Cla­ro que nos re­pre­sen­tan

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

me cae bien Ana Pas­tor, la pre­si­den­ta del Par­la­men­to es­pa­ñol. Só­lo he con­ver­sa­do con ella dos ve­ces, pe­ro creo que es efi­caz y ho­no­ra­ble, y por eso me en­ter­ne­cen los dis­gus­tos que se lle­va. Los es­fuer­zos que ha­ce pa­ra con­tro­lar, o li­mi­tar al me­nos, la za­fie­dad y la gro­se­ría de al­gu­nos po­lí­ti­cos que han to­ma­do el pa­la­cio de las Cor­tes por un pa­tio de fa­cul­tad, una ta­ber­na de bo­rra­chos o una por­que­ri­za don­de criar cer­dos. No de­be de ser fá­cil li­diar, por ejem­plo, con la soez con­di­ción po­pu­lis­ta del dipu­tado Ca­ña­me­ro, que sue­le con­fun­dir la ca­rre­ra de San Je­ró­ni­mo con una fe­ria de ani­ma­les y ga­ña­nes, o con la asom­bro­sa es­to­li­dez in­te­lec­tual del dipu­tado Ru­fián, cu­yo opor­tu­nis­mo y des­ver­güen­za crean ver­da­de­ras obras maes­tras pa­ra You­tu­be. Aun­que es jus­to re­co­no­cer que no se tra­ta de ele­men­tos ais­la­dos, sino que for­man par­te de un con­jun­to o una ten­den­cia. De unas ma­ne­ras nue­vas, pin­to­res­cas, dis­pues­tas, co­mo ha­cen los chu­chos, a mear te­rri­to­rio. A ha­cer­se tam­bién su hue­co y su clien­te­la. A dar­le un as­pec­to nuevo al vie­jo ne­go­cio de me­drar y trin­car. Pen­sa­ba en eso el otro día, vien­do imá­ge­nes de un pleno mu­ni­ci­pal, no sé en qué ciu­dad es­pa­ño­la. Y allí es­ta­ba la cá­ma­ra, en la sa­la no­ble, mos­tran­do a un su­je­to en pleno dis­cur­so, ves­ti­do con una ca­mi­se­ta y un pan­ta­lón cor­to, lar­gan­do con una gro­se­ría ver­bal y un des­par­pa­jo es­ca­lo­frian­tes. Fue eso lo que me hi­zo pen­sar en Ana Pas­tor y sus pro­ble­mas de pro­to­co­lo. Y los que ven­drán, me di­je. Al fi­nal aca­ba­rán su­bien­do a la tri­bu­na del Par­la­men­to en pan­ta­lón cor­to y chan­clas. Y de al­go es­toy se­gu­ro: na­die se atre­ve­rá a prohi­bir­lo. Ni si­quie­ra a re­pro­chár­se­lo. Por­que es lo que te­ne­mos y va­mos a te­ner: la au­sen­cia de edu­ca­ción, la fal­ta de res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes, sin con­si­de­rar que por im­per­fec­tas que sean, por mu­cho gol­fo con bal­co­nes a la ca­lle que anide en los es­ca­ños, de­gra­dar­las es una ofen­sa a los ciu­da­da­nos que sí creen en ta­les ins­ti­tu­cio­nes. In­clu­so a quie­nes vo­ta­ron a esos nue­vos re­pre­sen­tan­tes pa­ra que ha­gan oír su voz en ellas. Y no se me cuel­guen de lo fá­cil. Hay gen­te en ca­mi­se­ta per­fec­ta­men­te hon­ra­da, y cor­ba­tas lle­va­das por des­ver­gon­za­dos la­dro­nes de tra­je a me­di­da, gen­tu­za atil­da­da que ha ro­ba­do sin es­crú­pu­los. Na­tu­ral­men­te. Pe­ro hoy ha­blo me­nos de hon­ra­dez, aun­que tam­bién, que de edu­ca­ción y ma­ne­ras. Y de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad en to­do eso, pues to­dos no­so­tros, por ac­ción u omi­sión, so­mos cau­sa de que unos y otros es­tén allí. Hay quien vo­ta a Ru­fián y a Ca­ña­me­ro, hay quien vo­ta a los que sa­quea­ron Ca­ta­lu­ña en­vuel­tos en la se­ñe­ra, hay quien vo­ta al par­ti­do del chófer, la co­caí­na y las pu­tas, o al de ese don Tan­cre­do que de­cía «sé fuer­te, Luis» al sin­ver­güen­za de su ami­go Bár­ce­nas. Y hay quien no vo­ta a na­die; pe­ro no por re­sul­ta­do de un pro­ce­so in­te­lec­tual que lo lle­ve al es­cep­ti­cis­mo, sino por apa­tía, de­sidia, in­di­fe­ren­cia. Por­que pre­fie­re que­dar­se en ca­sa vien­do el fút­bol. No es ver­dad que no nos re­pre­sen­ten. Nos re­pre­sen­tan to­dos ellos, los unos y los otros. Los de­cen­tes, y tam­bién los co­rrup­tos y los gua­rros de am­bos se­xos. Da igual que di­gan us­ted y su se­ño­ría o que eruc­ten su za­fie­dad y ba­ja es­to­fa: to­dos re­pre­sen­tan a la Es­pa­ña que los ha vo­ta­do. Aun­que esa Es­pa­ña sea un lu­gar gro­tes­co y a ra­tos ba­juno, es una de­mo­cra­cia. Al­gu­na vez es­cri­bí que de po­co apro­ve­chan las ur­nas si quien vo­ta es un anal­fa­be­to sin cri­te­rio, pre­sa fá­cil de po­pu­lis­tas y sin­ver­güen­zas. Pe­ro tam­bién es cier­to que a ese anal­fa­be­to lle­va­mos va­rias ge­ne­ra­cio­nes fa­bri­cán­do­lo con su­mo es­me­ro y en­tu­sias­mo sui­ci­da. So­mos lo que no­so­tros mis­mos he­mos he­cho de no­so­tros. La mar­ca Es­pa­ña. Por eso no con­vie­ne ol­vi­dar que a esos par­la­men­ta­rios y po­lí­ti­cos los he­mos lle­va­do has­ta allí us­te­des y yo. En­tre los es­pa­ño­les hay ciu­da­da­nos dig­nos y ho­no­ra­bles, pe­ro tam­bién gen­tu­za. Y la gen­tu­za tie­ne, na­tu­ral­men­te, de­re­cho a vo­tar a los su­yos. Eso prue­ba que so­mos una de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, por­que es im­po­si­ble re­pre­sen­tar­nos me­jor. Nues­tros dipu­tados son el tra­sun­to de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que los eli­gie­ron. Po­de­mos

Nos re­pre­sen­tan to­dos ellos, los unos y los otros. Los de­cen­tes, y tam­bién los co­rrup­tos y los gua­rros de am­bos se­xos

pro­tes­tar al ver­los ma­ni­fes­tar nues­tras más tur­bias esen­cias, po­de­mos asis­tir bo­quia­bier­tos al re­pug­nan­te es­pec­tácu­lo que dan, po­de­mos, in­clu­so, cis­car­nos en sus muer­tos más fres­cos. Pe­ro no de­be­mos mos­trar­nos sor­pren­di­dos. Es­to es Es­pa­ña, vi­ve­ro se­cu­lar de pí­ca­ros y cri­mi­na­les, don­de ser lú­ci­do, va­lien­te u hon­ra­do apa­re­jó siem­pre mu­cha des­gra­cia y gran de­s­es­pe­ran­za. Un Par­la­men­to sin gen­tu­za, lle­ve cor­ba­ta o lle­ve chan­clas pa­ra ras­car­se a gus­to las pe­lo­ti­llas de los pies, no se­ría re­pre­sen­ta­ti­vo de lo que tam­bién so­mos. Así que ya sa­ben. A dis­fru­tar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.