El po­lí­gra­fo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

Ste­fan Zweig, ¿trai­dor a la cau­sa ju­día?

Su ac­ti­tud fue cho­can­te: él, que era ju­dío y tu­vo que huir de su país, no qui­so cri­ti­car a Ale­ma­nia

En la pe­lí­cu­la Adiós a Eu­ro­pa, la di­rec­to­ra ale­ma­na Maria Schra­der cuen­ta el exi­lio del es­cri­tor ju­dío Ste­fan Zweig en Amé­ri­ca y su reac­ción cuan­do el mun­do in­te­lec­tual tra­tó de arran­car­le un co­men­ta­rio so­bre el ré­gi­men to­ta­li­ta­rio de Hitler y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que en esos mo­men­tos es­ta­ba en­san­gren­tan­do Eu­ro­pa. En lu­gar de ex­pre­sar su re­pul­sa, se li­mi­tó a de­cir que no cri­ti­ca­ría a Ale­ma­nia y que que­ría ser res­pe­tuo­so con las ideas de los de­más, una ac­ti­tud cho­can­te en un hom­bre que tu­vo que huir de su país an­te la pre­sión de los na­zis. En 1936, sus li­bros fue­ron prohi­bi­dos en Ale­ma­nia, y po­co des­pués tam­bién lo fue­ron en su Aus­tria na­tal. Tras di­vor­ciar­se de su pri­me­ra es­po­sa, con­tra­jo ma­tri­mo­nio con la jo­ven Char­lot­te Eli­sa­beth Alt­mann, que ha­bía si­do su se­cre­ta­ria. Al es­ta­llar la gue­rra, los dos se exiliaron a Amé­ri­ca, don­de vi­si­ta­ron di­ver­sos paí­ses an­tes de es­ta­ble­cer­se en Pe­tró­po­lis. Con­ven­ci­dos de que Hitler ga­na­ría la gue­rra y que el mun­do iba a ser go­ber­na­do por los na­zis, am­bos de­ci­die­ron sui­ci­dar­se en esa ciu­dad bra­si­le­ña el 22 de fe­bre­ro de 1942. Su adiós a la vi­da no fue muy bien vis­to por al­gún sec­tor del ju­daís­mo más com­ba­ti­vo. La más crí­ti­ca con Zweig fue Han­nah Arendt, tam­bién de ori­gen he­breo. En al­gu­nos de sus ar­tícu­los, la fi­ló­so­fa ale­ma­na de­fi­nió al es­cri­tor co­mo un mal ju­dío, da­do que de­bía ha­ber re­sis­ti­do y com­ba­ti­do el na­zis­mo. «Los pue­blos que no ha­cen his­to­ria, sino que so­lo la su­fren, tie­nen la ten­den­cia a con­si­de­rar­se víc­ti­mas de acon­te­ci­mien­tos to­do­po­de­ro­sos e in­hu­ma­nos que no tie­nen sen­ti­do», afir­mó Arendt. La pen­sa­do­ra ale­ma­na, que en su ju­ven­tud ca­yó ren­di­da an­te los en­can­tos del fi­ló­so­fo na­zi Mar­tin Hei­deg­ger, cri­ti­có a Zweig por no asu­mir su con­di­ción de ju­dío. Tam­bién lo acu­só de es­tar in­tere­sa­do so­lo en su ar­te, de­jan­do a un la­do el dra­ma que es­ta­ba su­frien­do el pue­blo he­breo. ¿Fue in­jus­ta Arendt con el es­cri­tor vie­nés? Al fin de cuen­tas, Zweig te­nía de­re­cho a de­ci­dir có­mo y cuán­do aca­bar con su vi­da. No era un ac­ti­vis­ta po­lí­ti­co ni te­nía obli­ga­ción de sen­tir­se ju­dío. Ade­más, en al­gu­nos de sus tex­tos sí cri­ti­có al na­zis­mo. En­ton­ces, ¿por qué le cos­tó tan­to de­cir­lo pú­bli­ca­men­te? ¿Fue un ra­ro ejer­ci­cio de ele­gan­cia? Mu­cha gen­te com­pro­me­ti­da con la lu­cha con­tra el na­zis­mo nun­ca en­ten­dió la pos­tu­ra de Zweig. Hu­bo quie­nes lo ta­cha­ron de co­bar­de. To­da­vía hoy si­gue sien­do un mis­te­rio por qué ac­tuó de esa for­ma.

Ste­fan Zweig y su mu­jer (y se­cre­ta­ria), Lot­te Alt­mann, en 1940. Se sui­ci­da­ron jun­tos en Bra­sil en 1942.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.