Desa­yuno de do­min­go con… María Rey.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Na­cí en Vi­go en 1967. Soy pe­rio­dis­ta y pre­sen­to even­tual­men­te los in­for­ma­ti­vos en An­te­na 3. Aca­bo de pu­bli­car 'Jue­go de es­ca­ños' (Pe­nín­su­la), en el que plas­mo mis mu­chos años in­for­man­do des­de el Con­gre­so.

Xl­se­ma­nal. ¿Con cuán­tos pre­si­den­tes de Go­bierno ha coin­ci­di­do en el Con­gre­so? María Rey. Em­pe­cé, en 1996, con Az­nar y me fui pa­ra pre­sen­tar in­for­ma­ti­vos a fi­na­les de 2016. XL. ¿Le sor­pren­de aún lo que ocu­rre allí? M.R. Siem­pre. En el Con­gre­so pa­sa to­do lo im­por­tan­te: pa­sa la vi­da. Es un lu­gar apa­sio­nan­te, sal­vo cuan­do hay ma­yo­ría ab­so­lu­ta, que la prohi­bi­ría por ley. XL. Cuen­ta que aho­ra se ven me­nos cor­ba­tas y más mo­chi­las en los es­ca­ños. M.R. La an­te­rior le­gis­la­tu­ra su­pu­so la gran trans­for­ma­ción es­té­ti­ca: el Con­gre­so se lle­nó de ca­ras nue­vas que no sa­bías si eran de man­te­ni­mien­to o de al­gún gru­po par­la­men­ta­rio. Que­rían es­ce­ni­fi­car el cam­bio. XL. Di­ce que Za­pa­te­ro le ad­vir­tió a Pa­blo Igle­sias: «La de­mo­cra­cia te va a cam­biar más a ti que tú a ella». M.R. El pro­pio Za­pa­te­ro me con­tó que con esa fra­se ter­mi­nó aque­lla ce­na tan po­lé­mi­ca en ca­sa de Bono, sí. XL. En es­te li­bro des­ve­la a los po­lí­ti­cos los tru­cos pa­ra sa­lir en te­le­vi­sión.

M.R. Si sa­bes dón­de co­lo­car­te en el pa­si­llo del Con­gre­so, tie­nes mu­chí­si­mas po­si­bi­li­da­des de sa­lir en la te­le. Hay dipu­tados con ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad pa­ra es­tar siem­pre de­trás de una mi­nis­tra su­je­tán­do­le el bol­so y ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en es­tre­llas me­diá­ti­cas. XL. Otros, en cam­bio, hu­yen de las cá­ma­ras. M.R. Pe­se a ser se­gu­ro en la vi­da, Ra­joy no las so­por­ta y le irri­tan los ago­bios del pa­si­llo. Az­nar le­vi­ta­ba: pa­sa­ba de lar­go por en­ci­ma de no­so­tros. XL. Cuen­ta que Pe­dro Sán­chez a ve­ces di­ce no es­tar en­te­ra­do de lo que se le pre­gun­ta. M.R. Y a ve­ces se li­mi­ta a de­cir «gra­cias» y no te con­tes­ta. Pe­ro se equi­vo­ca al no cui­dar esos pe­que­ños de­ta­lles: la co­mu­ni­ca­ción es de­ter­mi­nan­te. XL. Las re­la­cio­nes en­tre Pa­blo Igle­sias y la pren­sa pa­re­cen com­pli­ca­das. M.R. Ha pe­ca­do de no­va­to. Cre­yó que los pe­rio­dis­tas que lo ro­dea­ban al ini­cio eran mi­li­tan­tes de la cau­sa. Aho­ra, cuan­do di­cen al­go que no le gus­ta, no sa­be reac­cio­nar. XL. ¿Quién ma­ne­ja me­jor a quién: los po­lí­ti­cos a los pe­rio­dis­tas o al re­vés? M.R. No­so­tros a ellos. Siem­pre es­ta­mos dis­pues­tos al ata­que. Ade­más, en el Con­gre­so, so­mos un nú­cleo du­ro, nos lle­va­mos bien y coor­di­na­mos ofen­si­vas. XL. En días de pleno, su jor­na­da em­pe­za­ba a las ocho de la ma­ña­na y ter­mi­na­ba a las diez de la no­che. M.R. He llo­ra­do mu­chas ve­ces por no lle­gar a tiem­po a los vi­llan­ci­cos del co­le­gio, por­que coin­ci­dían con la se­sión de con­trol. Es una lo­sa que arras­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.