Ra­dio.

'El con­sul­to­rio de Ele­na Fran­cis' fue el paño de lá­gri­mas de las es­pa­ño­las des­de 1947 ¡has­ta 1984! Una nue­va no­ve­la re­co­bra las lla­ma­ti­vas cartas y las res­pues­tas de un pro­gra­ma ra­dio­fó­ni­co que re­tra­ta to­da una épo­ca y que en reali­dad fue un efec­ti­vo truc

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FÁ­TI­MA URIBARRI

Una no­ve­la re­vi­sa el ar­chi­vo de un pro­gra­ma que mar­có una épo­ca: El con­sul­to­rio de Ele­na Fran­cis.

PEs­tá de­ses­pe­ra­da por­que el se­ñor de la casa en la que tra­ba­ja co­mo sir­vien­ta se me­te en su ca­ma to­das las no­ches. «¿Qué ha­go, se­ño­ra Fran­cis?», pre­gun­ta an­gus­tia­da.

'R' SE HA QUE­DA­DO EM­BA­RA­ZA­DA

de su no­vio y el chi­co se ha de­sen­ten­di­do de ella. 'A' pi­de una receta que ex­ci­te se­xual­men­te a su ma­ri­do por­que ha­ce me­ses que no la to­ca... En los años se­ten­ta, mu­chas cartas que lle­gan al con­sul­to­rio ra­dio­fó­ni­co de Ele­na Fran­cis es­tán re­la­cio­na­das con el se­xo. Cuan­do es­te cé­le­bre pro­gra­ma co­men­zó su an­da­du­ra, en 1947, las mu­je­res pre­gun­ta­ban re­me­dios ca­se­ros pa­ra eli­mi­nar man­chas del tre­si­llo,

re­ce­tas de co­ci­na o un­güen­tos pa­ra com­ba­tir los sa­ba­ño­nes. El pro­gra­ma fue cam­bian­do con los años. Pe­ro fue una evo­lu­ción mí­ni­ma. Nun­ca per­dió el tono mo­ra­li­zan­te y con­ser­va­dor. Ni si­quie­ra en los úl­ti­mos años de su lar­guí­si­ma vi­da. Se emi­tió du­ran­te 37 años. Los úl­ti­mos con­se­jos de do­ña Ele­na Fran­cis se es­cu­cha­ron en 1984: con Fe­li­pe Gon­zá­lez en la pre­si­den­cia del Go­bierno y el di­vor­cio le­ga­li­za­do.

El con­sul­to­rio de Ele­na Fran­cis tie­ne un enor­me po­der evo­ca­dor pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Con so­lo es­cu­char su sin­to­nía –el te­ma In­dian sum­mer, de Vic­tor Her­bert–, mi­llo­nes de es­pa­ño­les se te­le­trans­por­tan a la me­sa ca­mi­lla del sa­lón de su casa, al cuar­to de la plan­cha o al pa­tio de ve­ci­nos por el que subía el pro­gra­ma ra­dia­do des­de dis­tin­tos tran­sis­to­res. Ele­na Fran­cis acom­pa­ñó a mi­llo­nes de es­pa­ño­las (y a al­gu­nos hom­bres, que tam­bién lo si­guie­ron e in­clu­so es­cri­bie­ron cartas) sin exis­tir. Es un fe­nó­meno úni­co. No exis­tía esa ma­triar­ca sa­bia y se­re­na. Y sus con­se­jos fue­ron una la­bor se­cun­da­ria. El con­sul­to­rio de Ele­na Fran­cis fue en reali­dad «la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria más exi­to­sa de es­te país», ex­pli­ca la es­cri­to­ra Ro­sa­rio Ra­ro, au­to­ra de La hue­lla de una car­ta (Pla­ne­ta), no­ve­la pro­ta­go­ni­za­da por uno de los mu­chos 'ne­gros' que con­tes­ta­ron a cien­tos de mi­les de cartas que re­ci­bió el con­sul­to­rio. Ele­na Fran­cis fue una mag­ní­fi­ca cam­pa­ña de mar­ke­ting idea­da por un ma­tri­mo­nio ca­ta­lán pa­ra ven­der los pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca de su em­pre­sa. Jo­sé Fra­de y Fran­cis­ca Bes Cal­vet eran pro­pie­ta­rios del Ins­ti­tu­to y La­bo­ra­to­rios de Be­lle­za Fran­cis, fa­bri­can­te de la cre­ma de ojos An­ti­ri­des Fran­cis, «que eli­mi­na las arru­gui­tas y com­ba­te las pa­tas de ga­llo», se­gún pro­cla­ma­ba la pu­bli­ci­dad; y del De­pi­la­tor Fran­cis, la le­che lim­pia­do­ra S de Fran­cis y otros pro­duc­tos. El pro­gra­ma na­ció en Ra­dio Bar­ce­lo­na pa­ra ven­der cre­mas. Se po­nían can­cio­nes de­di­ca­das, se leían vi­das de san­tos y 'bio­gra­fías ejem­pla­res' y se con­tes­ta­ban las cartas de las oyen­tes. Sus pro­mo­to­res tu­vie­ron la ge­nial idea de que fue­ra una mu­jer ma­du­ra y con áu­rea de sen­sa­ta sa­bi­du­ría quien pres­cri­bie­ra los po­tin­gues y con­se­jos. El nom­bre de Ele­na Fran­cis vie­ne del de su in­ven­to­ra: Fran­cis­ca Ele­na Bel Cal­vet.

Juan So­to Vi­ño­lo con­fe­só que a me­nu­do se in­ven­ta­ba cartas tru­cu­len­tas pa­ra su­bir la au­dien­cia

El con­sul­to­rio se con­vir­tió en en­tre­te­ni­mien­to, con­sue­lo y com­pa­ñía pa­ra mu­chas mu­je­res. Co­men­za­ron a llo­ver cartas con pre­gun­tas de to­do ti­po. Los Fra­de con­tra­ta­ron a un equi­po de guio­nis­tas pa­ra que las con­tes­ta­sen. To­das: «Era po­lí­ti­ca de la em­pre­sa», ex­pli­ca Ro­sa­rio Ra­ro. LAS CARTAS SE CON­SER­VAN «¿Te gus­ta es­cri­bir?», pre­gun­ta­ban los anun­cios pa­ra re­clu­tar es­cri­bien­tes. Pa­ra ser 'con­tes­ta­dor Fran­cis' ha­bía que te­ner má­qui­na de es­cri­bir pro­pia y no co­me­ter fal­tas de or­to­gra­fía. Y por su­pues­to era im­pres­cin­di­ble la má­xi­ma dis­cre­ción: la iden­ti­dad de Ele­na Fran­cis era se­cre­ta. Es­tos es­cri­bien­tes se ocu­pa­ban de la ma­yo­ría de las mi­si­vas. En 2007 se en­con­tra­ron cien mil de esas cartas en la ma­sía aban­do­na­da de la fa­mi­lia Fra­de. Aho­ra se cus­to­dian en el Ar­chi­vo Co­mar­cal del Ba­jo Llo­bre­gat y diez mil de ellas es­tán di­gi­ta­li­za­das. Se pue­den con­sul­tar. Por su­pues­to, las res­pues­tas que re­dac­ta­ban los 'guio­nis­tas con­tra­ta­dos' eran su­per­vi­sa­das por un equi­po del que for­ma­ron par­te sa­cer­do­tes y psi­có­lo­gos. So­lo se con­tes­ta­ban por ra­dio unas cartas es­co­gi­das. Pa­ra las vo­ces de la mis­te­rio­sa Ele­na Fran­cis –que no con­ce­día en­tre­vis­tas, por­que era muy ce­lo­sa de su in­ti­mi­dad– los Fra­de con­ta­ron con va­rios lo­cu­to­res; la úl­ti­ma fue Ma­ru­ja Fer­nán­dez. Los oyen­tes iden­ti­fi­ca­ban su as­pec­to con el de la ma­du­ra consejera. De­trás de ca­da res­pues­ta en­ca­be­za­da ca­si siem­pre por un in­con­fun­di­ble «que­ri­da ami­ga», ha­bía al­gún guio­nis­ta en­mas­ca­ra­do. Tam­bién hu­bo va­rios. A par­tir de 1966, el en­car­ga­do de res­pon­der a mu­je­res que fir­ma­ban sus cartas co­mo «Una su­fri­do­ra», «Un co­ra­zón he­ri­do», «Bur­la­da» o «Ator­men­ta­da» es­ta­ba el pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en in­for­ma­ción tau­ri­na Juan So­to Vi­ño­lo. Él so­lo (ayu­da­do de en­ci­clo­pe­dias) res­pon­dió a las con­sul­tas del pro­gra­ma du­ran­te 18 años, ex­cep­to a las de be­lle­za, de las que se en­car­ga­ban des­de el la­bo­ra­to­rio cos­mé­ti­co. «Ha­cía el pa­pel de In­ter­net, pre­gun­ta­ban de to­do, dón­de es­tá el Con­su­la­do de Sui­za, qué ha­cer pa­ra ser ac­triz...», apun­ta Ro­sa­rio Ra­ro. So­to Vi­ño­lo, que mu­rió ha­ce tres me­ses, con­tó en su libro Que­ri­da Ele­na Fran­cis que el pro­gra­ma tra­tó «to­dos los te­mas ex­cep­to po­lí­ti­ca y abor­to». Con­fe­só que pe­rió­di­ca­men­te se in­ven­ta­ba cartas tru­cu­len­tas pa­ra au­men­tar la au­dien­cia. Y re­co­no­ció mu­chas cen­su­ras: na­da de in­ces­tos ni mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos ni 'bo­das de pe­nal­ti'. Y cui­da­do con la ho­mo­se­xua­li­dad: si el ma­ri­do 'se des­via­ba', es que la mu­jer 'no se em­plea­ba a fon­do'. Juan So­to Vi­ño­lo re­su­mía así sus con­se­jos a las mu­je­res víc­ti­mas de adul­te­rio: «Pa­cien­cia en los años se­sen­ta, que se fue­ran con su ma­dre en los se­ten­ta y que se di­vor­cia­ran en los ochen­ta». El pro­gra­ma re­tra­tó una épo­ca. «Us­ted es la úni­ca per­so­na que pue­de ayu­dar­me en es­ta vi­da». «¿Qué pue­do ha­cer?» se des­pe­día, su­pli­can­te, 'Ro­sa mar­chi­ta'.

El pro­gra­ma fue una cam­pa­ña de 'mar­ke­ting' idea­da por un ma­tri­mo­nio ca­ta­lán pa­ra ven­der cre­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.