­ci­dad, que es lo exi­gi­ble a los ar­tis­tas, lo que re­cla­mar a quie­nes les con­fia­mos unas ho­ras de nues­tra vi­da. No se tra­ta de ir a un tea­tro a que gen­te in­dó­cil que va es­cu­pien­do amor co­mo si tal co­sa nos en­vuel­va en azú­car ca­du­ca­do. Se tra­ta de que por las uñas nos ca­bal­gue una suer­te de me­lo­día

QPa­re­ce de­ma­sia­do jo­ven pa­ra sa­ber tan­to. Pe­ro sa­be. Y lo lle­va a la so­le­dad de un es­ce­na­rio en el que ab­sor­be to­das las lu­ces, co­mo di­cen que ha­cen los agu­je­ros ne­gros

mis­te­rio­sa y que no sal­ga­mos del tea­tro igual que co­mo en­tra­mos. Eso ha­cen los ar­tis­tas que se arre­mo­li­nan jun­to a es­ta po­de­ro­sa ga­di­ta­na. No sé a qué es­tá es­pe­ran­do. No sé qué ha­ce ahí sen­ta­do to­da­vía. Bus­que en­tra­das. Tea­tro Nue­vo Apo­lo, Ma­drid. Co­rra. En ju­lio se va. Le que­da mes y pi­co pa­ra ver­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.