Pis­to­las lá­ser

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas -

dyork,uran­te una vi­si­ta re­cien­te a Nue­va fui a Strand, la caó­ti­ca, enor­me y bien nu­tri­da li­bre­ría cer­ca­na a Union Squa­re que ade­más tie­ne un am­bien­te hips­ter ca­da vez más des­bo­ca­do. Se ha con­ver­ti­do en uno de esos lu­ga­res don­de el ca­non de be­lle­za in­clu­ye ga­fas enor­mes co­mo las de las aza­fa­tas del Un, dos, tres y se li­ga ci­tan­do a Kier­ke­gaard. Los anaque­les de sou­ve­nirs li­te­ra­rios –cha­pi­tas, li­bre­tas, ca­mi­se­tas, ima­nes y cha­pas con fra­se– han en­tra­do en gue­rra con­tra Trump: «Ma­ke Ame­ri­ca Read Again», y to­do así. Al ter­mi­nar mi com­pra, me pro­pu­se re­mon­tar Park Ave­nue has­ta más allá de Cen­tral Sta­tion, un pa­seo de más de trein­ta ca­lles du­ran­te el cual iba a dar­me áni­mos con pa­ra­das téc­ni­cas pa­ra ati­zar­me una Brooklyn La­ger. En al­gún mo­men­to de la ca­mi­na­ta tu­ve que de­cir­me que, si se­guía pa­ran­do ca­da dos ca­lles, lle­ga­ría ebrio a una cena en la que me es­pe­ra­ban. Mi re­ga­ñi­na au­to­in­fli­gi­da fue efi­caz por­que en ade­lan­te só­lo pa­ré ca­da tres ca­lles. Po­co más arri­ba de Union, y por tan­to to­da­vía en una zo­na mo­lo­na de la ciu­dad, me atra­jo el es­ca­pa­ra­te de una tien­da lle­na de pa­ra­fer­na­lia de su­per­hé­roes y de per­so­na­jes de Star Wars. Ca­mi­se­tas, es­ta­tui­llas, dis­fra­ces in­te­gra­les, has­ta ajua­res com­ple­tos ilus­tra­dos con los Je­di, los hé­roes de la Mar­vel y los sol­da­dos im­pe­ria­les. Me pa­re­ció que era una oportunidad pa­ra comprar al­gún re­ga­lo pa­ra los chi­cos, que son ga­lác­ti­cos a ma­cha­mar­ti­llo y ba­jan al par­que con la ba­ta de Obi-wan o la co­ra­za de las tro­pas de asal­to. Una re­no­va­ción del fe­nó­meno trek­kie por el cual una vez un ami­go me hi­zo el chis­te de que, de pro­vo­car el es­treno de El hun­di­mien­to al­go pa­re­ci­do, los fans aca­ba­rían yen­do al ci­ne con uni­for­mes de la SS, go­rras de pla­to y cor­tes de pe­lo co­mo el de Hitler. Me fi­jé en unas ca­mi­se­tas y pe­dí al de­pen­dien­te ta­llas in­fan­ti­les. Có­mo se pu­so. No se ha­bría enoja­do tan­to si le hu­bie­ra di­cho que R2D2 tie­ne ca­ra de mi­ni­bar. Se en­co­le­ri­zó por­que con­si­de­ró una fal­ta de res­pe­to a sus de­vo­cio­nes que yo pen­sa­ra que lo que ha­bía al­re­de­dor eran ju­gue­tes y pro­duc­tos pa­ra ni­ños. Ju­gue­tes ya me di cuen­ta de que no po­dían ser­lo, por­que na­die da­ría a un ni­ño, pa­ra que la des­tro­za­ra, una fi­gu­ra de dos­cien­tos dó­la­res. Pe­ro lo de las ta­llas me pa­re­ció ex­ce­si­vo: era co­mo si ese hom­bre tra­ta­ra de di­so­ciar­se con de­ma­sia­da vi­ru­len­cia de los gus­tos com­par­ti­dos con los ni­ños co­mo si fue­ra cons­cien­te de que, a su edad adul­ta, al­go ha­bía fa­lla­do en su ma­du­ra­ción si lo más im­por­tan­te pa­ra él eran su­per­hé­roes y Chew­bac­cas. Pa­ra cuan­do me mar­ché, to­do el lo­cal, lleno de nerds con­tra­cul­tu­ra­les, me di­ri­gía una hos­ti­li­dad ma­ni­fies­ta. Creo que uno has­ta in­ten­tó es­tran­gu­lar­me te­le­pá­ti­ca­men­te co­mo Darth Va­der. Pen­sé en es­to du­ran­te la si­guien­te Brooklyn La­ger, una ca­lle más arri­ba. Me pre­gun­té qué no ha­bía com­pren­di­do de ese fe­nó­meno co­mo pa­ra fal­tar el res­pe­to sin pro­po­nér­me­lo a un adul­to que a lo me­jor se to­ma es­to tan en se­rio co­mo, por ejem­plo, to­dos esos mi­les de in­gle­ses que, sin con­si­de­rar­lo una bro­ma co­mo ha­cen los de la Igle­sia ma­ra­do­nia­na, han con­ver­ti­do la re­li­gión Je­di –el je­diís­mo– en la quin­ta más pro­fe­sa­da del Reino Uni­do. Una ¿re­li­gión?, por cier­to, es­pe­cial­men­te exi­to­sa en­tre las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas, co­mo ocu­rrió con el cul­to a Mi­tra en­tre las le­gio­nes ro­ma­nas. Me acordé tam­bién de cier­tos com­po­nen­tes ar­tú­ri­cos que hay en Star Wars –ade­más del wes­tern y de la 2GM– y de aquel ar­tícu­lo en el que Fo­xá de­cía que nin­gún pue­blo po­día vi­vir sin mi­to­lo­gía, y que los ame­ri­ca­nos se ha­bían fa­bri­ca­do una pro­pia con los pis­to­le­ros de la Fron­te­ra y los su­per­hé­roes cu­yas pro­pie­da­des má­gi­cas emu­la­ban las de los se­mi­dio­ses grie­gos, só­lo que con una coar­ta­da cien­tí­fi­ca –ac­ci­den­tes de la­bo­ra­to­rio, etc.– que con­ve­nía a un pue­blo tan me­ca­ni­za­do. Pen­sé en los trek­kies que se me en­fa­da­ron una cer­ve­za en­te­ra. A lo me­jor fue des­per­di­ciar pen­sa­mien­tos y es­to pue­de zan­jar­se con la con­si­de­ra­ción de que ca­da uno se man­tie­ne ni­ño co­mo pue­de. A los chi­cos les com­pré ca­mi­se­tas de los Yan­kees, mi­to­ló­gi­cos ellos tam­bién. Q

De pro­vo­car el es­treno de 'El hun­di­mien­to' al­go pa­re­ci­do, los fans aca­ba­rían yen­do al ci­ne con uni­for­mes de la SS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.