Tor­que­ma­das ver­sus maes­tros de la ri­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

en un mis­mo día leo es­tos dos ti­tu­la­res. «Ta­chan de ma­chis­ta a Da­ni Ro­vi­ra por un co­men­ta­rio que –él ase­gu­ra– hi­zo en de­fen­sa de las mu­je­res». Y po­cas pá­gi­nas más allá es­te de la ac­triz Ma­ca­re­na Gó­mez: «Me en­can­ta que un hom­bre me abra la puer­ta, eso no es ma­chis­mo». Me en­te­ro en­ton­ces de que a Ro­vi­ra ca­si lo cru­ci­fi­can vía In­ter­net por un tuit en el que acon­se­ja­ba a los hom­bres no mi­rar las mar­que­si­nas ca­lle­je­ras, «no va­ya a ser que, por unas fo­tos de In­ti­mis­si­mi (de Iri­na Shayk en sos­tén, acla­ro yo), os ta­chen de ma­chis­tas». Por lo vis­to fue tal el cho­rreo de tuits y re­ti­tuits que po­cas ho­ras más tar­de tu­vo que pe­dir per­dón de hi­no­jos en la Red. Y dos ve­ces, ade­más, por­que la pri­me­ra, en la que de­cía que no era su in­ten­ción ofen­der ni pro­vo­car, no cal­mó los áni­mos, de mo­do que pro­ce­dió a dis­cul­par­se más dra­má­ti­ca­men­te ar­gu­men­tan­do que él ha­bía cre­ci­do en una so­cie­dad ma­chis­ta, mea cul­pa, y que ob­via­men­te for­ma­ba par­te del gé­ne­ro opre­sor, mea má­xi­ma cul­pa, pe­ro que, sin em­bar­go y aun así, no po­día arran­car­se el pe­ne por mu­cho que desea­ra una so­cie­dad igua­li­ta­ria. A con­ti­nua­ción aca­ba­ba su plie­go de des­car­go di­cien­do que oja­lá se hu­bie­ra me­ti­do el tuit ofen­sor «por el ojal» y su­pli­ca­ba le per­mi­tie­ran se­guir lu­chan­do «a vues­tro la­do, si me lo per­mi­tís y me de­jáis un hue­co». Me­nos con­tri­ta, pe­ro tam­bién con ai­re pe­ca­dor, se mos­tra­ba la ac­triz Ma­ca­re­na Gó­mez en el otro ar­tícu­lo. En él, y pi­san­do huevos pa­ra no he­rir sen­si­bi­li­da­des, re­co­no­cía que le gus­ta­ba que los hom­bres le re­ti­ra­sen la si­lla pa­ra que pu­die­se sen­tar­se, tam­bién que le abrie­ran la puer­ta y que no se sen­tía agre­di­da por es­tos ges­tos de cor­te­sía. ¿Agre­di­da? ¿Por ges­tos de cor­te­sía? A mí que me ha­gan un ma­pi­ta, por­que ca­da vez en­tien­do me­nos. Aho­ra re­sul­ta que los hom­bres lle­van to­da la vi­da agre­dién­do­me y yo sin dar­me cuen­ta. Si me de­ja­ban pa­sar pri­me­ro en el as­cen­sor me es­ta­ban fal­tan­do, si me ayu­da­ban con un bul­to pe­sa­do me ha­cían de me­nos y, al ce­der­me el asien­to, me ba­su­rea­ban, me des­tra­ta­ban. De he­cho, ten­go ami­gos que no se atre­ven a de­cir­le a una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo o a una co­no­ci­da «qué gua­pa es­tás» por mie­do a que lo lla­men 'tro­glo­di­ta'. En cuan­to al co­men­ta­rio de Da­ni Ro­vi­ra, ¿a quién pue­de ofen­der una ad­ver­ten­cia iró­ni­ca so­bre una per­fec­ta ob­vie­dad? Que Iri­na Shayk es­tá bue­ní­si­ma en ese anun­cio lo di­go has­ta yo y su­pon­go –aun­que tal co­mo es­tá el pa­tio cual­quie­ra sa­be– que eso no me con­vier­te en ca­ver­ní­co­la o en ma­ri­ma­cho. Uno de los pas­mos de los que pei­na­mos ca­nas es ob­ser­var có­mo ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res a las nues­tras, cria­das en li­ber­tad, que no co­no­cie­ron la cen­su­ra ni el pe­so de una mo­ra­li­na pu­ri­ta­na y ago­bian­te, han aca­ba­do por desa­rro­llar tics tan­to o más au­to­ri­ta­rios e in­tran­si­gen­tes que los que su­fri­mos no­so­tros de los Tor­que­ma­das de an­ta­ño. A los in­qui­si­do­res de aho­ra (plus ça chan­ge, plus c’est la mê­me cho­se) les fas­ci­na achi­cha­rrar en la ho­gue­ra de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca a to­do aquel que no co­mul­gue con su sa­gra­do cre­do. Am­pa­ra­dos en que sus cau­sas (el fe­mi­nis­mo, la lu­cha con­tra la xe­no­fo­bia, con­tra el mal­tra­to ani­mal o con­tra la ho­mo­fo­bia) son jus­tas –y na­die du­da de que lo sean–, se de­di­can a re­par­tir car­nets de ido­nei­dad. Y el que no se plie­ga a los man­da­tos de sus san­tas ta­blas de la ley al pun­to es es­tig­ma­ti­za­do, con­de­na­do a las ti­nie­blas ex­te­rio­res del in­sul­to y el vi­tu­pe­rio. Un pla­na­zo ade­más es­to del vi­tu­pe­rio, un or­giás­ti­co fes­tín pa­ra los apren­di­ces de Sa­vo­na­ro­las por­que, res­guar­da­dos en el ano­ni­ma­to de las re­des, pue­den, oh, di­vino pla­cer, hun­dir a to­do quis­que, li­qui­dar a un ar­tis­ta de re­nom­bre, tum­bar a un gran in­te­lec­tual, ri­di­cu­li­zar a un pre­mio No­bel. Yo pien­so que es una pe­na que exis­tan es­tos de­vo­tos de la ho­gue­ra, pe­ro no tan­to por sus ten­den­cias pi­ró­ma­nas, sino por­que ha­cen que ol­vi­de­mos otras vo­ces crí­ti­cas que tam­bién vi­ven en las re­des y que es­tán lle­nas de ta­len­to. Ha­blo de los crea­do­res de chis­tes y me­mes re­bo­san­tes de in­ge­nio, de in­te­li­gen­cia, de sa­bi­du­ría. Unos y otros cum­plen –o pre­ten­den cum­plir– la mis­ma fun­ción so­cial:

Ten­go ami­gos que no se atre­ven a de­cir­le a una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo «qué gua­pa es­tás» por mie­do a que lo lla­men 'tro­glo­di­ta'

de­nun­ciar los abu­sos, con­tra­dic­cio­nes y es­tu­pi­de­ces del mun­do en que vi­vi­mos. Pe­ro los pri­me­ros lo ha­cen agi­tan­do el ne­gro dedo de los in­qui­si­do­res mien­tras que los se­gun­dos se va­len de la más es­plén­di­da ar­ma de des­truc­ción ma­si­va que se co­no­ce: la ri­sa. La car­ca­ja­da ca­paz de aca­bar con el pre­di­ca­men­to de has­ta el más po­de­ro­so por aque­llo de que se pue­de so­bre­vi­vir a to­do me­nos al ri­dícu­lo. Cla­ro que su uso re­quie­re ta­len­to, al­go que no es­tá al al­can­ce de Tor­que­ma­das o Sa­vo­na­ro­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.