Mo­tor. Con sus mo­no­pla­zas mo­vi­dos por elec­tri­ci­dad, la Fór­mu­la E ya es –más que una apues­ta de fu­tu­ro– una reali­dad pre­sen­te.

La Fór­mu­la E, con sus mo­no­pla­zas mo­vi­dos por elec­tri­ci­dad, no es el fu­tu­ro. Es el pre­sen­te. Ca­da año hay más es­cu­de­rías. Y en Mo­togp pron­to pa­sa­rá lo mis­mo. La al­ta com­pe­ti­ción se ha vuel­to eco­ló­gi­ca.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DA­NIEL MÉN­DEZ

Lo pri­me­ro que sor­pren­de es el si­len­cio que im­pe­ra en el cir­cui­to. Del mo­tor de los vehícu­los no ema­nan atro­na­do­res ru­gi­dos, sino un zum­bi­do cons­tan­te.

PE­SE AL IM­PO­NEN­TE AS­PEC­TO DE ES­TOS BÓLIDOS –que es­té­ti­ca­men­te no tie­nen na­da que en­vi­diar a sus ‘pri­mos’ de la Fór­mu­la 1– y a pe­sar de su na­da des­de­ña­ble ve­lo­ci­dad, el so­ni­do no acom­pa­ña: sus 80 de­ci­be­lios su­pe­ran por po­co el rui­do ge­ne­ra­do por un tu­ris­mo con­ven­cio­nal (70 de­ci­be­lios) y se que­dan por de­ba­jo de los 90 de un au­to­bús. Hay quien ve, con ra­zón, un lo­gro en cuan­to a con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca se re­fie­re. Y hay, al mis­mo tiem­po, quien con­si­de­ra que es­te si­len­cio le res­ta emo­ción a la Fór­mu­la E. Lo cier­to es que la tec­no­lo­gía es­tá to­da­vía le­jos de al­can­zar las cifras de la Fór­mu­la 1. Y no se tra­ta so­lo de un te­ma de ve­lo­ci­dad: 225 km/h fren­te a los 350 que al­can­za un mo­no­pla­za con mo­tor de com­bus­tión. Hay otros mo­ti­vos que aún im­pi­den que el pú­bli­co se acer­que de for­ma ma­si­va a es­ta nue­va 'fór­mu­la'. Aquí, cuan­do el pi­lo­to se acer­ca al pit la­ne, no lo ha­ce pa­ra cam­biar sus neu­má­ti­cos o car­gar ga­so­li­na, sino que di­rec­ta­men­te cam­bia­rá de co­che. ¿El mo­ti­vo? Las ba­te­rías no aguan­tan una ca­rre­ra com­ple­ta, pe­se a que la com­pe­ti­ción es­tá pro­gra­ma­da pa­ra du­rar una ho­ra, fren­te a las dos ho­ras de la Fór­mu­la 1. Los 28 kw de las ba­te­rías de li­tio em­plea­das en es­ta ter­ce­ra tem­po­ra­da de la Fór­mu­la E –fa­bri­ca­das por Wi­lliams- per­mi­ten co­rrer unos 25 km a má­xi­ma ve­lo­ci­dad. Por eso, el aho­rro de ener­gía es par­te fun­da­men­tal de las ha­bi­li­da­des del pi­lo­to y su es­cua­dra. Eso sí, es ya un 25 por cien­to más que ha­ce so­lo un par de años. Y pa­ra la quin­ta tem­po­ra­da –den­tro de apro­xi­ma­da­men­te año y me­dio– se es­pe­ra ya que los co­ches sean ca­pa­ces de aguan­tar la ca­rre­ra com­ple­ta. IN­VES­TI­GAR Y SE­DU­CIR To­do es fru­to de la in­ves­ti­ga­ción que hay de­trás de una com­pe­ti­ción que na­ce con un ob­je­ti­vo cla­ro: ser­vir de im­pul­so pa­ra los co­ches eléc­tri­cos. No so­lo in­cre­men­tan­do sus ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas, sino sir­vien­do de es­ca­pa­ra­te que se­duz­ca a los fu­tu­ros usua­rios: la or­ga­ni­za­ción es­ti­ma que ayu­da­rán a ven­der 77 mi­llo­nes adi­cio­na­les de co­ches eléc­tri­cos de aquí al año 2040. ¿Có­mo? Se­du­cien­do al gran pú­bli­co. De­mos­tran­do que los mo­to­res eléc­tri­cos pue­den com­pe­tir con los de ga­so­li­na. Y crean­do com­pe­ti­cio­nes que se desa­rro­llan en el cen­tro de gran­des ciu­da­des co­mo Pa­rís, Nue­va York o Mos­cú. La To­rre Eif­fel o la Es­ta­tua de la Li­ber­tad son un re­cla­mo im­por­tan­te. Pe­ro no se tra­ta so­lo

de eso: la ONU es­ti­ma que pa­ra el año 2050 dos ter­cios de la hu­ma­ni­dad vi­vi­rán en ciu­da­des; fren­te al 54 por cien­to que ha­bi­ta­ba en un en­torno ur­bano en 2014. El he­cho de co­rrer en el cen­tro de las ciu­da­des pre­ten­de lla­mar la aten­ción so­bre la im­por­tan­cia de bus­car una al­ter­na­ti­va a los mo­to­res de com­bus­tión in­ter­na si que­re­mos res­pi­rar un ai­re de ca­li­dad. Un es­tu­dio de la fir­ma Ernst & Young es­ti­ma que, gra­cias a la ‘bue­na pren­sa’ que el even­to pro­du­ce pa­ra el mo­tor eléc­tri­co –y esos cer­ca de 80 mi­llo­nes de vehícu­los eléc­tri­cos ven­di­dos en­tre 2015 y 2040–, po­dría evi­tar­se el con­su­mo de 4000 mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo y la emi­sión de 900 mi­llo­nes de to­ne­la­das de CO a la at­mós­fe­ra (lo mis­mo que Ita­lia emi­te en dos años). La pri­me­ra ca­rre­ra de Fór­mu­la E tu­vo lu­gar en sep­tiem­bre de 2014. Pe­ro la idea sur­ge en mar­zo de 2011, en la so­bre­me­sa de un res­tau­ran­te pa­ri­sino. Com­par­ten me­sa Ale­jan­dro Agag, fun­da­dor y ac­tual CEO de Fór­mu­la E; Jean Todt, pre­si­den­te de la FIA (el or­ga­nis­mo de­trás de las com­pe­ti­cio­nes de Fór­mu­la 1, en­tre otras); y An­to­nio Ta­ja­ni, pre­si­den­te en­ton­ces del Par­la­men­to Eu­ro­peo.

Ha­blan del fu­tu­ro de los de­por­tes de mo­tor y se en­cien­de la bom­bi­lla: ha­bía que crear una com­pe­ti­ción de vehícu­los eléc­tri­cos. Un gran even­to que sir­va de es­ca­pa­ra­te y de la­bo­ra­to­rio pa­ra los vehícu­los eléc­tri­cos. Ha­ce tan so­lo unas se­ma­nas Carmelo Ez­pe­le­ta, el es­pa­ñol que ma­ne­ja los man­dos del Mun­dial de Mo­togp des­de su pues­to de con­se­je­ro de­le­ga­do de Dor­na, anun­cia­ba que ha­brá ca­te­go­ría de mo­tos eléc­tri­cas en 2019. Las dos rue­das se su­man así al es­fuer­zo de la FIA por di­fun­dir las vir­tu­des de los mo­to­res eléc­tri­cos. Al­ta ve­lo­ci­dad con ce­ro emi­sio­nes, un ‘ma­tri­mo­nio’ im­pen­sa­ble ha­ce so­lo al­gu­nos años que es ya reali­dad, y ca­da vez ga­na­rá más pe­so. Por su­pues­to, no to­dos los avan­ces se que­da­rán en los mo­no­pla­zas o en las mo­tos de com­pe­ti­ción. Los ki­ló­me­tros re­co­rri­dos en los cir­cui­tos apor­tan un co­no­ci­mien­to del que ya se be­ne­fi­cian los co­ches eléc­tri­cos e hí­bri­dos des­ti­na­dos al pú­bli­co ge­ne­ral. Si ya al­can­zan una au­to­no­mía cer­ca­na a los 400 km se de­be, en gran par­te, a las in­ver­sio­nes en I+D de los fa­bri­can­tes de mo­no­pla­zas de com­pe­ti­ción, co­mo ocu­rre en la Fór­mu­la 1 tra­di­cio­nal. Y ca­da vez son más los que se suben al ca­rro. Si en aque­lla pri­me­ra tem­po­ra­da to­das las es­cua­dras com­pe­tían con un mis­mo vehícu­lo –el Spark-re­nault SRT 01E–, en la ter­ce­ra tem­po­ra­da ha­bía ya sie­te cons­truc­to­res de mo­no­pla­zas. Y pa­ra la quin­ta ha­brá mar­cas co­mo Au­di, BMW, Ja­guar o Mer­ce­des. In­clu­so un clá­si­co de la al­ta ve­lo­ci­dad, Fe­rra­ri, ha de­mos­tra­do su in­te­rés por la Fór­mu­la E. «Ne­ce­si­ta­mos es­tar in­vo­lu­cra­dos en la Fór­mu­la E por­que la elec­tri­fi­ca­ción va a ser par­te de nues­tro fu­tu­ro», ha de­cla­ra­do Ser­gio Mar­chi­on­ne a Au­to, la re­vis­ta ofi­cial de la FIA. Unas pa­la­bras que dan un ro­tun­do es­pal­da­ra­zo a la ‘ca­te­go­ría E’ y que han te­ni­do que so­nar co­mo mú­si­ca ce­les­tial pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos.

Gra­cias a la in­ver­sión en I+D pa­ra los co­ches de com­pe­ti­ción, los vehícu­los des­ti­na­dos al pú­bli­co han am­plia­do su au­to­no­mía has­ta los 400 km

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.